24 may. 2024

Infame blanqueo de jueces que votaron en internas de la ANR

El Paraguay se encuentra cada vez más lejos de lograr el objetivo de construir una justicia imparcial e independiente. Un Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados copado por colorados cartistas decidió archivar la investigación relacionada con la participación de jueces y fiscales que votaron en las internas partidarias del año 2021. Alegan no contar con pruebas que configuren mal desempeño de funciones. Sin embargo, lo que estos magistrados hicieron fue violar el Código de Ética Judicial al estar afiliados y votar en internas partidarias.

Es letra muerta la norma que prohíbe que los jueces estén afiliados a un partido político y participen de actividades partidarias. De hecho que en las últimas internas del Partido Colorado, el 20 de junio del 2021, con miras a las elecciones municipales del 10 de octubre, un total de 30 jueces afiliados a la Asociación Nacional Republicana acudieron a votar.

Este dato es el resultado del cruzamiento de datos del padrón de la ANR, actualizado para las internas del 18 de diciembre, con la nómina de magistrados y funcionarios del Poder Judicial de abril de ese año y resultado del trabajo de investigación de Última Hora. Del total de 754 jueces, 326 están afiliados al Partido Colorado, lo que representa más del 43%. Se encontraron también 54 jueces con doble afiliación, es decir, afiliados a otros partidos además de la ANR. El análisis no se incluyó a jueces miembros de los tribunales.

La investigación de ÚH develó mediante un cruzamiento de datos entre la nómina de trabajadores del Poder Judicial y las precandidaturas habilitadas de la ANR un total de 177 funcionarios de Justicia que son candidatos a cargos en seccionales coloradas. Esto –sin embargo– está claramente prohibido. El artículo 238 de la Ley 879 del Código de Organización Judicial “prohíbe a los magistrados y funcionarios de la Administración de Justicia, cualquiera sea su jerarquía: Ejercer otra función pública, profesión, comercio o industria, directa o indirectamente, salvo la docencia, cuyo ejercicio será reglado por la Corte Suprema de Justicia ni participar en actividades políticas”.

Queda en evidencia que el Poder Judicial está copado por los colorados. De 12.448 trabajadores, 8.568 son colorados, lo que representa el 70% de todo el funcionariado del sistema de Justicia. Si hablamos en términos de hegemonía, del total de 177 precandidaturas partidarias, 104 eran de Honor Colorado, y 69 de Fuerza Republicana.

Ninguno de estos datos, ninguna evidencia ni siquiera el artículo 10 del Código de Ética Judicial que establece que “en el supuesto de que el juez esté afiliado a un partido político deberá pedir la suspensión de la afiliación mientras permanezca en el cargo judicial”, nada importa en un sistema judicial secuestrado por la ANR. Por eso, el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados archivó la investigación preliminar relacionada con la participación de jueces y fiscales que votaron en las internas partidarias del año 2021, por supuestamente no encontrar pruebas fehacientes para configurar un mal desempeño de funciones, con lo que se confirma el blanqueo.

Esta prohibición de toda afiliación política es característica de nuestro país y de varios otros, aunque también hay otros como Alemania que permiten a sus jueces contar con preferencias partidarias. Se puede debatir, ciertamente, pero mientras esté en nuestra normativa debe respetarse. Al mismo tiempo, se debe mencionar que hay corrientes de pensamiento que consideran que nuestro sistema de elección de jueces y fiscales es absolutamente antidemocrático, pues los mismos no son nombrados por los ciudadanos, como es el caso de los poderes Ejecutivo y Legislativo. En cambio, en el Paraguay los magistrados son seleccionados por un Consejo de la Magistratura, integrado y designado por políticos.

Así pues, con este sistema y estas estructuras difícilmente podremos alcanzar una justicia que sea igualitaria e independiente. La decisión del Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados así lo demuestra.

A nuestro país le urge contar con funcionarios que muestren compromiso con el trabajo y lealtad solo con la ciudadanía, para dejar de favorecer intereses partidarios sino los de la mayoría.

Más contenido de esta sección
Mientras el ex diputado colorado Juan Carlos Ozorio opera para obtener una medida sustitutiva a la prisión, la Cooperativa San Cristóbal, de la que fue presidente, siente las devastadoras consecuencias de haber sido una entidad a través de la cual, presuntamente, se puso en circulación el dinero proveniente del tráfico ilegal de drogas. Perdió la confianza y a miles de socios. Es un ejemplo de lo que les sucede a las instituciones cuando falta fiscalización. Si no mejoran los controles, este caso se volverá a repetir, con los mismos funestos resultados.
El hecho de que la mayoría oficialista del senado haya retrocedido en la barbaridad cometida cuando devolvió fueros a senadores previamente desaforados que están siendo investigados por la Fiscalía, puede verse como que enmendaron un error. Sin embargo, una acción que significó el atropello a la Constitución Nacional no debe quedar impune. Los 23 senadores que votaron por devolverle los fueros a Erico Galeano, Hernán Rivas y Rafael Filizzola, deben ser investigados, pues en un estado de derecho nadie está por encima de la ley.
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.