Nacionales

El AmorEte, una forma de hacer arte con el reciclaje

El reciclaje con papel diario contribuye no solo al cuidado del medio ambiente, sino también puede convertirse en una forma de generar ingresos. Una joven emprendedora creó AmorEte, dando rienda suelta a su imaginación.

Quién en el colegio no aprendió alguna que otra manualidad, gracias a las clases de artes plásticas. Con hojas, pinturas, tijeras y algo de creatividad era posible crear o construir lo que la imaginación dictara. Hoy, gracias a esa experiencia estudiantil, la joven Rebeca Fernández Morshbacher se ha convertido en una emprendedora.

Con ingenio, dedicación y disciplina, Rebeca fabrica cestos, floreros y diversos objetos reciclando papel diario.

La pandemia obligó a mucha gente a reinventarse, buscar nuevos horizontes y despertar conocimientos que estaban dormidos, como en el caso de esta joven, las manualidades.

No tirar, sino reutilizar

"Reciclar es más que una acción, es el valor de la responsabilidad por preservar los recursos naturales", reza una frase, que Fernández tiene muy presente y que, de alguna manera, también la guio para lanzarse en este emprendimiento y utilizar el reciclaje como herramienta de creatividad y sustento económico.

Hay muchas maneras de reciclar, pero en su caso, decidió hacer arte utilizando el papel diario. ¡Sí!, de hojas de periódico se pueden crear jarrones, floreros, cestos de ropa y canastitas.

“Lo aprendí en la escuela y me gustó, lo inicié como pasatiempo y a la gente le empezó a gustar y llamar la atención. Me pareció una idea genial para contribuir con el medioambiente”, comenta emocionada la joven, quien dedica su tiempo a crear estas obras de arte que adornan de manera única cualquier rincón de la casa.

el arte de reciclar.jpg
Sus productos de cestería tienen costos variados, que rondan entre los G.30.000, G. 50.000, G. 100.000 y lo más costo G. 250.000 que sería los cestos de ropa con tapa.

Sus productos de cestería tienen costos variados, que rondan entre los G.30.000, G. 50.000, G. 100.000 y lo más costo G. 250.000 que sería los cestos de ropa con tapa.

Añadió que cuesta bastante hacer estas piezas, pero con paciencia y disciplina, todo es posible. “Los cestos llevan más tiempo y trabajo, pero una vez que le tomás el ritmo ya no parás”, agregó, además de que su mayor inspiración son las mujeres, esas luchadoras sin miedo al sacrificio.

“Hace bastante tiempo veo que las mujeres estamos siendo parte de grandes cosas para las que no nos creían capaces. Creo que esa es una etapa cerrada y depende única y exclusivamente de nosotras empoderarnos”, acotó.

Tiempo, ritmo y dedicación

Fernández mencionó que la cantidad de diarios utilizados varía de acuerdo con el modelo del trabajo que debe realizar.

“Con un diario completo hago 112 canutos; dos diarios completos equivalen a una producción completa de canutos para un cesto de ropas, por ejemplo”, indicó además que el tiempo invertido para estos trabajos también varía bastante.

Algunos de sus trabajos le toman un día y otros, una semana. Algunos de sus productos son muy complejos, por eso se requieren más horas de trabajo entre tomar medidas, cortar y producir los canutos, que serían las partes para el armado, además se deben pintar y dejar secar para terminar.

Entre las cosas más difíciles que le tocan sortear a diario, es llegar a la gente, ya que muchos no quieren valorar el trabajo que realizan los artesanos y prefieren optar por lo más barato y de compra masiva.

Entre sus expectativas, espera acceder a más personas y potenciales clientes, para que conozcan su trabajo y el amor que le pone a cada uno de ellos. Además alegó que sería un gran logro poder enseñar y que le den el valor al arte de la cestería reciclada.

armado.jpg
Entre sus expectativa, espera llegar a más personas, para conozcan su trabajo y el amor que le pone a cada una de ellas. Además alegó que sería un gran logro poder enseñar y que le den el valor al arte de la cestería reciclada.

Entre sus expectativa, espera llegar a más personas, para conozcan su trabajo y el amor que le pone a cada una de ellas. Además alegó que sería un gran logro poder enseñar y que le den el valor al arte de la cestería reciclada.

Sus productos de cestería tienen costos variados, que rondan entre los G. 30.000, G. 50.000, G. 100.000 y lo más costoso, G. 250.000, que serían los cestos de ropa con tapa.

Rebe comenta emocionada que su madre suele ser su cómplice para crear los productos que llegan hasta la puerta de los exigentes clientes, lo cual la llena de orgullo y le da una cálida sensación de apoyo.

La joven también aprovechó el diálogo con ÚH Digital para agradecer a las personas que le donan los diarios o papel de periódicos.

Sus sueños

Lo que se viene para los próximos meses es mantener la constancia y no decaer ante las dificultades que la vida le pueda dar. Sueña con poder impartir clases de cestería reciclada para que más niños, niñas, jóvenes y adultos conozcan sobre el tema y puedan sacar provecho de estos conocimientos.

“Recomiendo muchísimo que no tengan miedo a conocer y aprender, aparte de ayudar a pasar el tiempo y mantener la mente ocupada, ayuda a tener un ingreso extra en nuestros hogares, y lo más importante, el reciclaje nos ayuda a cuidar el medioambiente y dejar un mejor planeta a nuestras generaciones, y todo eso podemos hacer desde la comodidad de nuestra casa”, finalizó.

Para quienes deseen adquirir alguno de sus productos lo pueden hacer al teléfono (0972) 209-844.

Dejá tu comentario