25 feb. 2024

Fue un intelectual y honesto como pocos al servicio del país

Recordado como uno de los últimos parlamentarios que realmente honraron el epíteto de “honorable”, don Evelio marcó un hito, ante la decadencia política actual.

Siempre es gratificante recordar a políticos e intelectuales que hicieron historia y dejaron un legado al país en tiempos en los que la política se ve tan degradada, particularmente con la irrupción del dinero del narcotráfico que se inició en forma lenta hasta alcanzar escandalosos niveles de normalidad y las prácticas corruptas de siempre.

Ya lo decía don Evelio en una oportunidad. “No toman el rol que les corresponde. Sería necesario que hagan cursos rápidos de verano para ponerse al día”, refiriéndose a la clase política actual.

Evelio Fernández Arévalos fue un dirigente político y un intelectual, un paraguayo que sirvió a su país con honestidad y decencia; una persona austera y un demócrata, como los que hoy en día prácticamente no se encuentran.

El mismo formó parte de aquellos viejos caudillos donde había también un grupo de intelectuales que ocupaban los espacios de poder dentro de la estructura del Estado, sirviendo al país con honestidad y patriotismo. Muchos de los cuales vamos recordando semana tras semana en este espacio.

Reconocido como uno de los dirigentes políticos e intelectuales más importantes e ilustres del país, falleció a los 92 años de edad.

Imposible, considerando la estatura intelectual y si integridad personal, no hacer comparaciones con la clase política actual. Nuestra realidad que muchas veces ya está normalizada ante estos hechos, precisa sin embargo un recordatorio de que hubo momentos en nuestra historia en los que demócratas e intelectuales regían los destinos del país.

Su vida

Este notable repúblico, testigo de los más grandes acontecimientos históricos del Paraguay en el siglo XX, nació el 10 de mayo de 1931 en la ciudad de Asunción durante el gobierno del presidente José Patricio Guggiari; fue hijo del dirigente liberal Victoriano Fernández Arredondo y de Otilia Arévalos; Evelio; a su vez, fue nieto de don Francisco Fernández, cuya firma aparece en el Acta Fundacional del Centro Democrático, el 10 de julio de 1887.

La primera infancia del niño Evelio trascurrió durante la Guerra del Chaco (1932-1935) y pocos meses después finalizada aquella sucedió el golpe militar del 17 de febrero de 1936 que elevó a la primera magistratura al coronel Rafael Franco, que dio inicio al militarismo en el Paraguay, cuya influencia continuó durante los gobiernos de Félix Paiva, José Félix Estigarribia y a luego de la trágica muerte de éste, vigente la autoritaria Carta Política de 1940, con el gobierno del general Higinio Morínigo, quien persiguió la actividad política de todos los partidos pero con particular saña al Partido Liberal, el cual fue proscrito por Decreto del Poder Ejecutivo el 25 de abril de 1942 y que mereció respuesta del jurista Luis De Gásperi, futuro maestro de Fernández Arévalos, quien profirió su famoso discurso “En Defensa del Partido Liberal.”

Su carrera

Con el retorno de la democracia, don Evelio tuvo marcado protagonismo y una vida consagrada a la Academia y a la Política, habiendo sido profesor de Lingüística I y II, de Sociología y de Filosofía del Lenguaje en la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional de Asunción, Profesor del Curso de Posgrado en Derecho Constitucional y Derechos Humanos en su relación con el Derecho Penal en la Facultad de Derecho de la Universidad del Pacífico y Rector de la Universidad Comunera.

Como político, fue convencional constituyente por el Partido Liberal y miembro de la Comisión Redactora de la Constitución Nacional de 1992, senador nacional por tres períodos consecutivos, miembro del Consejo de la Magistratura, presidente de las comisiones de Legislación, Asuntos Constitucionales y de Estilo, dos veces presidente de la Cámara de Senadores y del Congreso Nacional, ministro asesor político de la Presidencia de la República, vicepresidente del Parlamento Latinoamericano (Parlatino), miembro y presidente de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA, entre otros cargos a nivel del Mercosur.

En todos estos ámbitos, su notable capacidad y acrisolada honestidad fueron sus características más apreciadas.

Tras su fallecimiento, protagonistas de distintos sectores le han hecho justicia con sus discursos a su prolongada, fructífera y límpida trayectoria política que debe constituirse en guía para las futuras generaciones.

Sin dudas, Evelio Fernández Arévalos es un nombre que quedará grabado en la historia de nuestro país, una historia que hoy, tiene atrapado a personajes nefastos personajes políticos.

El Senado le rindió emotivo homenaje en vida

evelio fernandez arevalos_48459337.jpg

Evelio Fernández recibió a fines del 2022 un justo y merecido reconocimiento público en la Cámara de Senadores, donde le otorgaron una mención de distinción por su trayectoria política y su aporte a la civilidad y democracia paraguaya. Fue una de las últimas apariciones públicas del destacado político, quien sonriente y emocionado recibió la distinción. Un homenaje meses antes de que partiera a la eternidad, dejando un gran legado para las generaciones.

Más contenido de esta sección
Luego de mucho tiempo, el ex senador vuelve a aparecer en la escena política tras los últimos escándalos. Beto Ovelar confesó que Galaverna apoyó la destitución de Kattya González.