Economía

BCP aclara que provee sin inconvenientes las monedas de G. 100

 

El Banco Central del Paraguay (BCP), a través de un comunicado institucional, recordó “que la provisión de monedas a bancos y financieras, y público en general, se realiza permanentemente, con el propósito de cumplir con la demanda, incluyendo monedas de 100 guaraníes”.

El comunicado del BCP surge fundamentalmente luego del reclamo de usuarios del transporte público, que tras la última suba del pasaje son obligados por los choferes a pagar un monto mayor bajo la excusa de que no contaban con monedas para dar el vuelto. El titular del Centro de Empresarios del Transporte del Área Metropolitana (Cetrapam), César Ruiz Díaz, había tirado la responsabilidad de la escasez de monedas a los bancos.

El BCP señala que, adicionalmente a las gestiones particulares realizadas por cada línea de transporte urbano con su respectivo banco, la Tesorería de la institución consulta constantemente con los transportistas (Cetrapam y otros gremios) sobre la necesidad de monedas y coordina con los bancos su entrega.

El gerente de Operaciones Financieras del BCP, Holger Insfrán, señaló que los citados gremios manifestaron que están retirando las monedas sin inconvenientes.

AUMENTO. El comunicado del BCP refiere que, en términos interanuales, la cantidad de monedas de cien guaraníes aumentó en 29 millones de unidades, pues al cierre de setiembre estaban en circulación 195 millones de unidades; mientras que en setiembre del 2017 circulaban 166 millones. Agrega que la cantidad de metálicos de esta denominación registra un crecimiento promedio de 20% a lo largo del 2018. Remarca que el BCP informa que cuenta con el stock suficiente de monedas para seguir satisfaciendo la demanda registrada.

De acuerdo con los antecedentes, el problema de la falta de monedas no solo se da cada vez que se produce un reajuste del precio del pasaje en el área metropolitana.

Las quejas de los usuarios se acentuaron luego de la última suba, fundamentalmente, con el servicio diferencial. Los choferes directamente percibían G. 4.000 en vez de G. 3.700 por cada boleto de pasaje, alegando que no contaban con las monedas. Luego de las denuncias de los usuarios, la escasez alegada desapareció casi automáticamente.

Dejá tu comentario