Política

Amarilla blinda su declaración y dijo que publicación depende de la Corte

El senador liberal se sigue rehusando a transparentar su declaración jurada de bienes. La Fiscalía espera ese documento para que se destrabe la causa que investiga al legislador y se designe fiscal.

El senador Dionisio Amarilla se sigue negando a dar a conocer su declaración jurada de bienes y, pese a que quedó sin aliados dentro de la Contraloría General de la República (CGR), a raíz de la salida del contralor Enrique García y de la directora, Analy Valiente, su esposa, ahora se defiende invocando que la Corte Suprema de Justicia es, en última instancia, la que debe ordenar o no que la Contraloría haga público el documento.

De esta forma, el legislador devela su plan de doble blindaje para evitar que sus papeles salgan a la luz: una, con ayuda de sus contactos en Contraloría, y, la otra, con el órgano competente, en este caso la Corte, que puede o no dar un curso al pedido.

“Veremos qué dice el nuevo contralor, porque la Ley 977/96 dispone que deben hacerse públicas las declaraciones juradas cuando correspondan y quien dispone si corresponde o no, es la autoridad competente del ámbito jurisdiccional”, señaló.

Aseguró que él no conoce que en su caso “de la Corte haya salido resolución alguna que ordene la publicación de las declaraciones juradas. Les ruego, para que puedan ser calificados de eruditos como algunos quieren formar opinión, que se instruyan un poco más”, respondió ofuscado ante consultas de la prensa.

Se negó a seguir el juego al que supuestamente lo quiere someter su correligionario Salyn Buzarquis, con quien semanas atrás se enfrentó y casi llegó a los golpes. Con referencia a Buzarquis, este le desafió a que dé a conocer su declaración jurada, así como él mismo lo hizo.

“Yo no formo parte del circo, yo no soy el churro campaña. Yo soy un legislador formado académicamente y egresado entre los mejores, en todas las carreras que he abrazado y las especializaciones; entonces, la jugada de churro campaña a mí me resbala”, sostuvo.

A la vez, volvió a salir en defensa de su esposa, Analy Valiente, quien desde su anterior cargo de directora de Declaraciones Juradas de la CGR, blindaba la documentación de los bienes de Amarilla. Señaló que esto no era responsabilidad de su cónyuge, sino de la cabeza de la CGR, dar a conocer su declaración. “La máxima autoridad institucional era el contralor y eso deben de saber, y quien debía disponer; entonces, ella estaba en relación de dependencia y dicha labor no le correspondía”, dijo. Agregó que están tranquilos él y su esposa, tras la decisión del contralor Camilo Benítez, de removerla de su cargo.

Posición. En plenaria Amarilla hizo un relato pormenorizado de las acciones que tiene en puertas la bancada que integra. Mencionó que no solo están allí para votar, en tono de advertencia hacia el Gobierno. Señaló que la bancada que comparte con otros líderes partidarios espera resultados en varias ramas.

Dejá tu comentario