28 feb. 2024

Insólita insurrección en el clero

¡Cómo se nota el cambio de arzobispo de Asunción! El cardenal Adalberto Martínez solicitó al rector de la Universidad Católica, Narciso Velázquez, algo que hubiera sido impensable en los tiempos del anterior prelado: La desvinculación de Cristian Kriskovich del plantel docente de la institución.

El motivo es conocido: El acoso sexual de este profesor a una alumna, convertido en el mayor escándalo de la Iglesia paraguaya –acusada de encubrimiento– en lo que va del siglo. El profesor Kriskovich, en ese entonces, representaba a la universidad en el Consejo de la Magistratura y era miembro del Jurado de Enjuiciamiento. Es decir, este buen señor controlaba tanto la puerta de entrada como la de salida del Poder Judicial.

Uno puede suponer que esa enorme influencia habrá tenido algo que ver con la procacidad de que, pese a enviar unos 1.600 mensajes del tipo “Quiero cogerte salvajemente contra la pared”, su celular no haya sido peritado y su intención haya sido catalogada como mero “galanteo”. La preservación de este poder tan intimidante explica el conato de rebelión eclesiástica que aquí le explico.

El rector Velázquez, con un lenguaje sinuosamente melifluo, interpretó la nota recibida como un simple pedido de informe sobre un caso ya resuelto y agregó que “por principio jurídico” ninguna persona puede ser juzgada dos veces por la misma causa.

En tono de desgano, dijo que verificaría el caso y que, en su momento, contestaría al cardenal. Es decir, lo trató como a un tonto que pide cosas imposibles de cumplir.

En dos palabras coloquiales, se hizo el ñembotavy y adelantó un vernáculo opareí.

Solo que hay un detalle molesto. Adalberto Martínez es el primer cardenal paraguayo y la Iglesia Católica es una institución jerárquica, tanto o más verticalista que la militar. Al ningunear la petición de su cardenal, Narciso Velázquez, no solo se olvidó olímpicamente de su voto de obediencia, sino expone a la Iglesia entera a profundizar un escándalo antiguo.

Veamos. La Universidad Católica fue erigida por la Santa Sede y no puede actuar como entidad independiente de la Iglesia.

Cuando el cardenal Martínez solicita la destitución de Cristian Kriskovich –decisión que la Conferencia Episcopal Paraguaya evadió en su momento– no espera que le den explicaciones técnicas. Está hablando en el plano moral y lo hace fundamentado en el Código de Derecho Canónico y en la ética católica. Es muy peregrino responderle con argumentos del derecho administrativo. Eso significa desconocer normas tradicionales de una institución más que milenaria.

Edgar Servín, asesor jurídico del Arzobispado de Asunción, en entrevista con la AM 730 expresó a título personal lo que muchos comentan en voz baja.

Desde hace más de una década existen corporaciones que se apropiaron de espacios de decisión dentro de la Universidad Católica. Este esquema de poder con extensiones en lo político, jurídico y eclesiástico ha alejado a la institución de sus fines fundacionales.

El insurrecto, Narciso Velázquez, ex administrador del ultra conservador monseñor Edmundo Valenzuela, protegerá a Kriskovich hasta donde pueda, aunque con ello arrastre a la casa de estudio a un mayor desprestigio. Hay demasiados intereses inconfesables en juego. Solo que la tarea de defenderlo es cada día más costosa.

La comunidad educativa, los sindicalistas de la universidad y un movimiento de profesionales católicos exigen que lo saquen del plantel docente. Kriskovich se convirtió en indefendible ante la opinión pública.

Es fácil adivinar cómo terminará esta crisis. Del mismo modo que viene ocurriendo hace dos mil años. Narciso perderá. Roma locuta, causa finita (Roma ha hablado, el caso está cerrado).

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.