País

Insisten en vacunarse, pero cierran vacunatorio en la cara de la gente

DESPLANTE. Varios ciudadanos esperaron durante horas y se quedaron sin su primera dosis otra vez. INDOLENCIA. En la SND cerraron los accesos a las 21:00 y dejaron plantados a los que estaban afuera.

Por segunda vez consecutiva, una parte de los denominados rezagados se quedaron sin chances de ponerse la primera inyección contra el nuevo coronavirus.

Decenas de ciudadanos, quienes ya perdieron la oportunidad de aplicarse la vacuna hace poco más de un mes, ayer volvieron a quedarse sin esta posibilidad.

Forman parte del grupo de los adultos jóvenes de entre 20 a 34 años de edad, quienes se quedaron colgados a finales de julio pasado debido a la escasez de inmunizantes contra el Covid-19.

Ahora que hay biológicos suficientes, y que se reactivó la aplicación de la 1ª dosis, llegaron inclusive un par de horas antes del cierre del vacunatorio. Pero igual, justo cuando estaban por ingresar al local de vacunación, les cerraron los portones en las narices.

Eso fue lo que ocurrió la noche del miércoles en el acceso principal al predio de la Secretaría Nacional de Deportes (SND), donde estaban inoculando las primeras dosis anti-Covid, en la modalidad peatonal y autovac, hasta las 21:00.

Un equipo del Canal Telefuturo captó el instante en que este grupo de ciudadanos quedaron colgados por segunda vez consecutiva.

Varios de ellos manifestaron que ya se habían perdido la oportunidad el pasado 28 de julio cuando les tocaba a los que tenían terminación de cédula 8 y 9.

En esta ocasión, algunos adujeron que no fueron antes a aplicarse porque estaban cumpliendo sus horarios laborales. Incluso, varios expresaron que apenas salieron de sus lugares de trabajo, fueron hasta el vacunatorio en cuestión y llegaron a las 19:00; es decir, dos horas antes del cierre programado de ese puesto, en particular.

“Yo estaba desde las siete y cuarto de la tarde haciendo la fila y lastimosamente se cerró. Es una lástima la verdad, porque salimos del trabajo y venimos para esto y al final es desastrosa la eficiencia en el país”, expresó José Paredes, cuyo descargo lo hizo todavía con su uniforme de trabajo y cuando aún estaba en la extensa hilera de vehículos. “Los que trabajamos no tenemos el tiempo completo y venimos, esperamos dos horas, y nos topamos otra vez de que no hay vacunas”, dijo Daisy Romero.

Eso fue lo que informó un oficial de Policía que tuvo a su cargo el cierre del portón. A decir verdad, ahora hay suficientes vacunas.

“Nos vinieron a avisar que terminó la primera dosis. Estábamos esperanzados de que nos toque y ahora no nos tocó de vuelta. Dicen que está cerrado y no está permitido el paso”, apuntó Cinthia Orué, otra ciudadana indignada.

Me quedé nuevamente sin vacunas, qué vamos hacer. Nos dijeron que hasta las 21:00 están. Vengo recién de mi laburo, todo un tema para la gente que trabajamos. Daisy Romero, ciudadana.

Dejá tu comentario