04 mar. 2024

Estado debe poner atención a la salud sicosocial de la población

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS), “la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. El Estado debe preocuparse del bienestar de la población, considerando la relación que existe entre la mente y la conducta social. La crisis económica, falta de empleo, la inseguridad pero también la falta de oportunidades para acceder a productos culturales y la falta de espacios públicos de recreación inciden en el humor social y afectan la salud sicosocial.

Una realidad que quedó expuesta con la pandemia del Covid-19 es la necesidad de atender a la salud mental. Más recientemente la sociedad paraguaya ha sido testigo de la crisis que se enfrenta en el sector educativo, por la cantidad de denuncias de abuso sexual, acoso y amenazas de violencia en instituciones escolares.

De acuerdo con un informe del Ministerio de Educación, hasta junio se registraron 200 denuncias de vulneración de derechos de niños en establecimientos educacionales, que abarcan desde agresiones, amenazas de atentados, bullying hasta abuso y acoso sexual.

Esta es una situación para la cual el Estado no está preparado: El MEC solo tiene 113 sicólogos nombrados para un total de 8.500 instituciones.

La desigualdad en el acceso a una educación de calidad es un hecho irrefutable. Los niños y los jóvenes que acuden a instituciones del sector público, a diferencia de aquellos niños y jóvenes que asisten a instituciones privadas, no tienen acceso a infraestructura adecuada. La escuela pública no tiene bibliotecas, laboratorios ni espacios para que la niñez y la juventud practiquen deportes. A la par se viene desarrollando una epidemia silenciosa y que cada año está creciendo más: el aumento de la obesidad en niños y niñas. Datos de la Dirección General de Vigilancia de la Salud señalan que en 15 años este índice pasó de entre 2% a 6%, al 15%”. Actualmente el índice de sobrepeso y obesidad en la población infantil es del 34,1%, además, el 73% realiza insuficiente actividad física. Estos datos sin dudas presagian un futuro sombrío.

En lo que se refiere a la actividad física, las nuevas generaciones se están moviendo mucho menos, indicativo de esto es el tiempo que la gente pasa concentrada en sus dispositivos electrónicos. Los profesionales de la salud indican que esto lleva, como es de suponer, a diversas enfermedades; pronostican, por ejemplo, presión alta a los 25 años, diabetes a los 30 años, cáncer e incluso pueden requerir de diálisis, lo que pasa a ser un problema de salud pública.

Urge por lo tanto que el Estado entienda que la situación en que nos encontramos es extremadamente delicada y requiere acciones urgentes y decididas. Las instituciones deben asegurar el derecho de la población a una alimentación adecuada, en tiempos en que se consumen tantos alimentos procesados la gente consume menos frutas y verduras, lo cual es una incoherencia en un país que produce alimentos para el mundo. Los alimentos saludables deben estar al alcance de todos.

Por otro lado, se suele referir la importancia del ejercicio físico para mantener no solo la salud a nivel biológico sino también mental. Esto supone también que el Gobierno Central, las municipalidades y gobernaciones que cuentan con suficientes recursos deberían crear espacios públicos seguros para que las personas puedan realizar estas actividades físicas, recreativas, lo que redundará en su salud física y mental. Considerando las presiones y el estrés de la vida cotidiana, en un país con los problemas que ocupan los espacios en los medios de comunicación, falta de empleo, dificultad para acceder a la salud y la inseguridad, la población siente el impacto en su calidad de vida.

A esto se debe agregar ahora el impacto del cambio climático para la salud mental y el bienestar. Según un reciente informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, la rapidez del cambio climático supone una amenaza cada vez mayor para la salud mental y el bienestar sicosocial, al provocar trastornos que van desde el malestar emocional hasta la ansiedad, la depresión, el dolor o las conductas suicidas.

Estamos en una emergencia y es obligación del Estado cuidar del bienestar de la población.

Más contenido de esta sección
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.
La violencia contra las mujeres es una preocupante realidad en el Paraguay. En este Día de la Mujer Paraguaya debemos recordar los datos de las instituciones que señalan que, pese a las leyes, los casos de violencia en el hogar y los casos de feminicidio no disminuyen. Estamos lejos de ser una sociedad que respeta y valora las capacidades de las mujeres; prueba de ello es el aumento en el último año de la violencia política. Este es un indicador del largo camino que nos falta andar para ser una sociedad verdaderamente democrática.
Las reguladas del servicio del transporte público forman parte ya de la realidad cotidiana para los pobladores de la capital, su área metropolitana y el Departamento Central. El mal servicio, no obstante, afecta a todas las ciudades y localidades del Paraguay. Este, además de la salud pública, es el servicio más ineficiente que debe padecer la ciudadanía. Las humillaciones que a diario soportan los usuarios son inaceptables. Un transporte público seguro y cómodo es un derecho que tienen los paraguayos y significa calidad de vida.