25 feb. 2024

El hielo antártico anota mínimos históricos en 2023 y acelera su erosión

El hielo de la Antártica, la reserva de agua dulce más grande el mundo, no para de recibir malas noticias: en las últimas semanas dos estudios distintos hicieron saltar las alarmas y revelaron que se derrite cada vez más rápido, lo que podría provocar el colapso en un futuro cercano de varios grandes glaciares.

Hielo Antartico.jpg

El Centro Nacional de Datos de Hielo y Nieve de Estados Unidos (NSIDC, sus siglas en inglés) desveló en febrero que el hielo marino que rodea el continente se redujo a 1,91 millones de kilómetros cuadrados, registrando su mínimo histórico en 45 años.

Por otro lado, el Servicio de Cambio Climático de Copernicus (C3S) alertó en marzo que el hielo marino anotó su segundo nivel más bajo en la historia en ese mes, con un 28% menos de masa que el promedio.

“La concentración de gases de efecto invernadero ha ido en aumento por la actividad humana tras la Revolución Industrial, lo que ha acelerado el proceso de deshielo en la Antártica más allá de las tasas normales que ocurrían desde el final del último periodo glacial, hace 20.000 años”, expresó a EFE el glaciólogo del Instituto Nacional Antártico Chileno (Inach) Ricardo Jaña.

Nota relacionada: Hielo de la Antártida marca récord de descenso histórico

El continente helado tiene unos 14.000 kilómetros cuadrados de superficie terrestre, cubierta casi por completo por hielo de un espesor promedio de 1.900 metros, aunque la plataforma helada se duplica en invierno con el hielo marino que se forma en el océano. El hielo antártico representa más del 80% de las reservas de agua dulce del planeta.

FENÓMENOS QUE SE RETROALIMENTAN

La parte occidental de la Antártica es la más vulnerable y algunas zonas registran un aumento de más de dos grados Celsius en las temperaturas medias en apenas 50 años, según datos del Departamento Meteorológico de Chile (Meteochile).

Los expertos alertan de que el alza de las temperaturas se combina con varios fenómenos que se retroalimentan y aceleran el cambio del clima antártico: las precipitaciones cada vez más habituales en forma de lluvia erosionan el hielo y, con menos hielo sobre el mar, el océano absorbe mayor radiación solar, calentándose más rápido.

En 2002, la plataforma marina Larsen B se desintegró en menos de tres semanas después de que se acumulara agua líquida en su superficie que se coló por sus grietas y lo derritió de manera acelerada.

Lea también: La extensión del hielo marino antártico registra un nuevo mínimo histórico

Los alrededores del glaciar Thwaites es otro de los puntos más críticos porque el mar calienta por debajo esta gran masa de hielo que reposa sobre un lecho rocoso por debajo del nivel del mar. Si el glaciar retrocede por detrás de un determinado umbral, perdería sus principales enganches que le sujetan al continente y podría colapsar en pocos meses, según un estudio publicado por Nature Geoscience el año pasado.

Los autores del informe indicaron que el colapso del glaciar Thwaites podría aumentar el nivel del mar y “amenazar comunidades costeras y ecosistemas” en todo el mundo.

Jaña coincidió con esas previsiones: “El deshielo en la parte de la Antártica occidental sería lo suficientemente importante como para provocar un aumento significativo en el nivel del mar en todo el planeta”.

IMPACTOS IMPREVISIBLES

Las consecuencias del deshielo no se limitan al aumento del nivel del mar: la revista Nature aseguró que este puede ralentizar las corrientes frías que emanan del continente helado hacia latitudes ecuatoriales y que regulan el clima global.

“Las corrientes antárticas son grandes cintas transportadoras de frío que fluyen hacia los trópicos y enfrían el resto del planeta”, señaló Jaña.

Si las gotas de esas corrientes van cada vez más calientes y lentas, agregó, “van a perder capacidad de enfriar y provocarán un calentamiento en todo el mundo”.

Aunque existen multitud de estudios sobre los posibles efectos del deshielo en la Antártica, la experta advierte que el continente helado requiere de más investigación para concretar qué efectos tendrá en el planeta.

“Tenemos evidencias obvias de que el deshielo se está acelerando, pero el futuro aún es incierto”, concluyó.

Más contenido de esta sección
Un censo de plantas en la provincia china de Yunnan (sur) llevó al descubrimiento de un nuevo tipo de orquídea, que fue bautizada como calanthe yingjiangensis.
El papa Francisco suplicó este domingo durante el ángelus para “que se encuentre un poco de humanidad que permita crear las condiciones de una solución diplomática para buscar la paz en Ucrania”, al recordar el segundo aniversario del inicio de la invasión rusa.
El entusiasmo que despierta el experimento libertario del presidente Javier Milei en círculos empresariales y financieros contrasta con la conflictividad que provoca en las calles el ajuste fiscal.
El papa Francisco “tiene una ligera gripe y ha anulado por precaución las audiencias previstas” para este sábado, informó el Vaticano.
La plataforma de mensajería WhatsApp cumple este sábado 15 años, consolidándose como la herramienta de comunicación más popular del mundo, con más de 2.000 millones de usuarios que aprovechan su servicio gratuito y encriptado, algo que precisamente complica su rentabilidad.
Miles de personas marcharon el viernes en las principales ciudades de Argentina, para reclamar al Gobierno argentino asistencia alimentaria para comedores comunitarios y rechazar políticas de ajuste.