Economía

¡Gracias!

 Patricia Dos Santos, socia ADEC

A días del cambio de gobierno, en medio del mar de críticas hacia la gestión del gobierno de Cartes que tuvo sus luces y sombras, quiero decir un fuerte GRACIAS, MUCHAS GRACIAS, a quienes dejaron lo que tuvieron entre manos mejor de lo que lo recibieron y que, a pesar de haber trabajado con honestidad, responsabilidad y eficiencia, culminan gestiones y deben retirarse porque nombraron reemplazantes para sus cargos. En primer lugar, gracias por haber aceptado la responsabilidad de gestionar la cosa pública, lo que es de todos, y por quedarse jugando un partido que no siempre lució limpio y trasparente, o bien intencionado. Lejos de arriesgar su reputación han logrado acrecentarla ante la opinión pública. Gracias por no dejarse vencer por la burocracia, el clientelismo político, la desmotivación generalizada, las máquinas de impedir que actúan sotto voce, la falta de profesionalismo, la resistencia al cambio. Gracias por poner todo de ustedes para dar brillo a las personas excelentes que ahí trabajan y estaban descuidadas. Y por poner en alto las instituciones a su cargo demostrando que sí se puede. Gracias por quedarse a pelear con las dificultades y lidiar con el estrés en vez de volver a la comodidad de lo conocido.

Para los ciudadanos comunes que nos dedicamos a lo nuestro día a día tratando de progresar honestamente y esperando que los servidores públicos hagan su tarea de manera tal que nos dejen tranquilos, que contemos con las instituciones para facilitarnos la vida, y que veamos como efectivamente los más necesitados progresan noblemente ustedes fueron las “luces” del gobierno saliente que pusieron brillo en tanta oscuridad. Nos demostraron que los principios universales de liderazgo realmente funcionan en el sector público porque cuando los líderes ponen FOCO solamente en la tarea para la que fueron nombrados, se orientan a resultados relacionados con la misión y visión institucionales, atraen y retienen equipos motivados y eficientes para llevar adelante la tarea con dedicación y orgullo, y se mantienen en constante comunicación con el público rindiendo cuentas, se obtienen resultados, se avanza, se dejan legados y, sobre todo, se cambia la vida de las personas. También nos demostraron que un liderazgo centrado en valores se puede ejercer en el sector público y que no todo está perdido. Y es por eso que en estos días de tanta mala onda quiero poner la mirada en ustedes y este inmenso GRACIAS.

Dejaron una vara muy alta. No hace falta mencionarles uno a uno, ustedes saben quiénes son y ¡nosotros también!

Ojalá quienes les sucedan busquen superarles. Esperamos que si los reemplazaron fue porque, sabiendo lo bien que han gestionado, pretenden hacerlo mejor.

Los “comunes” ya sabemos que se puede. Ya no queremos aceptar que se bajen las varas, hay una gran expectativa, solo podemos mantener o mejorar.

Dejá tu comentario