24 jul. 2024

Costos económicos de corrupción impiden desarrollo y bienestar

La corrupción tiene más costos económicos de los que generalmente la ciudadanía dimensiona. No es fácil cuantificar, debido a la gran cantidad de costos invisibles, aunque es fácil dimensionar utilizando el sentido común. Por otro lado, también hay un problema ético; por ejemplo, la corrupción en salud, ¿cómo se cuantifica la pérdida de la vida de una persona por la falta de medicamentos o la gestión prebendaria o partidizada de los recursos humanos? ¿Es posible ponerle un valor a esa vida perdida? Los costos económicos de la corrupción son inconmensurables, obstaculizando cualquier aspiración de crecimiento económico, desarrollo y mejora de la calidad de vida.

La corrupción público-privada además genera cadenas de favores que erosionan los cimientos de la institucionalidad y de la democracia. Este círculo perverso entre rentismo económico y prebendarismo político se extiende a largo plazo impidiendo que las políticas públicas respondan a las necesidades y los derechos de la ciudadanía y a los objetivos del desarrollo. De esta manera, la corrupción no solo es un problema de un negocio en particular y en un momento dado, sino que tiene múltiples facetas, traspasa la coyuntura y la inmediatez, y se convierte en un problema sistémico y estructural.

El costo de la corrupción no se limita a los que muestran los escándalos más publicitados como las sobrefacturaciones en las compras públicas, la malversación o el cobro de salarios indebidos por parte de funcionarios públicos.

El lavado de dinero, el tráfico de influencias o la puerta giratoria también son actos de corrupción, aun cuando estos no estén debidamente tipificados en las leyes nacionales y sancionados judicialmente.

Paraguay tiene un gran déficit en esa materia. Su marco legal y el sistema judicial penalizan más el robo de una gallina o el abigeato que la corrupción público-privada, siendo que sus consecuencias afectan a toda la población y al funcionamiento del Estado.

Nuestro país requiere de un cambio sustancial en tal sentido. Necesitamos adaptar nuestro marco legal a todas las formas de corrupción y garantizar un sistema judicial que funcione para penalizar y eliminar la impunidad.

Todo esto debe ir acompañado de la implementación de una carrera del servicio civil, que está visto que no existe, ya que gran parte de los funcionarios públicos están comprometidos con la corrupción o como mínimo temerosos de actuar en contra, por lo que deciden no actuar.

Un ejemplo claro está siendo el de la institucionalidad económica, cuyo prestigio vino cayendo rápidamente en los últimos años poniendo en riesgo la confianza ciudadana en ella, así como la posición de Paraguay en los organismos internacionales.

A pesar de los avances en la aprobación de numerosas leyes en materia económica para mejorar la capacidad del país en el control de la corrupción trasnacional, no podemos alejarnos de las peores posiciones en las listas, estando incluso siempre en riesgo de caer en los peores lugares.

Ese es otro costo que es difícil de cuantificar, el de entrar en las listas grises o negras reduciendo la probabilidad de que lleguen las buenas inversiones extranjeras. En lugar de eso tenemos un costo adicional que es el de reducir impuestos para supuestamente incentivar la entrada de capitales y contrarrestar la mala imagen. Esta falta de recursos impide financiar la inversión en capital humano y en infraestructura que requiere el país para hacer productivas las inversiones nacionales y extranjeras. Es lo que en economía se denomina costos de oportunidad.

En definitiva, los costos económicos de la corrupción son casi imposibles de cuantificar por las importantes aristas. Lo que queda claro es que son altos e impiden cualquier posibilidad de desarrollo y bienestar.

Más contenido de esta sección
Un proyecto que buscaba modificar el Código Penal para evitar que los casos de corrupción prescriban en la Justicia fue rechazado por los diputados y enviado al archivo. Se buscaba endurecer las penas, ampliar el universo de tipos penales, extender plazos para la prescripción y endurecer criterios de medición de la pena para delitos de corrupción pública y privada, con énfasis en la corrupción cometida por funcionarios públicos. El rechazo de esta propuesta parece una verdadera declaración de intenciones.
Mientras el ex diputado colorado Juan Carlos Ozorio opera para obtener una medida sustitutiva a la prisión, la Cooperativa San Cristóbal, de la que fue presidente, siente las devastadoras consecuencias de haber sido una entidad a través de la cual, presuntamente, se puso en circulación el dinero proveniente del tráfico ilegal de drogas. Perdió la confianza y a miles de socios. Es un ejemplo de lo que les sucede a las instituciones cuando falta fiscalización. Si no mejoran los controles, este caso se volverá a repetir, con los mismos funestos resultados.
El hecho de que la mayoría oficialista del senado haya retrocedido en la barbaridad cometida cuando devolvió fueros a senadores previamente desaforados que están siendo investigados por la Fiscalía, puede verse como que enmendaron un error. Sin embargo, una acción que significó el atropello a la Constitución Nacional no debe quedar impune. Los 23 senadores que votaron por devolverle los fueros a Erico Galeano, Hernán Rivas y Rafael Filizzola, deben ser investigados, pues en un estado de derecho nadie está por encima de la ley.
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.