21 feb. 2024

Importantes desafíos para Fonacide y el futuro del fondo

Los fondos derivados del Fonacide han sido fundamentales para la implementación de las políticas públicas. Los informes y estadísticas disponibles señalan que muchos niños y niñas han tenido la posibilidad de acceder a educación inicial y recibir al menos un desayuno o merienda, lo que les ha permitido permanecer en el sistema educativo. Los indicadores de producción científica han mejorado y se ha mejorado la infraestructura en muchos ámbitos. El desafío es mejorar la calidad de las obras y servicios, igual que en el resto de los recursos. Pero más importante es prever la continuidad de los programas y políticas, independientemente de que sigamos contando con los fondos luego de la negociación de Itaipú.

El Fonacide se creó para financiar proyectos de inversión pública y de desarrollo. Los recursos se distribuyen entre el Tesoro Nacional en proyectos de infraestructura, el Fondo para la Excelencia de la Educación y la Investigación (FEEI) para educación, el Fondo Nacional de Salud, la Agencia Financiera de Desarrollo y las gobernaciones y municipios (fundamentalmente para infraestructura en educación y almuerzo escolar).

Desde su creación en 2012 hasta 2023, estos recursos significaron casi 3.400 millones de dólares, lo cual significa un promedio anual de unos 300 millones de dólares. Pareciera que es mucho; sin embargo, cuando se analizan la cantidad de objetivos que tiene el fondo y las brechas que existen en cualquiera de sus metas, se puede ver que es claramente insuficiente con respecto a las necesidades reales. A pesar de este fondo, estamos muy lejos de los montos ideales de inversión en salud, educación e investigación y desarrollo.

Esto es así porque la población crece, así como sus expectativas y sus aspiraciones cambian. Hace diez años, no nos imaginaríamos la necesidad imperiosa de universalizar el acceso a internet en educación. La pandemia nos mostró la gravedad de nuestra situación.

La sociedad también cambia. Cuando avanza la cobertura de educación inicial, se impulsa la educación escolar básica no solo en cobertura, sino también en calidad. Y ahí aparecen las demandas de alimentación escolar por la persistencia de la pobreza infantil y adolescente, los bajos niveles de ingresos laborales en los hogares y la inflación de alimentos durante la última década.

Al destinar más fondos a la generación de conocimientos y a la formación de recursos humanos, hay una mayor demanda de investigación y de puestos de trabajo en la educación superior acordes con los mayores niveles de formación.

La urbanización, la persistencia de desigualdades regionales y zonas rezagadas, y la necesidad de fortalecer el capital humano en los polos de crecimiento económico, implican la necesidad de aumentar progresivamente la inversión. A medida que avanza la cobertura, aumentan los costos unitarios debido a que hay que llegar con las políticas a poblaciones más alejadas y dispersas o con problemas más complejos y multidimensionales.

El Fonacide ha generado grandes cambios. Pero es necesario mejorar la calidad de su ejecución, como en el resto de los recursos, llámense tributarios o los derivados de la emisión de bonos.

Al revisar las páginas webs de las instituciones que reciben los fondos, pocas tienen los informes de gestión exigidos. El FEEI es el que presenta mayor información a través de reportes de gestión y auditorías forenses, del resto de las instituciones no es posible conocer a cabalidad los resultados de los recursos que recibieron. Las municipalidades además no están incluidas de manera plena en el sistema de administración financiera, por lo que no es posible dar seguimiento sistemático a su presupuesto a través de los diferentes criterios establecidos en el clasificador presupuestario.

Como cualquier otro recurso público, es fundamental hacer efectiva la norma de transparencia de todas las instituciones que reciben los fondos, además de mejorar la calidad de la implementación. Dado el riesgo de que el fondo desaparezca luego de la negociación de Itaipú, es urgente buscar fondos adicionales para todos los programas financiados. La respuesta nunca va a ser sacar recursos prioritarios de salud o educación para dárselos a otros programas igualmente necesarios.

Más contenido de esta sección
Ya no quedan dudas de que la democracia en Paraguay está en riesgo. En la Cámara de Senadores, el sector colorado cartista y sus satélites no solo forzaron un reglamento para lograr la pérdida de investidura de una senadora de la oposición, sino que además resulta preocupante que lo hayan hecho como una forma de acallar voces críticas. Pasar por encima de la Constitución Nacional y pretender la uniformidad de todas las ideas y opiniones no es democracia. Están a un paso de causar un quiebre, y eso la ciudadanía no debe permitirlo.
El alto peso de las remuneraciones en el total del gasto público siempre llama la atención de la ciudadanía, a pesar de que con respecto a otros parámetros está por debajo de los estándares internacionales. Esto no sería un problema si fuese acompañado por calidad en la gestión pública, lo cual nunca será posible sin una carrera seria y rigurosa en la función pública basada en méritos y resultados de la gestión. Los casos de nepotismo muestran la fuerte injerencia político-partidaria en las decisiones que se refieren a los recursos humanos.
El contexto económico internacional cambió con respecto a los últimos años. La demanda externa favoreció a Paraguay como productor y exportador de commodities de bajo valor agregado y calidad. Hoy, el mundo exige estándares de calidad a la producción y la juventud paraguaya busca empleos en mejores condiciones que en el pasado. Esos resultados solo son posibles con emprendimientos e inversiones productivas, lo que a su vez exige seguridad jurídica, una condición debilitada por la actuación irresponsable de los políticos.
La seguridad laboral no puede ser considerada como una concesión a los trabajadores, pues es uno de los derechos básicos. En la última semana, hubo dos accidentes en fábricas por fuga de amoníaco. Uno dejó dos fallecidos y decenas de heridos; un obrero resultó herido por el derrumbe de un silo y varios obreros quedaron atrapados en un edificio en construcción debido a un incendio. El Estado debe asumir su rol y garantizar que las empresas cumplan con los estándares de seguridad y protejan la vida de los trabajadores.
Después de observar la manera en que la mayoría colorada cartista y sus satélites operaron para lograr la pérdida de investidura de la senadora opositora Kattya González, resulta más que evidente que esta mayoría parlamentaria podría, si así lo quisiese, resolver de manera expeditiva el tema del nepotismo o formular desde esa instancia algunas respuestas a algunos de los más acuciantes problemas que aquejan al país. No cabe, sin embargo, en este tema ninguna dosis de ingenuidad cuando la fuerza termina imponiéndose a la razón.
El Senado aprobó, finalmente, la resolución por la cual pierde su investidura la senadora Kattya González. El bloque colorado cartista y sus satélites consumaron un verdadero atropello a la Constitución Nacional, cuando decidieron interpretar a su antojo la Carta Magna y cambiar arbitrariamente el reglamento de la mayoría. Al final de la jornada; sin embargo, en la sala de sesiones los argumentos para la expulsión de la senadora quedaron en un segundo plano. Ayer fue, sin duda, un día amargo para la democracia.