Sucesos

Homicida confesó a su concubina que pagó a peritos de Curuguaty

 

Luciana María Mélida Benítez (18), hija del asesinado Ignacio Ramón Mélida Chávez (60) y concubina del presunto homicida Édgar Demérito Jara Martínez (34), habló del temor que tiene por su vida y comentó que el sospechoso le confesó que negoció con dinero su libertad luego de ser detenido por la Policía Nacional el 4 de agosto pasado.

Jara había sido detenido en la noche del 4 de agosto con su gavilla. La Policía llegó hasta la esquina de la vivienda de Luciana, porque el grupo de hombres estaba realizando disparos al aire y alarmando a los vecinos. Cuando los uniformados policiales de la Comisaría de Villa Ygatimí y del Departamento de Investigación de Hechos Punibles llegaron, fueron recibidos a balazos, hasta que lograron reducirlos a todos.

Lea más: Tras 5 días de que fiscal lo liberó por tiros con policías, mató a su suegro

“Ellos fueron derivados a la Fiscalía de Curuguaty, pero él dijo que había pagado a los que hacen levantamiento de pólvora en la mano para que le salga negativo, y que de esa manera no salga que él disparó… es por eso que demasiado rápido son liberados”, comentó Luciana.

El fiscal Juan Daniel Benítez Miranda, de la Unidad 3 de Curuguaty, los liberó en menos de un día, y según los jueces penales Carlos Martínez y Ramón Alberto Florentín, ellos no fueron comunicados sobre el caso del 4 de agosto. A pedido de la defensa otorgó el beneficio del criterio de oportunidad.

“Acá no sirve nuestra Justicia. Ellos solamente quieren plata, cuando van recibiendo dinero enseguida liberan a quien sea, y esta es la consecuencia. El cadáver de mi padre sobre una mesa es la consecuencia”, dijo la hija del asesinado Ignacio Ramón Mélida.

AMENAZADA. Luciana comentó que su pareja lo había amenazado de muerte, y por eso huyó y se refugió en la vivienda de su padre. “Esa noche él había sido se emborrachó y vino a casa, creo vino como para matarme a mí”, dijo.

Su papá la encerró en una pieza y aseguró con candado. Cuando su novio Édgar Jara llegó pateó la puerta donde estaba, y como no pudo abrir efectuó un disparo. Dijo que en eso salió al patio don Ignacio con un machete. Supuestamente cuando Jara lo vio disparó al hombre de 60 años y huyó.

Luciana le preguntó el viernes dónde estaba, pero el concubino se molestó porque ella estaba en línea en el WhatsApp, y la increpó diciendo quién le dio acceso a paquete de datos, y quién le dio permiso para que esté utilizando. Esa tarde ella huyó a la casa de su padre, quien y esa noche fue asesinado.

Dejá tu comentario