28 may. 2024

Greenpeace pide crear primera reserva marina en altamar junto a Galápagos

Greenpeace hizo un llamado este lunes a los gobiernos del mundo para que conserven las zonas de altamar como dicta un tratado de Naciones Unidas y pidió crear la primera reserva marina protegida junto al archipiélago ecuatoriano de Galápagos.

Islas Galapagos Greenpeace.

Greenpeace instó a los gobiernos a ratificar un tratado de la ONU para la protección de los océanos para permitir la creación de la primera área marina protegida del mundo en alta mar alrededor del famoso archipiélago de Galápagos en Ecuador.

Foto: AFP

En medio de una expedición científica en las islas acompañada por periodistas de la AFP, la organización explicó que “fuera de la zona protegida de Galápagos, las flotas pesqueras industriales siguen saqueando los océanos”, de acuerdo a un boletín.

Las megadiversas aguas internacionales no pertenecen a un país en particular lo que dificulta su conservación.

Puede interesarle: Todas las especies de tortugas tienen microplásticos dentro, según estudio

“Debemos proteger esta zona, pues en marzo de 2023, todos los gobiernos acordaron un histórico tratado en Naciones Unidas sobre los Océanos que nos permitirá hacer exactamente eso (...) una vez ratificado”, indicó Ruth Ramos, de la campaña Protejamos los Océanos de Greenpeace, citada en el comunicado.

ECUADOR GALAPAGOS Greenpeace

Greenpeace, acompañado por periodistas de AFP, realizó una expedición científica en las islas.

Foto: ERNESTO BENAVIDES/AFP

El año pasado 80 países firmaron en Naciones Unidas el Tratado Global de los Océanos con miras a proteger la biodiversidad marina en aguas internacionales, pero solo Chile y Palau lo han ratificado.

Para que entre en vigor, al menos 60 gobiernos deben incluirlo en su legislación nacional, explicó Greenpeace.

Cuna de la teoría de la evolución, Galápagos “es uno de los mejores ejemplos de protección marina de la Tierra” donde existe una “superautopista migratoria” primordial para la vida marina, señaló la organización.

También puede leer: Greenpeace descubre nuevos ecosistemas marinos en la Antártida

“Si no podemos proteger una zona como Galápagos junto con otras como la de los Cocos y los corredores clave que las conectan entre sí, una zona concreta por sí sola no podrá funcionar correctamente” para la conservación marina mundial, dijo a la AFP el científico inglés Stuart Banks, que trabaja en la estación Charles Darwin en el archipiélago.

ECUADOR GALAPAGOS

Greenpeace apunta a la conservación marina mundial.

Foto: ERNESTO BENAVIDES/AFP

El gobierno ecuatoriano creó en 1998 la reserva marina de Galápagos y hoy sigue siendo un oasis de biodiversidad con al menos 2.900 especies marinas, de las cuales el 25% son endémicas con numerosos delfines, ballenas lobos marinos y tortugas gigantes que le dieron nombre al archipiélago.

Fuera de los límites de la reserva marina, el océano sigue abierto a la pesca industrial destructiva lo que puede traer consecuencias nefastas para la vida marina, advirtió Greenpeace.

Fuente: AFP

Más contenido de esta sección
Un taguato común, conocido como el ejemplar rupornis magnirostris, fue rescatado por bomberos voluntarios de Ñemby. El ave se habría lastimado el ala con una trampa al intentar cazar una presa.
Un total de cinco guacamayos de colores azul y amarillo (Ara ararauna), nacieron en el Centro Ambiental Tekotopa de Itaipú Binacional. Dos de estos pichones, provenientes de una pareja, vieron la luz en diciembre y recientemente salieron del nido. Los otros tres, nacidos en marzo, aún no salieron.
Científicos argentinos junto a Greenpeace presentaron este lunes el Proyecto Yaguareté, un plan para garantizar la supervivencia y recuperación de esta especie en el Gran Chaco argentino, el segundo pulmón de América detrás de la Amazonía y donde solo quedan 20 ejemplares de este felino.
Coli, el yaguareté paraguayo que vive en el Parque Nacional de Iberá, en Corrientes, Argentina, tuvo su primera camada de cachorros en un exitoso proyecto de reintroducción de la especie de felinos.
Escondido en las montañas del norte de Taiwán, existe un pueblo que dejó atrás décadas de explotación minera para rendirse al amor por los gatos: Houtong.
Cientos de mascotas han sido rescatadas del agua desde que empezaron las inundaciones en el sur de Brasil. Mojadas y nerviosas, muchas han sido acogidas en refugios creados sobre la marcha mientras esperan un nuevo hogar.