17 may. 2024

Cristina Fernández: “No voy a ser candidata a nada”

La vicepresidenta de Argentina, Cristina Fernández, confirmó este martes que no será “candidata a nada” en las elecciones de 2023, después de que se anunciara su condena a 6 años e inhabilitación para ejercer cargos públicos en un juicio por corrupción durante los gobiernos kirchneristas (2003-2015).

cristina 2.png

Por “error” en peritaje podría perderse prueba en ataque a la vicepresidenta Cristina Fernández.

Foto: RT

“No voy a ser candidata a nada, ni a presidenta, ni a senadora. Mi nombre no va a estar en ninguna boleta. Termino el 10 de diciembre y me vuelvo como me volví el 10 de diciembre de 2015 (cuando empezó el Gobierno de Mauricio Macri), a mi casa, a la misma casa de donde salí el 25 de mayo de 2003 para acompañar al que fuera mi compañero”, el ya fallecido Néstor Kirchner (2003-2007), dijo la también expresidenta.

Fernández ofreció una comparecencia telemática desde su despacho en el Senado, minutos después de conocerse la sentencia, en la que, tras atribuir su condena a la “mafia judicial paraestatal”, concluyó con la noticia política más inesperada, al bajarse del carro electoral para 2023, pese a la expectación generada en los últimos meses.

“No voy a someter a la fuerza política que me dio dos veces el honor de ser presidenta y una vicepresidenta a que la maltraten en período electoral”, explicó Fernández como motivación para no presentarse a las elecciones de 2023 y recordó que todos los cargos a los que accedió en su carrera política fueron “siempre por el voto popular”.

Fernández dijo que, además de a los dos mandatos suyos (2007-2015) y al de su difunto marido, Néstor Kirchner, también contribuyó “a la victoria de 2019 cuando nadie daba dos pesos por el peronismo”.

“Esto es lo que me están cobrando, y por eso me inhabilitan”, indicó la exmandataria.

Relacionado: Cristina Fernández, condenada a 6 años de prisión en juicio por corrupción

Fernández fue condenada este martes a 6 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos en un juicio por irregularidades en la concesión de obras viales durante los Gobiernos kirchneristas (2003-2015).

Los jueces hallaron culpable a la vicepresidenta del delito de administración fraudulenta de fondos públicos, pero la absolvieron en los cargos por presunta asociación ilícita.

La pena dispuesta para Fernández en la denominada “causa Vialidad” es menor a la de 12 años de cárcel que había solicitado en agosto pasado la Fiscalía en los alegatos finales de este proceso.

El tribunal oral también ordenó decomisar los efectos del delito que consisten en una suma de 84.835 millones de pesos (482 millones de dólares).

Más contenido de esta sección
Boeing y la NASA aplazaron este viernes el lanzamiento de la primera misión tripulada de la nave Starliner, que ahora tiene como fecha prevista para iniciar su viaje rumbo a la Estación Espacial Internacional (EEI) el próximo 25 de mayo.
El ex presidente brasileño Jair Bolsonaro anunció este viernes que fue dado de alta hospitalaria tras casi dos semanas de tratamiento por una infección cutánea.
Al menos 4 de cada 10 niños y adolescentes en Latinoamérica tiene conversaciones con desconocidos por internet y 3 de cada 4 desconoce los riesgos a los que están expuestos en el espacio digital, señaló un estudio realizado por la organización Grooming Latam.
Los legisladores de Taiwán se empujaron y se tomaron a trompadas en el Parlamento este viernes, luego de una tensa disputa sobre las reformas de la Cámara, a días de la asunción del presidente electo Lai Ching-te en el cargo, y que no goza de una mayoría legislativa.
Álvaro Uribe se convirtió el viernes en el primer ex presidente de Colombia en enfrentar un juicio penal, con la primera audiencia de un caso en el que es acusado de sobornar a testigos para que guardaran silencio sobre su presunta relación con paramilitares.
El Vaticano publicó este viernes las nuevas normas para aprobar apariciones o fenómenos sobrenaturales para que puedan ser objeto de culto, cambiando el procedimiento, ya que, tras un estudio por parte del obispo, bastará un Nihil obstat (No hay objeción) y ya no será necesaria la declaración de “sobrenaturalidad”.