20 feb. 2024

Circo

Sergio Noe — TW: @sergionoe

Sesión - juicio político.jpeg

.

Foto: Rodrigo Villamayor.

El presidente de la República, Mario Abdo Benítez, fue salvado esta semana por segunda vez en menos de dos años de un juicio político en el Congreso Nacional. El primer intento de una acción similar fue a causa del acta entreguista de Itaipú en 2019. Pese a que los políticos afirman que el gobierno de Abdo pende de un hilo para lucirse ante la perorata pública y mediática, el discurso del coloradismo discurre por otros rumbos.

El inicio de la pandemia en Paraguay, en marzo del 2020, con el capitán de Salud, Julio Mazzoleni, parecía marchar sobre rieles. Sin embargo, todo resultó un gran fiasco, dejando entrever la paupérrima gestión pública que nunca desapareció.

No solo Marito, sino autoridades coloradas ineficientes e ineptas nos gobernaron por décadas apostando a un silencioso despilfarro, en algunos casos, o una impúdica ostentación, en otros, a costa del dinero de los contribuyentes.

Como si fuera una minucia, los políticos nos cargan de deudas ante un aparato estatal ineficiente y sin ajustes de ningún tipo, y prefieren desangrar las arcas con gastos innecesarios, incluyendo seguros médicos privados vip, mientras que la población aporta parte de su minúsculo salario a una previsional pública horrorosa, cuyo servicio dista diametralmente de lo esperado.

La patria contratista y las roscas de todos los rubros maman generosamente del Estado y presionan al Gobierno para operar a su santo regodeo, y los seccionaleros de turno ni pestañean en ceder a la corrupción ante jugosas coimas sin escrúpulos, deleitándose de las mieles del poder sin conciencia del bien común.

No es posible que una prestación tan básica como el transporte público esté a merced de operarios que no comulgan con la competencia libre y sana, y que viven colgados del “intervencionismo estatal” como amancebados sin compromisos a los cuales no les interesa los pasajeros.

La educación, en todos sus niveles, tuvo que adaptarse a la era virtual sin las herramientas necesarias, mientras que la conectividad gratuita y la distribución de internet a rincones alejados de la República parece ser un sueño más que una realidad. Los docentes deben trabajar el triple para intentar una educación mínima de calidad, considerando que sus sueldos son una mofa y un agravio.

El personal de salud está cansado de la batalla contra el Covid, además de costearse sus indumentarias y otros implementos, sin contar las extenuantes jornadas laborales que distan lejanamente de un salario digno y condiciones ideales.

Mientras parte del funcionariado público y el pueblo atraviesan necesidades, atestiguan tristemente la existencia de bacanales protagonizadas por secretarias de oro –léase las hetairas del poder– que se cuadruplicaron en la transición democrática, como producto de la herencia stronista, y fueron puestas de modo generoso en distintas dependencias sin ningún decoro, omitiendo de modo olímpico los concursos.

No solo se malgasta con una saturación de funcionarios insana y desmedida, sino que el Gobierno se da el lujo de sobrefacturar en licitaciones públicas en diversos rubros, y no contento, desabastece de insumos a los hospitales u otras dependencias para destinarlos a la venta o campañas políticas.

Ante esto, el actuar de los diputados esta semana testimonia un divorcio flagrante con los intereses del pueblo, con una actitud absolutamente indolente, apática y sin empatía con la gente. La conducta política evidencia, una vez más, sus intereses egoístas y de índole pecuniaria. Este irresponsable Gobierno, que gestionó de modo pésimo la pandemia, usa excusas y remienda sus errores torpemente, gracias a aliados cómplices que alaban una Administración que se cae a pedazos, en un intento de sostener lo absurdo. Mientras tanto, el circo sigue a espaldas de un pueblo indignado, harto y cansado de los abusos. Si Marito acaba su mandato, será mediante un bloque de sátrapas compinches y encubridores a quienes les importa un rábano el pueblo.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.