30 may. 2024

Garantizar su bienestar es el mejor homenaje para las madres

En las conmemoraciones de mayo se entremezclan las fiestas de la Independencia y el Día de la Madre, simbolismos que se funden en un gran homenaje a la figura de la Madre Patria para reconocer la misión cumplida por las madres paraguayas en momentos decisivos de nuestra historia. Es importante valorizar el rol de las madres, pero demandar, al mismo tiempo, el reconocimiento de la sociedad al esfuerzo que implica porque honrar la maternidad debe equivaler a asegurar a todas las madres paraguayas una mejor calidad de vida.

Celebrar con un día especial a las madres constituye una antigua costumbre que data de siglos atrás, y que se encuentra presente en la mayoría de los pueblos. Son diferentes fechas y motivaciones, pero en muchos lugares se celebran en el mes de mayo. En nuestro país, el 15 de mayo tiene una muy especial significación porque se enlaza con la recordación de la Independencia Nacional, asociada a la madre de familia con la madre patria.

En el Paraguay es tradición que en estos días feriados se potencien las reuniones familiares y es, sobre todo, una tradición que los hijos que viven lejos viajen a visitar a sus madres para agasajarlas y demostrarles su cariño. Es así que en nuestro país las familias se juntan en un gran encuentro en el hogar para homenajear a las madres en su día, con un asado, un delicioso almuerzo, con regalos, ramos de flores, serenatas y emotivos discursos.

Sin embargo, en este día en que se celebra la maternidad no se puede dejar de lado la reflexión sobre las condiciones de vida de las madres paraguayas.

Es fundamental reconocer que todavía hoy, a pesar de los numerosos cambios que ha experimentado el mundo, la sociedad aún les debe mucho a las mujeres que son madres. Lo primero es la adecuada valoración, pues sigue extendida la falta de reconocimiento del esfuerzo que realizan, ¿cuántos niños todavía responden a la pregunta de ¿qué hace tu mamá?, con un “nada”, cuando su madre es ama de casa y no tiene un “trabajo remunerado”? El trabajo de las madres es invisible para la economía, aunque aporten mucho este trabajo que realizan cotidianamente como cuidadoras, enfermeras, cocineras, limpiadoras, administradoras del hogar, y quienes finalmente inculcan los primeros y fundamentales valores a los hijos.

Las madres paraguayas no solamente transmiten la cultura y los valores, ellas también garantizan la sostenibilidad de la actividad económica en los hogares. En nuestro país, según los datos oficiales, casi un 40% de los hogares tienen una jefatura femenina; en la gran mayoría de los casos estas son madres o abuelas que tienen no solo la responsabilidad de proveer, sino también son el pilar afectivo y de cohesión de la familia. Y solamente por mencionar un ejemplo de la falta de reconocimiento del valor de la maternidad, debemos tener siempre presente que, cuando se debatía la ampliación de las licencias maternales hubo sectores de empresarios que declararon su intención de dejar de contratar a mujeres.

Además del aspecto laboral, se debe mencionar aspecto como el acceso a la salud, el cual resulta insatisfactorio e insuficiente y es por ello urgente mejorar la cobertura de los servicios materno-infantiles. Los índices de mortalidad materna son todavía altos y lamentablemente, se debe aclarar que todas estas pérdidas de vida son prevenibles, solo con mejorar el acceso a la atención en salud. Un apartado especial merece la precaria política de salud mental y sicológica y para reflexionar sobre ello bastará recordar el más reciente y trágico suceso de la madre de ciudad de Presidente Franco en el Alto Paraná, a quien un Estado le falló en la asistencia y el cuidado.

También recordar que estamos viviendo una verdadera pandemia, tal como denomina Naciones Unidas a los feminicidios y a la violencia contra las mujeres. Solamente en el 2023, la violencia se cobró la vida de 45 mujeres, que dejaron más de 80 niños huérfanos.

Se debe por lo tanto honrar la maternidad, pero no solo con flores y serenatas, sino especialmente reconociendo el aporte y dando oportunidades a las madres para que puedan tener vidas dignas y plenas.

Más contenido de esta sección
Durante las últimas semanas hemos recibido un verdadero tsunami de información respecto a la infiltración del poder del narcotráfico en las instituciones del Estado. A estas alturas ya no caben dudas respecto al peligro que corren el Estado de derecho y la democracia ante el embate del crimen organizado. Combatir estos poderes que son una amenaza no será tarea fácil para ello necesitamos el concurso de autoridades y funcionarios honestos y comprometidos. Están en riesgo soberanía y territorio, pero también nuestra calidad de vida.
Un incidente ocurrido en el Hospital de Barrio Obrero puso en el eje del debate la necesidad de implementar el uso de cámaras corporales por la Policía Nacional. Y, aunque el ministro del Interior, Enrique Riera, confirma que está planificada la adquisición y el uso de cámaras filmadoras en el personal policial, se debe insistir en la necesidad de asegurar la implementación. Las autoridades deben entender que la opción de grabar los operativos que realizan cotidianamente los efectivos va a colaborar a transparentar la labor.
Un proyecto que buscaba modificar el Código Penal para evitar que los casos de corrupción prescriban en la Justicia fue rechazado por los diputados y enviado al archivo. Se buscaba endurecer las penas, ampliar el universo de tipos penales, extender plazos para la prescripción y endurecer criterios de medición de la pena para delitos de corrupción pública y privada, con énfasis en la corrupción cometida por funcionarios públicos. El rechazo de esta propuesta parece una verdadera declaración de intenciones.
El trabajo es la fuente de ingresos más importante para las personas. Es además, el camino para acceder a seguridad social y con ello tener servicios de salud y una jubilación. Es un mecanismo de inclusión y cohesión social, de desarrollo personal y de lucha contra la pobreza y las desigualdades. Los recientes datos de empleo del Instituto Nacional de Estadística nos recuerdan la necesidad de que el Estado implemente políticas públicas para garantizar bienestar, una inclusión económica de calidad y la reducción de las brechas existentes.
El crecimiento económico paraguayo se caracterizó históricamente por su volatilidad. Esto se debe a su alta dependencia de factores exógenos; por lo tanto, es difícil y costoso implementar políticas para suavizar el movimiento del ciclo económico. Además, de la volatilidad se agrega la necesidad de un alto crecimiento con efectos multiplicadores en la pobreza. Se necesitan transformaciones estructurales, Paraguay requiere cambiar los motores del crecimiento y ello conlleva políticas transformadoras.
Asunción es víctima de una administración municipal ausente y sin un proyecto; al menos, no uno que esté dirigido a resolver las demandas ciudadanas. La Comuna mantiene una superpoblación de funcionarios que cuestan al contribuyente el equivalente a diez desagües pluviales, de los que, por cierto, la ciudad carece. La ciudad luce abandonada y la calidad de los servicios se ve resentida. A la falta de gestión se suma la falta de transparencia, el intendente debe responder sobre una denuncia de un faltante de G. 500.000 millones.