25 may. 2024

El libanés Assad Barakat recupera su libertad

El pasado martes, luego de idas y vueltas, la jueza de Ejecución y Sentencia, Ana María Llanes, dispuso la libertad del libanés Assad Barakat, por el compurgamiento de la pena.

Tras seis años y cinco días de prisión, el libanés Assad Barakat, finalmente recuperó ayer su libertad, tras compurgar su pena carcelaria, por el delito de evasión impositiva. El juez Hugo Sosa Pasmor ordenó su inmediata liberación.

El pasado martes, luego de idas y vueltas, la jueza de Ejecución y Sentencia, Ana María Llanes, dispuso la libertad del libanés, por el compurgamiento de la pena.
El extranjero, cuando aquel día se disponía a abandonar su lugar de reclusión, el cuartel de la Agrupación Especializada de la Policía Nacional, nuevamente fue detenido por los uniformados.

Los policías dieron curso a una serie de órdenes de detención, emanadas por distintos jueces de Paraguay, contra el libanés.

Anteriormente al caso de evasión de impuestos, Barakat soportaba procesos por asociación criminal, falsificación de firmas y frustración a la ejecución individual.

A raíz de esta situación, la defensa del libanés Assad Barakat presentó un hábeas corpus a fin de que el extranjero sea beneficiado con la libertad. El hábeas corpus cayó en el despacho del juez Hugo Sosa Pasmor.

BENEFICIO. Luego de una serie de análisis de informes y de escuchar la propia versión de Barakat, el juez Hugo Sosa Pasmor, ayer tomó una decisión al respecto.
El magistrado dispuso la libertad del libanés. Argumentó que Barakat fue extraditado del Brasil, con la condición de que no sea procesado por casos anteriores al de evasión de impuestos.

Finalmente, Barakat salió ganancioso en la Justicia, por lo que quedó en libertad y con la pena compurgada.
El libanés anuncia que regresará a Ciudad del Este para dedicarse a los negocios familiares.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.