22 abr. 2024

Benditos baches

No hay nada más agradable que comprar tus cosas y poder disfrutar de ellas, sin que se te estropeen por culpa de otros. Por ejemplo, tener un vehículo y que este te dure mucho, sin que se te descomponga por culpa de calles en mal estado que nadie hace nada por arreglar.

Y esta es la realidad de la mayoría de las localidades de nuestro país, que tienen calles que parecen no ser preocupación de las autoridades, porque quizás ni les toque transitar por esa zona.

No soy experta para hablar de este tema, pero soy una ciudadana que, como a muchos, le toca recorrer todos los días por diferentes lugares y así vamos conociendo la realidad.

No solo en el interior del país, hasta en los barrios populosos de Asunción y el Departamento Central vemos calles llenas de baches, lugares que con cada lluvia se vuelven intransitables. Pese a los reclamos, no hay solución y esto desnuda las desidias de las Comunas.

También están las calles con “parche”, que no duran ni un mes.

¿Por qué tenemos que conformarnos con que nos tilden de ser un “país tercermundista” si podemos lograr avanzar mucho más?

El año pasado, por esta época, se le preguntó a un vecino sobre la situación en su barrio y esto fue lo que dijo: “En todas las calles hay pérdidas de agua, se vive de forma insalubre, los niños deben caminar en los pozos con cloaca para ir a la escuela y también siempre hay una gran cantidad de mosquitos en el agua estancada. Ni la Essap ni la Municipalidad solucionan este dilema”, dijo un vecino del barrio Virgen del Carmen.

Hace un tiempo, un ingeniero había dicho que “un aspecto negativo que deriva en la aparición de baches y deformaciones en el asfaltado es la aprobación de proyectos de mala calidad y con ofertas muy bajas”.

Entonces, el pésimo estado de las avenidas y calles que transitamos es por la mala calidad de las obras, la falta de un acuerdo entre la Essap y las municipalidades, sumada a la escasa cobertura de un buen sistema de desagüe pluvial, según explicó.

Hace unos días nada más, el medio Abc Color publicaba que la única ambulancia del centro de salud de San Bernardino está con averías desde hace unas semanas debido a que se descomponía constantemente por el mal estado de las calles. Una situación bastante triste y preocupante.

En Asunción, por ejemplo, a inicios de este mes, le saltaron a la Municipalidad 450 zonas para intervenir, pero desde Vialidad hablaban de que las condiciones de tiempo impedían hacer arreglos, sin embargo esto sigue siendo una deuda pendiente con la ciudadanía, con los conductores que ponen en riesgo sus rodados y hasta su integridad física.

Otra triste realidad la vemos en la zona del Puente Remanso que, además de ser un lugar de constante estancamiento, tiene una avenida por lejos intransitable.

Por todo esto digo: dejemos de lado nuestros propios intereses y trabajemos para la gente. Esto va para las autoridades municipales y de Obras Públicas.

Más contenido de esta sección
Las ventas al público en los comercios pyme de Argentina cayeron un 25,5% interanual en febrero pasado, golpeadas por la pérdida de poder adquisitivo de los consumidores a causa de la elevadísima inflación, y acumulan un declive del 27% en el primer bimestre del año, según un informe sectorial difundido este domingo.
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.