24 may. 2024

8M: Un día para denunciar la violencia y reclamar igualdad

El artículo 48 de la Constitución Nacional proclama la igualdad de derechos, “El hombre y la mujer tienen iguales derechos civiles, políticos, sociales, económicos y culturales. El Estado promoverá las condiciones y creará los mecanismos adecuados para que la igualdad sea real y efectiva”. Por fuera de la letra de la Carta Magna, sin embargo, persisten en varios ámbitos la discriminación y la desigualdad en cuanto a las oportunidades reales para las mujeres. En este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, se ratifica el reclamo por el fin de la violencia contra las mujeres, demandando al Estado la implementación de políticas públicas que favorezcan el acceso de la salud, la educación, al empleo y la participación política. Como señala el mensaje de las Naciones Unidas: “Cuando el mundo invierte en ampliar las oportunidades de las mujeres y las niñas, toda la humanidad gana”.

El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, institucionalizado por la Organización de la Naciones Unidas en 1975, reivindicando el rol de las mujeres en la sociedad, buscando la igualdad, el cese de la violencia y las injusticias contra ellas en cualquier ámbito.

No caben dudas de que en el Paraguay se ha avanzado en cuanto al logro de la igualdad jurídica de las mujeres. Las leyes solas, sin embargo, no alcanzan para construir la igualdad real, pues persiste en nuestro país el desigual acceso a la educación, a los cargos electivos, al empleo y también se debe señalar la brecha salarial que persiste.

A pesar de sus esfuerzos, en cuanto a la participación política, las mujeres siguen siendo excluidas de los cargos altos, sean electivos o no; de hecho que la representación parlamentaria en el actual periodo se redujo comparando con años anteriores.

Los duros años de la pandemia del Covid han dejado también sus huellas, pues se sabe que en la crisis han sido las mujeres las más afectadas por la pérdida de empleos, además son siempre ellas quienes tienen más posibilidades de caer en la pobreza; y en tiempo de crisis es frecuente que se sacrifiquen sus oportunidades de educación.

Se necesitan políticas públicas que inviertan decididamente en la educación, la formación y la creación de trabajo digno para las mujeres. Pues, como dice el mensaje de Naciones Unidas: “Cuando el mundo invierte en ampliar las oportunidades de las mujeres y las niñas, toda la humanidad gana”.

Asimismo, es imposible no mencionar la actual situación internacional en las zonas de conflicto, como se vive actualmente en países como Afganistán o Ucrania, donde son las mujeres y las niñas las expuestas y las más vulnerables.

En el Día Internacional de la Mujer, es imperativo que los tres poderes del Estado asuman coherentemente el compromiso de ir más allá de los discursos de ocasión sobre la gloriosa mujer paraguaya, para decididamente dar pasos concretos para eliminar toda forma de discriminación.

Capítulo aparte merece el tema de la violencia. Si bien es cierto que se cuenta con la Ley 5777, “De protección integral a las mujeres contra todo tipo de violencia”, la cual creó la figura penal del feminicidio, que endurece el castigo por el asesinato de mujeres con una expectativa de 10 a 30 años de prisión, en la práctica las instituciones del Estado todavía tienen mucho por hacer. Las 35 mujeres asesinadas en el 2021 son la prueba de que, incluso con una ley, el Estado llega tarde para proteger a las mujeres expuestas a la violencia.

Es hora de romper con las prácticas tradicionales que son injustas para las mujeres, transformando la cultura machista que la desvaloriza y subestima, por una nueva cultura de reconocimiento de sus derechos y sus potencialidades. Es hora de reconocer la contribución de las mujeres a la humanidad.

Que este 8 de marzo sea un día de compromiso de toda la sociedad para seguir trabajando por lograr respeto e igualdad, y para seguir reclamando al Estado educación, salud, empleo, una vida sin discriminación y sin violencia.

Más contenido de esta sección
Mientras el ex diputado colorado Juan Carlos Ozorio opera para obtener una medida sustitutiva a la prisión, la Cooperativa San Cristóbal, de la que fue presidente, siente las devastadoras consecuencias de haber sido una entidad a través de la cual, presuntamente, se puso en circulación el dinero proveniente del tráfico ilegal de drogas. Perdió la confianza y a miles de socios. Es un ejemplo de lo que les sucede a las instituciones cuando falta fiscalización. Si no mejoran los controles, este caso se volverá a repetir, con los mismos funestos resultados.
El hecho de que la mayoría oficialista del senado haya retrocedido en la barbaridad cometida cuando devolvió fueros a senadores previamente desaforados que están siendo investigados por la Fiscalía, puede verse como que enmendaron un error. Sin embargo, una acción que significó el atropello a la Constitución Nacional no debe quedar impune. Los 23 senadores que votaron por devolverle los fueros a Erico Galeano, Hernán Rivas y Rafael Filizzola, deben ser investigados, pues en un estado de derecho nadie está por encima de la ley.
Hace unos días, fue intervenida una estancia en Fuerte Olimpo, Alto Paraguay, y en el lugar fueron detenidas diez personas de cuyo poder incautaron fusiles AR47 y una avioneta Cessna, además descubrieron una pista clandestina que habría pertenecido a la estructura liderada por el supuesto narcotraficante uruguayo Sebastián Marset y al presunto líder de tráfico de drogas, Miguel Ángel Insfrán, alias Tío Rico. Resulta insostenible la falta de control del espacio aéreo nacional, ante la impasividad o complicidad de las autoridades.
Aproximadamente, unos 1.300.000 niños y adolescentes paraguayos retornaron a clases en los establecimientos educativos públicos hace unos días, y el escenario que hallaron muchos de ellos ha sido el de una infraestructura deficiente y precariedades. A pesar de que la Constitución Nacional consagra el derecho a la educación, frente a la realidad a la que asistimos, parecen apenas palabras vacías de significado debido a la ceguera de nuestros líderes políticos para anteponer los intereses de la mayoría y apostar por el presente y el futuro del país.
El acceso de los niños a alimentos adecuados y saludables es esencial para garantizar su bienestar físico, intelectual y social. Los programas de alimentación escolar han formado parte de la política educativa desde hace más de un siglo y permanecen en la actualidad, independientemente del nivel de desarrollo de los países y de los ingresos de los hogares. Pero en todos los países el programa se ha planteado de manera integral y tiene alto consenso social. Paraguay no puede ser una excepción. Los cambios planteados solo generaron conflictividad, a la vez de que no garantizarán mejoras sustanciales.
Los agricultores familiares producen la mayor parte de los alimentos frescos y sanos, diversificados y culturalmente apropiados. Generan oportunidades de empleo agrícola y no agrícola, y ayudan a las economías rurales a crecer. La agricultura familiar preserva y restaura la biodiversidad y los ecosistemas, y utiliza métodos de producción que pueden ayudar a reducir o evitar los riesgos del cambio climático. La agricultura familiar es fundamental para mantener la capacidad adquisitiva de los ingresos de todas las familias y para reducir la pobreza en el sector rural. Dejarla en el abandono es poner un obstáculo al crecimiento sostenible, al bienestar de los hogares y al desarrollo del país.