21 feb. 2024

Anexo C del Tratado de Itaipú, intimidaciones…

Apreciados lectores lo dije: “Una reunión de alta partes contratantes es un evento de gran relevancia, el hecho de no concluir acuerdos en un encuentro de mandatarios siendo uno de ellos, sin duda, líder importante en la región, a mí entender es una desaceleración de metas el hecho de que los aspectos técnicos se hayan derivado de vuelta al ámbito correspondiente y a cargo de autoridades de rango inferior, notablemente sumará más complejidad a las negociaciones”, precisamente es lo que se está dando en ambos países, comentarios, trascendidos, opiniones incluso de autoridades de las partes, críticas y contracríticas, que en definitiva no es recomendable, incluida mi opinión desde las graderías. El ambiente está llegando a un punto en el que los portavoces manifiestan sus enfoques “firmes” entreviendo cierta determinación inamovible de posiciones, además se desempolvan recuentos contrapuestos de beneficios o “privilegios” a que accedieron cada uno de los socios a lo largo de la vida de la binacional, a lo antecedido justamente refiere al titular de esta entrega, etapa de las intimidaciones.

No tengo todas las cartas a vista para emitir una opinión responsable; sin embargo, desde mi perspectiva y a la luz de las expresiones de colaboradores de ambos bandos las intimidaciones manifiestas son a destiempo y se cae en un peligroso rumbo sin retorno, el factor tiempo para reparar con urgencia el impasse con el socio es también acuciante porque la central está en este instante sin brújula operativa no se liberan recursos para cumplir con las obligaciones asumidas ni existe un panorama de que el acuerdo operativo del año 2007 siga vigente. Mi conocimiento de larga carrera en la Itaipú en la mayoría las negociaciones con la contraparte se ha obtenido beneficios inferiores a lo originalmente pretendidos, es así porque el otro lado tiene también sus pretensiones y expectativas. Finalmente, se concluyen los pactos con arreglos, compensaciones, intercambios, nuevos programas de beneficios mutuos, otros. Una regla básica en la mesa de encuentros de partes es la de muñirse de planes alternativos para casos en los que el punto tratado se crispe, pero estas variables generalmente se manifiestan en discusiones de grupos técnicos, no es habitual esta práctica con la presencia de presidentes de las respectivas repúblicas.

La Itaipú Binacional es una empresa que tanto en su diseño operativo como en su modelo de negocios es excelente, lo reflejan sus números de producción y capacidad de facturación, una organización que funciona respetando normas de estándares internacionales, su energía es limpia y renovable con gran compromiso medioambiental y social, bajo circunstancia alguna este mega emprendimiento puede resentirse por desentendimiento de socios, se mantuvo erguida y superada la crisis sanitaria a nivel mundial, periodos de inestabilidad financiera en especial en el vecino país, disturbios políticos en ambos lados, aun así la empresa cumplió su parte con creces y genera desarrollo a dos pueblos, la nobleza de esta institución no debe ser quebrantada por desaciertos, de nosotros depende cuidarla, defenderla y de concederle la inmunidad contra cualquier incompetencia humana, mi voto va a la primacía de la sabiduría para beneficio de todos.

Más contenido de esta sección
Para quienes no lo sepan, la frase “Persona en situación de Paraguay” salió de la famosa serie Nada, protagonizada por la celebrada compatriota Majo Cabrera, en la cual también aparece Robert De Niro.
Este no es el gobierno de Santiago Peña, sino el segundo periodo de gobierno de Horacio Cartes, con características similares a los inicios de la dictadura de Alfredo Stroessner. Ojo, cuando desde la oposición se advierte que tras Kattya González “van por más”.