Economía

“El aumento del acceso a internet nos obliga a invertir en mayor tecnología”

El tráfico en la red tiene un incremento de entre el 30% y el 40% por año, según Romanelli. Ante esto, el desafío está en obtener la inversión necesaria para responder con redes tecnológicas a la mayor demanda.

Equiparar el crecimiento del tráfico en internet, que crece a un ritmo de entre el 30% y el 40% cada año con el nivel de inversiones que se necesita para mejorar la calidad del servicio es el gran reto que deben afrontar las empresas telefónicas de todos los países de América Latina, y Paraguay no está exento de ese gran desafío. Este fue el principal punto abordado durante el congreso realizado en Asunción por la Asociación Interamericana de Empresas de Telecomunicaciones (Asiet), un organismo al que están asociados operadores privados y públicos de todos los países de habla hispana y al que están asociados Copaco-Vox, Tigo, Claro y Personal. Su actual titular, Horacio Romanelli, habló sobre los grandes desafíos que representa para los países de la región y el continente facilitar cada vez más el acceso a internet.

–¿Cuál es la situación actual de las telecomunicaciones en América Latina? ¿Qué se debe hacer para mejorar el servicio que brindan las operadoras telefónicas para el acceso a internet?

–En toda la región y el mundo se está dando que la situación del tráfico está siendo significativo, pues está creciendo entre 30% a 40% año a año. Ese tráfico demuestra que cada vez más gente está conectándose a internet, cada vez están usando más plataformas de vídeos, lo que genera cada vez mayor tráfico en la red, lo que trae aparejado consigo un gran desafío que es el de acompañar ese crecimiento con inversiones para nivelar y responder con tecnología el aumento de demanda que experimenta cada año. Se debe actualizar la tecnología, y esa es la mayor demanda que tenemos en la región y que también está siendo debatida en otros lugares del mundo. Todo desarrollo debe ir acompañado de un financiamiento.

–¿Cómo se puede mejorar la calidad del servicio que reciben los usuarios?

–Brindar mayor calidad al servicio tiene varias aristas. Una de ellas es el acceso al espectro, cuando el acceso es móvil, el espectro es un elemento fundamental para conectar a la gente a internet. En Latinoamérica, el teléfono celular es el principal acceso a internet, por eso es muy importante. Y el tema del espectro tiene dos variables, una es tener la disponibilidad, es decir que los operadores puedan acceder a ese espectro, que a veces no está disponible por la falta de banda que es usada en otros servicios, o porque el Gobierno no puso a disposición el espectro para ser usado. La otra arista tiene que ver con el precio del espectro, el que pagan los operadores por las bandas, pues cada vez se necesita más espectro y obviamente, en consecuencia, el precio debe ir bajando para que la conexión sea accesible para toda la gente.

–¿Cómo se puede financiar un mayor acceso a la tecnología, sin que eso signifique una recarga en el precio del servicio para los usuarios?

–Una conversación que se está teniendo en la industria, en la región y también a nivel internacional, hace relación a que el nivel de crecimiento de la redes tiene que ver con los ingresos de los usuarios. El servicio tiene bastante penetración hoy en día entre los usuarios, tanto en Paraguay como en toda la región, mediante el cual casi todos están usando la tecnología 4G. Pero, en general, la gente tiene un gasto de consumo que es habitual y que no lo incrementará significativamente. Entonces, nosotros debemos enfrentarnos a un crecimiento de redes, en donde hay que comprar más espectro, pero sin embargo, los ingresos no están viniendo a la par para financiar ese crecimiento, y ese es un problema que está teniendo la industria en el mundo entero. Todas las conversaciones que surgen alrededor es cómo hacer que la financiación del crecimiento sea posible. Otro aspecto es el cobro de impuestos en mucho de los países, que son tasas específicas, regulatorias y aportes que hay que pagar por el uso de espectro y una serie de pagos de varias índoles, que recargan la tarifa y que también le restan recursos para mejorar el servicio.

–Además de los impuestos que deben pagar, ¿la incursión de otros actores a la red está dificultando la obtención de mayores ingresos para los operadores?

–Tenemos unos actores nuevos que están compitiendo en el mercado con todas las operadoras, se llaman ODT, que serían Netflix, Amazon, todos los streaming y similares, que hacen que crezca el tráfico en la red porque la gente está optando cada vez más por estos servicios, que también están haciendo crecer las redes, por lo que en algún momento deberán ser copartícipes de este crecimiento, porque hoy no pagan básicamente nada. Hay un crecimiento de la red, que obliga a poner un mayor ancho de banda, pero por el que no hay un ingreso asociado. Es un aspecto que se está discutiendo en este momento.

–¿Cómo gestionarán la red 5G para hacer más eficiente el servicio a futuro?

–La red 5G está llegando de a poco a Latinoamérica y su implementación efectiva tendrá mucho que ver con la madurez de los mercados para poder hacer uso de esta tecnología. El 5G en sí mismo es un salto tecnológico que traerá muchísimo progreso, pero se dará cuando la población tenga la capacidad de asimilar esa red. ¿Qué quiero decir con esto? Hoy, las terminales (teléfonos celulares) que hay en el mercado, tanto en Paraguay como en otros países de la región, no están preparados para recibir esta red. O sea, a pesar de que yo pueda traer hoy la red 5G al país o a la región, muy poca gente podría acceder a ella porque los teléfonos no están preparados para hacer uso de esa red. Entonces, la red 5G llegará naturalmente a los mercados, y de forma inteligente cuando un mercado en particular esté listo para dar este salto tecnológico y que tiene que ver mucho con la accesibilidad a las terminales. Hoy por hoy, los teléfonos de alta gama para acceder a la red 5G están por encima de los USD 300 a USD 400, según las estimaciones, frente a los USD 50 que se utilizan en adquirir teléfonos para el acceso a la red 4G. O sea que la diferencia es mucha aún para que la gente opte por ese recambio tecnológico de terminales que le permitirá utilizar la red 5G.

–¿Hace falta planificar el acceso a la red 5G o es algo que se daría naturalmente de acuerdo a las necesidades de los mercados?

–Hay mercados en Latinoamérica en que la red 5G está empezando a ser implementada, como México, República Dominicana y Brasil. Estimo que los demás mercados estarán listos en un par de años para dar ese salto tecnológico, más que nada porque en muchos países no está libre el ancho de banda; o porque deben construir la red, que no se hace de un día para el otro; o porque acceder a los teléfonos celulares para la 5G sigue siendo muy caro; o porque la gente aún no encontró la necesidad de reemplazar la 4G. El 60% de los usuarios están utilizando la 4G en Latinoamérica, por lo que hay un 40% que aún debe sumarse a la 4G, y creo que ese es el factor que muestra que los mercados del continente aún necesitan de un poco más de madurez para dar ese gran salto a la red 5G.


Cada vez más gente se conecta a internet, cada vez usa más plataformas de videos, lo que aumenta el tráfico en la red.

La red 5G tardará unos años más en llegar a todos los países del continente, porque los mercados aún necesitan prepararse.

Netflix, Amazon y otros son nuevos actores que compiten por el mercado, pero que no aportan nada por aumentar el tráfico en la red.

Dejá tu comentario