Nacionales

Falso ingeniero condenado a dos años de cárcel por estafa

Un hombre que se hacía pasar por ingeniero fue condenado este martes a dos años de prisión por estafa. El mismo ni siquiera contaba con título universitario.

El Tribunal de Sentencia integrado por los jueces Inés Galarza Careaga (presidente), Rilsy Ortiz Fernández y Pedro Raúl Nazer Ávila, condenó a Eder Willian Centurión Delgado, quien se hacía pasar como ingeniero sin tener un título universitario.

Esto, con el fin de captar clientes para su constructora, denominada Centurión Ingeniería, de acuerdo a los datos de la investigación del caso.

La fiscala Teresita Torres Molas, en representación del Ministerio Público, fue quien llevó la causa y presentó las pruebas correspondientes en contra del acusado.

Fabiola Núñez y Frederico Galvão, propietarios de una clínica oftalmológica, fueron víctimas de la estafa. Los mismos habían acudido en marzo de 2016 a una feria de construcción para buscar una empresa expositora que instale ascensores a la clínica.

Lea también: Fiscalía imputa por estafa a representantes de empresas de turismo

En la feria dieron con Centurión, quien les propuso una instalación por USD 13.000. Los propietarios de la clínica abonaron un anticipo del 50% a la firma, y otro 25% al inicio de la obra, totalizando una suma de G. 55.500.000.

Los trabajos debían culminar el 31 de diciembre del mencionado año, pero en marzo de 2017 la obra no había finalizado. Núñez y Galvão denunciaron a Centurión y, según manifestaron, hoy el ascensor no funciona a causa de múltiples desperfectos en la parte estructural.

Le puede interesar: Advierten sobre nuevo sistema de estafa a través de WhatsApp

Además de la condena otorgada, los jueces declararon civilmente responsable a Eder Centurión. El mismo deberá abonar la totalidad del dinero recibido, según resolución de la Secretaría de Defensa del Consumidor.

Centurión también deberá pagar una multa de G. 25.302.000, y realizar la publicación de la resolución del tribunal en un periódico de gran circulación.

Dejá tu comentario