13 jun. 2024

Hoy acaba plazo para acusar a pieza clave del caso A Ultranza Py: Tío Rico

Miguel Insfrán está imputado por lavado de dinero, asociación criminal y narcotráfico. Su esquema delictivo habría comenzado con los primeros años del nuevo siglo. Se destaca vínculo con Marset.

TIO RICO.jpg

Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico.

Se espera que Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico, sea acusado hoy por el Ministerio Público y que el fiscal Deny Yoon Pak pida juicio oral para quien es considerado el líder de una megaestructura que se dedicaba a lavar dinero y enviar cocaína a Europa. Pero está la posibilidad también de que la Fiscalía presente otro requerimiento conclusivo.
ROBACOCHES. El imperio que el procesado habría creado en el mundo del crimen organizado lleva una larga data.

El historial delictivo atribuido a Tío Rico se inició allá por el 2007, cuando comenzó a incursionar en el robo, desarme y reducción de vehículos. Ese año, la Fiscalía y la Policía habían hecho una serie de allanamientos en la ciudad de Mariano Roque Alonso. Localizaron depósitos de vehículos donde encontraron siete camionetas robadas.

Uno de los lugares había sido arrendado por Miguel Ángel Insfrán; haciéndose pasar por funcionario del Poder Legislativo, alquiló el local como garaje. Sin embargo, allí hallaron partes del camión robado a Pío Ramírez, padre de César Tigre Ramírez. Ya entonces se lo sindicó a Tío Rico como principal cabecilla del grupo de reducidores de vehículos y fue detenido.

Días después, más de veinte víctimas llegaron hasta ese desarmadero anteriormente allanado y, con una comitiva, encontraron partes de sus autos que habían sido robados.

En el 2008, Insfrán nuevamente fue detenido por robo de autos, junto a cuatro personas más que serían parte de su banda.

Dos años después, también se lo investigó por la desaparición de Édgar David Lomaquis González, un hombre con también varios antecedentes por reducción de vehículos, con quien trabajaba Tío Rico. Se cree que el primero lo había delatado y que por eso fue detenido en las dos primeras veces. Catorce años después, Édgar David Lomaquis sigue desaparecido.

CRECIMIENTO. Ya después Insfrán fue incursionando en el mundo del rally y su nombre se volvió bastante conocido. Competía con autos que él mismo había armado, utilizando su mote de “Tío Rico”, “Don Rally” y “Macrom”, llegando a estar en varias carreras del Rally del Chaco.

En los últimos años, se supo que competía a bordo de un automóvil Skoda Fabia, fabricado por la empresa Volkswagen, que tendría un alto valor económico y catalogado como único en el país.

Incluso, después habría auspiciado a otros competidores del rally nacional.

Corrieron los años y –según investigación de la Secretaría Nacional Antidrogas (Senad)– su esquema delictivo empezó a crecer desde el 2019 aproximadamente.

Insfrán ahí ya fue incursionando al oscuro mundo del narcotráfico y conformó “una amplia e importante estructura criminal que cuenta con soporte logístico para el tráfico de sustancias ilícitas por vía aérea, fluvial y terrestre”, según la Senad.

Esto se daba gracias a que conoció a Sebastián Marset, otro presunto líder de un esquema criminal.

“Ambos habrían conformado una sociedad que ha perdurado... Juntos habrían coordinado toda esta ingeniería de tráfico internacional de drogas”, dice un informe de inteligencia.

Estas actividades ilícitas le permitieron tener un gran crecimiento económico muy notorio y fue acoplando a familiares, empresarios, funcionarios y autoridades dentro de su esquema, para enviar, no solo kilos, sino toneladas de remesas de cocaína al exterior.

Muchos de los que formarían parte de la red hoy continúan prófugos, como es el caso del mismo Marset.

27992944

Allanado. La estructura habría usado empresas, escribanías, y propiedades lujosas.

27992947

Sacan. Entre las incautaciones quedaron en resguardo avionetas, camiones, yates.

27992962

Lavado. Se cree que el grupo delictivo usaba hasta iglesias para lavar dinero.

Con el operativo A Ultranza se descubrió su red
Miguel Ángel Insfrán había pasado años desapercibido para la Justicia, pero sus movimientos empezaron a alertar, hasta que finalmente se puso en marcha el operativo A Ultranza Py, con más de 100 allanamientos en los que él era uno de los principales buscados. Desde febrero del 2022, está imputado por asociación criminal, tráfico de drogas y lavado de dinero. En ese año se hicieron allanamientos a cientos de propiedades, locales comerciales y hasta a iglesias, que aparecían a nombre de la familia Insfrán, en su mayoría de Miguel Ángel y su hermano, el pastor José Insfrán. Se presume que el esquema usaba empresas, negocios, escribanías, estaciones de servicios y templos para introducir el dinero proveniente del tráfico de clorhidrato de cocaína, simulando su procedencia. Insfrán, desde ese año, contaba con orden internacional de detención. Finalmente, el 9 de febrero del 2023 fue detenido en Río de Janeiro, Brasil, y fue extraditado a nuestro país el 19 de mayo de ese año. También en el 2023, el testigo clave de la Fiscalía Colombia, en la investigación por el crimen del fiscal Marcelo Pecci, mencionó a Insfrán como posible autor del asesinato y hay una causa abierta.

Más contenido de esta sección
Una niña de 10 años estuvo casi un mes en UTI tras graves abusos y no se salvó; su vida tuvo un trágico final. Experta, apela a trabajar con las familias y a fortalecer instituciones como las Codenis.