29 feb. 2024

Diputados violan Constitución y salvan a acusados de corrupción

Ignorando absolutamente la indignación de la ciudadanía, la gran mayoría de los diputados rechazaron los pedidos de pérdida de investidura, salvando de esa manera a sus colegas procesados o investigados por la Justicia por hechos de corrupción y tráfico de influencias. Los colorados Tomás Rivas y Ulises Quintana, además del liberal Carlos Portillo, se salvan de este modo de ser echados del Congreso como había ocurrido con los senadores Óscar González Daher, Jorge Oviedo Matto, Víctor Bogado, Dionisio Amarilla y el diputado José María Ibáñez. ÚH publicará desde hoy y subsiguientes días las fotos de los legisladores que blindaron a los tres parlamentarios de la Cámara Baja, haciéndose eco del malestar de la gente.

Con absoluta caradurez, haciendo caso omiso a las posturas y movilizaciones de un gran sector de la ciudadanía, la gran mayoría de los diputados decidieron imponer sus intereses corporativos para salvar a sus colegas, el colorado cartista Tomás Rivas (procesado por pagar a sus caseros con dinero público, cobro indebido de honorario, estafa y otros delitos), el colorado abdista Ulises Quintana (procesado por supuesto lavado de dinero y tráfico de drogas, en carácter de cómplice) y el liberal Carlos Portillo (investigado por tráfico de influencias), de la posibilidad de que sean echados de sus cargos legislativos para responder ante la Justicia.

La decisión fue adoptada tras una sorpresiva maniobra de los legisladores, mientras la atención estaba centrada en la interpelación al ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, en el Senado, sobre el tema de la seguridad ciudadana.

Para lograr su cometido, los diputados colorados no se presentaron para la sesión ordinaria del miércoles, pero acto seguido plantearon una sesión extraordinaria para tratar de manera urgente y sin dilaciones los pedidos de pérdidas de investiduras contra los tres legisladores acusados, los cuales remitieron rápidamente al archivo con los votos mayoritarios de colorados abdistas, cartistas y varios liberales. Solamente el colorado Ramón Romero Roa, cinco liberales e independientes votaron en contra.

De esta manera, los legisladores violaron la Constitución, que habla de sacar la investidura por mayoría simple de votos a un legislador que cometa tráfico de influencias fehacientemente comprobado. La inconstitucionalidad radica en que el artículo 201 de la Carta Magna no establece mayorías calificadas, por lo que el procedimiento de pérdidas de investiduras hasta ahora se regía por lo dispuesto en el artículo 185, que establece que, en los casos en que la Constitución no indique las mayorías, se debe proceder a decidir con la mayoría simple. Alterar este principio significaría modificar arbitrariamente la propia Constitución.

Los diputados tampoco hicieron caso esta vez a su propio argumento de que para tratar los pedidos de pérdidas de investiduras necesitaban contar con un reglamento. Sin contar con dicho reglamento simplemente decidieron por votación mayoritaria remitir al archivo los pedidos, sin que uno solo de sus pares haya hablado y argumentado en defensa de los acusados.

De este modo, han blindado a sus colegas que estaban en la picota, para evitar que puedan ser echados ante el proceso de moralización mediante denuncias e investigaciones periodísticas acerca de casos de corrupción, que han dado pie a indignadas movilizaciones ciudadanas, logrando que en menos de un año cuatro senadores y un diputado hayan sido expulsados de sus cargos o se hayan visto forzados a renunciar, como ha ocurrido con el senador colorado Óscar González Daher, el senador del Partido Unace Jorge Oviedo Matto, el diputado colorado José María Ibáñez, el senador colorado Víctor Bogado y el senador liberal Dionisio Amarilla, todos ellos envueltos en acusaciones por tráfico de influencias y casos de corrupción.

La maniobra de la mayoría de los legisladores ratifica el mote popular de Cámara de la Vergüenza que se da a la Cámara de Diputados.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.