Mundo

Jair Bolsonaro pide más “mano dura”

 

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, celebró ayer la reducción del número de asesinatos registrada en el país este año, que atribuyó a la aplicación de unas políticas inflexibles, y pidió que continúe la “mano dura” contra el crimen.

Bolsonaro encabezó un acto en el que fue anunciada una campaña de comunicación oficial que presentará testimonios de personas que fueron víctimas de una violencia que, en 2016, llegó a causar la muerte de casi 60.000 personas en el país. Esa cifra cayó desde entonces, pero registró una expresiva reducción desde el 1 de enero, cuando Bolsonaro, capitán de la reserva del Ejército, asumió el poder y promovió unas políticas inflexibles de combate al crimen, según declaró en la ceremonia el ministro de Justicia, Sergio Moro.

De acuerdo con datos oficiales, en los primeros 7 meses de este año se reportaron en Brasil 24.379 asesinatos, lo que representa una caída del 22,6% con relación al mismo período de 2018, cuando la cifra de muertes violentas llegó a 31.488. “Eso representa que 7.109 personas no perdieron la vida este año, que no murieron asesinadas”, destacó el ministro Moro, cuyo despacho presentó al Congreso un paquete de medidas contra el crimen y la corrupción que endurece las penas para ese tipo de delitos, que según el Gobierno están íntimamente vinculados.

Bolsonaro subrayó que, en ese paquete, dividido en tres proyectos de ley distintos pero complementarios y presentado a inicios de este año, existen propuestas que apuntan a dar protección jurídica al policía que mate a un presunto delincuente en ejercicio de sus funciones. Según Bolsonaro, la legislación actual lleva a inhibir el trabajo de los agentes de policía, que muchas veces acaban en prisión con el argumento de que cometieron excesos, cuando en realidad “solo han cumplido con su misión”, apuntó. EFE

Dejá tu comentario