20 abr. 2024

Irresponsable abandono del Estado a poblaciones del Chaco

La indiferencia hacia la población más pobre y que vive en las zonas más alejadas e inaccesibles del Chaco paraguayo no solamente es insostenible, sino que además es una vergüenza y una comprobación de la mala gestión de las instituciones del Estado. A principios de este año las intensas lluvias mantuvieron aisladas durante varios días a poblaciones enteras del Alto Paraguay, dichas precipitaciones causaron también daños y perjuicios a los pobladores. No existe justificativo alguno para este criminal abandono.

La parroquia de Cristóbal Acosta está ubicada a casi 400 kilómetros de Asunción y abarca 22 comunidades. El religioso que está al frente de la parroquia San Eugenio de Mazenod relató la desesperante situación en la que se encuentra la población de esta zona. “Si no es sequía, es inundación”, decía desconsolado el religioso, y señaló que con siete meses sin lluvia ya prácticamente se quedaron sin el líquido vital.

Debido a la escasez de agua está en riesgo la continuidad de las labores en una residencia en la que cerca de 70 jóvenes cursan un programa de Bachillerato Técnico Agropecuario (BTA). Asimismo, se verá afectada por la situación otra escuela a la que asisten más de 200 alumnos. En este lugar, la localidad de Teniente Manuel Irala Fernández, viven unas 5.000 familias que son en su mayoría indígenas.

Debido a las circunstancias, es muy probable que este año tengan que adelantar el cierre del ciclo escolar, según explicó el religioso, quien añadió: “Ya es insostenible tener a los jóvenes”, ya que no cuentan con agua potable para el consumo. “Si toman agua del tajamar les dan otras enfermedades, como diarrea y otras cosas que les afectan”.

La sequía y la falta de agua afectan también a otras escuelas públicas, a centros de salud y a la población en general; la asistencia del Gobierno es sin dudas insuficiente.

Debido a la situación, el Gobierno estableció un plan para abastecer de agua y envió camiones cisterna con agua potable a la región, de 246.925 kilómetros cuadrados, que incluye a los departamentos de Boquerón, Alto Paraguay y Presidente Hayes.

El titular de la Secretaría de Emergencia Nacional, Arsenio Zárate, informó que 250.000 litros de agua potable partieron rumbo al Chaco, 180.000 litros para la zona de Villa Choferes (Boquerón) y 70.000 litros para Teniente Irala Fernández. El ministro detalló que son 32.000 los afectados y que de esa cifra, 26.000 pertenecen a comunidades nativas. Anunció que el operativo no va a parar hasta que se llegue a solucionar el problema del agua, porque es la directiva del presidente.

Desde hace meses la crítica situación está ocupando espacio en los medios de comunicación, los cuales reproducen las dolorosas historias de estos pobladores que subsisten en condiciones muy precarias.

Última Hora había publicado sobre las condiciones de vida de la comunidad Yichinachat y José Selvich, del pueblo Nivaclé, situada en la zona Línea 32 en el Departamento de Boquerón. Ahí los pobladores de un estanque lodoso extraen con una botella plástica lo que queda de agua, y usan remeras sobre un balde para intentar quitarle el barro al líquido y así poder beberlo, y aunque es un poco salado, es lo único que tienen.

Hoy les afecta la sequía, pero a principios de año los habitantes del Chaco sufrieron las consecuencias del aislamiento debido a las precipitaciones, incluso hubo dramáticos rescates a un grupo de indígenas que habían pasado toda una noche sujetados a un árbol para evitar ser arrastrados por la corriente, cuando desbordó el río Aquidabán en el Amambay.

En el Chaco, la emergencia dura todo el año.

No tienen vías de comunicación en buenas condiciones, y como tampoco tienen hospitales, cuando surge una urgencia la única vía es la aérea, o a través del río en una travesía que dura días.

El abandono por parte de las instituciones del Estado es ya insostenible. Estos compatriotas tienen derecho a la salud y a la educación, acceso al agua potable, energía eléctrica o insumos sanitarios básicos. En el Chaco, la ausencia del Estado ya es injustificable.

Más contenido de esta sección
El hecho de que la mayoría oficialista del senado haya retrocedido en la barbaridad cometida cuando devolvió fueros a senadores previamente desaforados que están siendo investigados por la Fiscalía, puede verse como que enmendaron un error. Sin embargo, una acción que significó el atropello a la Constitución Nacional no debe quedar impune. Los 23 senadores que votaron por devolverle los fueros a Erico Galeano, Hernán Rivas y Rafael Filizzola, deben ser investigados, pues en un estado de derecho nadie está por encima de la ley.
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.