21 feb. 2024

Imprescindible reflexión de la Iglesia sobre la realidad social

La realidad social, política y los grandes problemas que aquejan a la sociedad estuvieron presentes en las homilías de los obispos en el novenario de la Virgen en Caacupé. Así, se pronunciaron en contra de la violación de la Constitución, contra el robo a ancianos y jubilados, la pobreza en las familias paraguayas y, en especial, en los pueblos indígenas, la educación y la corrupción. La celebración de la Virgen convoca a los paraguayos a la gran fiesta de la religiosidad popular donde los peregrinos encuentran consuelo y esperanza.

Durante el novenario de la Virgen de Caacupé, los mensajes de nuestros obispos examinaron de manera crítica la realidad social, política y económica del país y con fuertes cuestionamientos a la gestión del Gobierno.

Caacupé es desde hace décadas la tribuna fundamental desde la cual la Iglesia sienta postura sobre la lacerante realidad del país. Hasta la Basílica Menor de Caacupé llegan cada año los devotos, ya sea para agradecer a la virgen o a compartir con ella pesares, problemas o dificultades. Porque Caacupé es sinónimo de esperanza para los creyentes para los peregrinos la Virgen de Caacupé representa alivio y esperanza.

Precisamente, porque muchos de los problemas que afligen a los que peregrinan hasta Caacupé son la consecuencia de la indiferencia, la insensibilidad y los actos de la clase política y gobernante, es importante para los creyentes sentirse representados en las reflexiones de sus pastores.

En el inicio del novenario, el vicario de la Diócesis del Alto Chaco, Denis Antúnez, en su homilía cuestionó la imposición de la ex ministra de la Corte, Alicia Pucheta, como nueva integrante del Consejo de la Magistratura, preguntando si era necesario el atropello de la Constitución; recordó los hechos de violencia que afectan a la sociedad, los feminicidios y los asaltos a gran escala, y reclamó la falta de energía eléctrica, agua potable y caminos para las olvidadas poblaciones del Chaco.

“Estas son nuestras inquietudes y traemos a la oración aquí, a nuestra Madre, a la Virgen de Caacupé, para que interceda por nosotros, por nuestras autoridades, porque ella nos puede ayudar a salir victoriosos en los momentos difíciles que vivimos como familia, como sociedad, como nación paraguaya”, remarcó el vicario.

El presbítero Blas Arévalos, administrador apostólico de la Diócesis de Villarrica, por su parte, habló de la realidad de los indígenas, los más pobres entre los pobres a quienes Paraguay trata muy mal. ‘‘¿Y eso tiene que ser así?’’, se preguntó. ‘‘¿No nos podemos poner de acuerdo y ayudarlos, a nuestros hermanos, ñande ypykue para que lleven una vida digna?’’.

Una de las homilías más contundentes estuvo a cargo del cardenal Adalberto Martínez quien expuso a las autoridades “por el pecado grave” de la corrupción, recordó a los compatriotas que debieron migrar en busca de una vida mejor, e instó a los creyentes a reconocer “el rostro sufriente de Cristo” en los más vulnerables, los pobres, los excluidos y descartados de nuestra sociedad.

El cardenal enfatizó en la problemática de la tierra que obliga a las comunidades indígenas y familias campesinas a una migración forzada y denunció el atropello de sus derechos de techo y trabajo: Uno de cada cuatro paraguayos está en situación de pobreza y sin poder cubrir sus necesidades básicas.

En otro de los pasajes de su mensaje pidió mirar a nuestro alrededor y ver el rostro de Cristo en “tantos hermanos pequeños que ni siquiera son visibles que, aunque sean miles, como los pobres, generalmente jóvenes, que sobreviven hacinados en las cárceles del país” y expuso que en la cadena del tráfico de drogas las principales víctimas son los niños y jóvenes. El cardenal urgió a las autoridades nacionales a resolver el problema de las cárceles, que se convierten en simples depósitos de seres humanos, sin ninguna posibilidad de recuperación y reinserción a la sociedad.

Tampoco faltó en su homilía durante el novenario a la Virgen de Caacupé, la crítica situación de la salud pública, la dramática situación de los enfermos y sus familias, y apuntó Martínez en Paraguay que nuestro país se normalizó que actividades como las rifas, polladas y hamburgueseadas, sean la única salida para sortear las carencias del sistema sanitario.

Más contenido de esta sección
Creado hace 81 años, el Instituto de Previsión Social tiene como finalidad brindar asistencia a sus asegurados en caso de enfermedad, accidentes de trabajo y enfermedades profesionales y proporcionar una jubilación o una pensión al trabajador titular. Es una institución fundamental para el trabajador, y ha quedado demostrado que es imprescindible, a pesar inclusive de la corrupción y la mala gestión que consume sus recursos. Urge recuperar IPS para la mejor asistencia y asegurar a miles de paraguayos una digna jubilación.
Ya no quedan dudas de que la democracia en Paraguay está en riesgo. En la Cámara de Senadores, el sector colorado cartista y sus satélites no solo forzaron un reglamento para lograr la pérdida de investidura de una senadora de la oposición, sino que además resulta preocupante que lo hayan hecho como una forma de acallar voces críticas. Pasar por encima de la Constitución Nacional y pretender la uniformidad de todas las ideas y opiniones no es democracia. Están a un paso de causar un quiebre, y eso la ciudadanía no debe permitirlo.
El alto peso de las remuneraciones en el total del gasto público siempre llama la atención de la ciudadanía, a pesar de que con respecto a otros parámetros está por debajo de los estándares internacionales. Esto no sería un problema si fuese acompañado por calidad en la gestión pública, lo cual nunca será posible sin una carrera seria y rigurosa en la función pública basada en méritos y resultados de la gestión. Los casos de nepotismo muestran la fuerte injerencia político-partidaria en las decisiones que se refieren a los recursos humanos.
El contexto económico internacional cambió con respecto a los últimos años. La demanda externa favoreció a Paraguay como productor y exportador de commodities de bajo valor agregado y calidad. Hoy, el mundo exige estándares de calidad a la producción y la juventud paraguaya busca empleos en mejores condiciones que en el pasado. Esos resultados solo son posibles con emprendimientos e inversiones productivas, lo que a su vez exige seguridad jurídica, una condición debilitada por la actuación irresponsable de los políticos.
La seguridad laboral no puede ser considerada como una concesión a los trabajadores, pues es uno de los derechos básicos. En la última semana, hubo dos accidentes en fábricas por fuga de amoníaco. Uno dejó dos fallecidos y decenas de heridos; un obrero resultó herido por el derrumbe de un silo y varios obreros quedaron atrapados en un edificio en construcción debido a un incendio. El Estado debe asumir su rol y garantizar que las empresas cumplan con los estándares de seguridad y protejan la vida de los trabajadores.
Después de observar la manera en que la mayoría colorada cartista y sus satélites operaron para lograr la pérdida de investidura de la senadora opositora Kattya González, resulta más que evidente que esta mayoría parlamentaria podría, si así lo quisiese, resolver de manera expeditiva el tema del nepotismo o formular desde esa instancia algunas respuestas a algunos de los más acuciantes problemas que aquejan al país. No cabe, sin embargo, en este tema ninguna dosis de ingenuidad cuando la fuerza termina imponiéndose a la razón.