Arte y Espectáculos

Controversia por lenguaje obsceno en primera serie de Netflix en árabe

El drama Jinn, primera serie original de Netflix en árabe, ha desatado una controversia y las quejas de las instituciones oficiales jordanas por la emisión de escenas que contienen un lenguaje obsceno y que van en contra de los valores en Jordania, país donde se grabó.

Las autoridades jordanas buscan censurar y castigar a los involucrados en la producción de la serie Jinn de Netflix, que se grabó el año pasado entre la capital jordana y la ciudad monumental de Petra, una batalla que también se ha trasladado a las redes sociales. La serie se estrenó el pasado 13 de junio.

El fiscal de Ammán, Ahmad al Afif, ha remitido un documento al Departamento de Delitos Cibernéticos en el Ministerio de Interior para censurar la serie que incluye escenas lascivas y palabras que van en contra de las tradiciones de la sociedad jordana.

Se espera que Al Afif comience una investigación este domingo con todo el personal local que participó en el rodaje y la producción de la serie, informó este sábado el diario jordano Al Ghad.

Asimismo, el principal jurista islámico del país, el muftí Mohamed al Khalayleh, condenó la serie por representar una regresión en la ética y los valores que viola las tradiciones jordanas y las enseñanzas islámicas.

Jinn | Tráiler principal | Netflix

La serie de ficción Jinn, que se ha promocionado a bombo y platillo por Netflix por ser la primera producción original de la plataforma en árabe, cuenta la historia de un grupo de adolescentes que ponen su vida en peligro cuando una figura espiritual, conocida como "jinn", aparece personalizada en varios jóvenes y los chicos tienen la tarea de acabar con ella, en un guion que se desarrolla, principalmente, en la ciudad de Petra.

En la serie se muestra cómo los jóvenes se intercambian insultos, además de la existencia de escenas en las que los adolescentes se besan, en ocasiones apasionadamente, y hablan abiertamente de drogas y alcohol.

Al respecto, Netflix MENA (Oriente Medio y norte de África) indicó anoche en su cuenta de Twitter que habían seguido desgraciadamente la ola de bullying actual contra los actores y personal de la serie y anunció que no toleran ninguno de esos actos, sin dar más detalles.

Añadió que su posición ha sido la de "dar valor a la diversidad e integración" y que están trabajando para "promocionar un espacio seguro para todos los seguidores de las series y películas alrededor de la región" de Oriente Medio y norte de África.

Por otra parte, la Comisión Real Jordana del Cine reaccionó este viernes en un comunicado y afirmó que están tomando seriamente las reacciones de las autoridades en Jordania, y recordó que no revisan los guiones, ya que no existe la censura previa dentro de esta comisión.

Aseguró que al ser Netflix una plataforma de pago e internacional es una decisión personal el ver o no ver el contenido por el que podemos no estar de acuerdo.

Y agregó que los comentarios positivos y negativos sobre un cierto componente de la sociedad en Ammán refleja la "diversidad jordana", algo que consideró positivo.

No obstante, recordó que se trata de una serie de ficción y no documental, por lo que no significa que dicho drama refleje la realidad de la sociedad.

Fuente: EFE

Dejá tu comentario