Sucesos

Fiscal asegura que existen guardias campanas en el Paraná Country Club

Dos custodios del condominio  ya fueron procesados. Se presume que dan protección a brasileños buscados. El Country, por su parte, sostuvo que por negligencia de autoridades el hombre huyó.

“(Ayuda para escapar) es una cuestión que yo manejo desde hace 23 años. Esa siempre fue la dificultad que tuvimos para trabajar en ese lugar. El sistema de seguridad privada da cobertura a mucha gente, no solamente a narcos”, lanzó el fiscal Manuel Rojas Rodríguez, quien participó el pasado martes del operativo en el Paraná Country Club, para detener al presunto narco Lindomar Reges Furtado, quien escapó.

Según el agente, existiría un determinado nivel de acuerdo entre guardias “para realizar este tipo de campanajes a través de determinadas tácticas, que permiten el aviso a personas brasileñas buscadas, que de alguna manera económicamente colaboran con ellos cuando se acerca una comitiva”, explicó.

Ese día, intervinientes fiscales y policiales, junto con agentes de la Senad, realizaron dos allanamientos en simultáneo en Alto Paraná, como parte de la Operación Turf, por un caso de tráfico de drogas.

Pasadas las 06:00 parte de la comitiva llegó hasta el Country Club para allanar una de las lujosas viviendas, donde residía el presunto narcotraficante Lindomar, quien al parecer fue avisado del procedimiento y logró escapar.

Lo llamativo del caso es que los guardias privados no dejaron a las autoridades pasar de inmediato al interior del barrio cerrado, pese mostrar la orden de allanamiento.

“Cuando la comitiva llegó al lugar tenemos la sospecha de que le llamaron a él (Lindomar), tenemos los teléfonos. La comitiva tardó 4 minutos en ingresar, y nuestra llegada a la vivienda fue de 51 segundos antes de la partida de él”, detalló el fiscal. Por ese motivo, dos guardias, Miguel Paniagua y Eusebio Cáceres, fueron procesados por obstrucción a la persecución penal.

En videos del circuito de cámaras se ve que, mientras los intervinientes esperaban para entrar al condominio, una mujer y el buscado aprovecharon y salieron de la vivienda en una camioneta, a toda velocidad. Tomaron otro camino en un cruce y en menos de un minuto después, se le ve a la comitiva llegar.

Según el fiscal, se había ordenado que custodien la salida del lugar a agentes policiales, pero eso no sucedió.

Reges, presunto narco, era buscado por contar con 67 procesos en el Brasil.

PARANÁ DA SU VERSIÓN. La administración del Country aseguró que la versión de que la portería obstruyó la entrada por varios minutos es falsa.

“Nuestros guardias no están preparados para identificar operativos que se despliegan sin exhibir ninguna orden judicial y con vehículos particulares. El personal está instruido a tomar los cuidados”, asegura. Relata que al llegar la comitiva, se les exhibió una hoja de papel (la orden de allanamiento) a los custodios. “El guardia le informa que la barrera es automática y le solicita que espere. Se traslada a la oficina del supervisor y solicita permiso para autorizar su entrada”. Menciona que se hace una llamada al jefe para hacerlos acceder y que ahí se producen gritos con los intervinientes, quienes querían ingresar.

Además, dice que la camioneta en que iba Reges salió por el acceso principal y que las autoridades no dejaron policías en las salidas del condominio “y con ellos se ha permitido la fuga”, sostiene.

Por su parte, el fiscal Rojas dijo que se dio las características del vehículo y datos del objetivo. Además, mencionó que otros dos vehículos corrieron y se presume que también habrían sido avisados.

Senad afirma que detenido en Brasil era el real objetivo

la ministra de la Senad comentó que la figura del peligroso narco fugado, Lindomar Reges, surgió recién luego de las primeras investigaciones realizadas por la Policía Federal en Brasil.

“La Policía Federal en sus investigaciones estaba trabajando en ese nivel de reserva como se tiene en todas estas investigaciones. Recién ahora que ellos cerraron la causa fue que aparecieron todas estas personas. El objetivo principal fue la persona detenida en Foz”, sostuvo.

Explicó que, según las investigaciones, Marcus Vinicius Espíndola Marques de Padua era el encargado de realizar cruces de cocaína desde el Paraguay hacia el Brasil, y con la Operación Turf, entre Paraguay y Brasil, lo que se buscaba era su detención.

Indicó que el Ministerio Público continúa con el proceso de investigación para el esclarecimiento de todo lo ocurrido. En tal sentido, precisó que Lindomar ya está con código rojo y orden de captura internacional, por lo que se mostró confiada en que pronto será detenido. “Es cuestión de momentos”, subrayó.

La organización trabajaba dentro del Brasil, eran todos ciudadanos brasileros y se dedicaban al tráfico internacional. En el circuito de investigación aparecieron cruces desde Paraguay de la cocaína, entonces en busca de esas personas que ellos sindicaron responsables es que pidieron la cooperación”, expresó tras reunirse con el presidente Abdo.

Dejá tu comentario