24 feb. 2024

CDE: Reforestan franja de arroyo para evitar inundaciones

Tras años de reclamos de los vecinos, finalmente la Municipalidad de Ciudad del Este procedió a la intervención del cauce taponado del arroyo Amambay en la zona baja, ubicada en el límite de los barrios 23 de Octubre y San José.

Las lluvias registradas entre setiembre y parte de noviembre provocaron inundaciones constantes afectando a más de 50 familias, cuyas viviendas están en los alrededores del arroyo.

El trabajo de limpieza y reapertura del cauce se realizó hace más de un mes, ahora buscando evitar que la franja de protección se erosione. Los técnicos ambientalistas recomendaron la reforestación, tarea que finalmente se inició la semana pasada.

Desde la Comuna se informó que la tarea forma parte de varias agendas de acción para la recuperación y preservación de los patrimonios ecológicos del municipio.

La jornada de restauración del bosque que bordea el arroyo Amambay consiste en la plantación a alta densidad de especies nativas que son de utilidad específica para márgenes de arroyos, explicó el ingeniero Leopoldo Alarcón, jefe de Áreas Protegidas de la Dirección de Gestión Ambiental.

Indicó que las tareas también incidirán en la consolidación de talud acondicionado con anterioridad para evitar el desborde del arroyo, con una cobertura de vegetación para que no se desbarranque. Se han plantado más de 200 mudas de varias especies, adaptadas a zonas húmedas o inundables.

Alarcón adelantó que estas plantas son de rápido crecimiento y que en tres meses tendrán una altura considerable para proteger el suelo con sus raíces. También indicó que el terreno es bastante irregular, porque se trata de una zona de barrancos, lo que implicó mucho trabajo con maquinarias. WF

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.