13 abr. 2024

FMI y PARAGUAY 2021 y 2022

Un equipo de técnicos del Fondo Monetario Internacional (FMI), liderado por el jefe de Misión en Paraguay, el Sr. Mauricio Villafuerte, visitó Asunción, del 2 al 4 de noviembre de 2021, para analizar los acontecimientos y las políticas económicas recientes. La misión también brindó una presentación sobre el panorama económico mundial y regional, así como las posibles implicaciones para nuestro país. Al término de la visita, el Sr. Villafuerte emitió la siguiente declaración, aquí abreviada por mí, respetando en lo posible el texto original:

CRECIMIENTO DEL PIB. La economía de Paraguay se está recuperando luego de la aplicación de políticas públicas contra la pandemia, reduciendo la incidencia del Covid-19 y sacando provecho de ciertas condiciones externas favorables. Se preveía en esos días de comienzos de noviembre del 2021 que el crecimiento del PIB real repuntaría de una contracción del 0,6 por ciento en 2020 a una expansión del 4,5 por ciento en 2021, impulsado por un rápido crecimiento en manufactura, construcción y servicios. Las infecciones por Covid-19 estaban disminuyendo, mientras que se esperaba que las tasas de vacunación alcanzaran el 50 por ciento de la población para fines de ese año.

ALTA INFLACIÓN. El aumento del nivel de precios, aunque provocado por los precios más altos a nivel mundial de los alimentos y los combustibles, se ha convertido en una preocupación, impulsando a las autoridades a avanzar correspondientemente hacia la normalización de la política monetaria y fiscal. La inflación de 12 meses había subido en octubre al 7,6 por ciento y se preveía que se mantendría por encima del límite superior del rango meta de inflación del Banco Central hasta entrado el 2022. Ha elevado la tasa de la política monetaria en un total de 200 puntos básicos durante los últimos tres meses y ha dado señales de nuevas acciones para contener los efectos intersectoriales de otra ronda virósica, manteniendo estables las expectativas de inflación.

BAJAR EL DÉFICIT FISCAL. Para restaurar la capacidad de las políticas públicas versus futuros choques y limitar el aumento del sector público, era importante regresar gradualmente al techo del déficit de la Ley de Responsabilidad Fiscal (LRF) que era del 1,5% del PIB. En este contexto, las autoridades locales apuntaban a limitar el déficit presupuestario al 3% del PIB en 2022 e impulsar reformas, ya en el Congreso, para aumentar la eficiencia del gasto público. Sin embargo, en caso de que se produzcan choques adversos, es posible que también se necesiten medidas adicionales para mejorar los ingresos a fin de evitar una restricción indebida de la inversión pública y del gasto social en los años venideros.

PROSPERIDAD COMPARTIDA Y EQUILIBRIO AMBIENTAL. Los urgentes y numerosos cambios intermitentes y desafíos globales exigen una aceleración de las reformas para asegurar un crecimiento más alto, más verde e inclusivo. Debe prestarse especial atención al fortalecimiento de la gobernanza, al clima de negocios así como a los servicios de salud y educación. Los técnicos del FMI recomendaban ir superando las vulnerabilidades hacia el cambio climático y diversificar las fuentes de crecimiento económico hacia sectores no agrícolas.

LAVADO DE DINERO Y FINANCIAMIENTO DEL TERRORISMO. El personal técnico del FMI también abordó con las autoridades el establecimiento de un programa de asistencia técnica para continuar con el fortalecimiento del Sistema Nacional Antilavado de Activos y contra el Financiamiento de Terrorismo (ALA/CFT)”.

La evaluación oficial del FMI sobre Paraguay puede verse en www.imf.org/ es/News/Articles/2021/11/05/imf-mission-concludes-staff-visit-to-paraguay .

2022. ROLES DE HACIENDA Y DEL BCP. La consolidación de la tendencia alcista de la inflación a comienzos del año en curso, oscilando en torno al 8% interanual, las dificultades con las mayores tasas de crecimiento del déficit fiscal y con el aminorado aumento del producto, coloca al Gobierno paraguayo ante una encrucijada difícil. Hacienda tendrá que ir reduciendo de a poco sus saldos rojos y el Banco Central controlar la inflación, aunque ello lleve implícito el encarecimiento del crédito, tan necesario para la reactivación económica.