27 feb. 2024

Indígenas presentan ante la ONU una denuncia al Estado

Presentación. La líder de la comunidad presentó la denuncia en la Corte Suprema.

Presentación. La líder de la comunidad presentó la denuncia en la Corte Suprema.

Tras haber sido desalojados de sus tierras dos veces en cinco meses, la comunidad indígena Avá Guaraní de Ka’a Poty presentó una denuncia contra el Estado paraguayo ante las Naciones Unidas y la Dirección de Derechos Humanos de la Corte Suprema de Justicia por desalojo ilegal y violación de sus derechos fundamentales.

Esta mañana, a las 7:30, realizan una conferencia de prensa en la Plaza de Armas, frente al Congreso Nacional, donde se encuentran acampando tras el segundo desalojo en Itakyry, Departamento de Alto Paraná, el pasado 4 de noviembre, a pesar de contar con una medida cautelar.

“Como comunidad hemos hecho público formalmente nuestro caso ante las Naciones Unidas y la Dirección de Derechos Humanos de la Corte Suprema de Justicia a nivel local a fin de dar a conocer lo que está pasando con nosotros. Actualmente queda en manos del Poder Judicial librar los nuevos oficios para el cumplimiento de este Auto Interlocutorio N° 258 y urgir la restitución de nuestra comunidad que se encuentra en situación muy vulnerable en Plaza de Armas”, informaron en un comunicado.

Recordaron que habían logrado una medida cautelar de urgencia de la jueza Alejandra Magalí Zavala.

“Sin embargo, pese a esta orden judicial, el Ministerio del Interior y la Policía del Alto Paraná desacataron esta orden y nos desalojaron de nuestras tierras... Manifestamos públicamente la imperiosa necesidad de volver a nuestras tierras y poder reconstruir por tercera vez nuestras casas, nuestros cultivos que fueron destruidos y que el Estados paraguayo repare todos los daños cometidos a la comunidad”, manifestaron los indígenas de la comunidad Ka`a Poty.

Otro desalojo, ahora en Capiibary

La Organización de Lucha por la Tierra (OLT) denunció en redes sociales que hoy se dio otro nuevo desalojo a la comunidad 26 de Febrero del distrito de Capiibary, Departamento de San Pedro, donde resultaron afectadas unas 300 familias.

Los campesinos señalan que las tierras son del Instituto Nacional de Desarrollo Rural y de la Tierra (Indert), supuestamente donadas por el Banco Nacional de Fomento, pero sin mensura judicial, reclamadas por un colono brasileño, a quien acusan de fumigación ilegal de agroquímicos para sus sojales.

Sin embargo, el Indert se desentendió del caso, emitiendo un comunicado donde expresa que las tierras no le pertenecen y que son efectivamente propiedad privada, por lo que el ente desestimó por resolución el expediente de la citada comunidad.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.