Edición Impresa

46 años de vigencia y constante evolución

En octubre de 1973 bastaban 16 páginas para resumir lo que pasaba en el día. Cerca de cumplir medio siglo de reflejar la historia cotidiana, Última Hora sigue siendo el mismo diario que salió a la calle a ofrecer a sus lectores información veraz y opinión crítica e independiente, hoy con la dinámica de los desafíos del siglo 21.

Nació como vespertino, con chiste de Botti en portada y el estilo de periodismo fresco y desenfadado que le imprimió Kostia, su primer director. Padeció persecuciones y cierres arbitrarios. Esta es la historia de 45 años de periodismo, desde aquel primer grito del canillita que rompió la quietud de la siesta paraguaya.

Era un caluroso verano, época de largas siestas y un régimen político opresivo. El Paraguay acostumbraba a acostarse a dormir después del almuerzo. Fue a esa hora calcinante cuando el primer grito rompió la calma. Era la voz de los entonces clásicos canillitas, niños trabajadores que trajinaban las veredas pregonando aquel nombre que tuvo que ser reinventado: “¡Timoreeee…!”.

Era el 8 de octubre de 1973. El primer número de un nuevo periódico vespertino, Última Hora, “El diario de la tarde”, salía a la calle. Impreso en blanco y negro, tamaño tabloide, con un precio de venta de 10 guaraníes. Estaba hecho en el antiguo sistema de linotipo, con la composición tipográfica mecánica en caliente, con plomo fundido, utilizando parte de las mismas máquinas con que anteriormente se habían hecho varios históricos medios de prensa desde principios del siglo 20.

ultiima hora4_15873781.jpg

El edificio que servía de sede a la Redacción, a los Talleres y a la Administración del diario era la vieja casona de la calle Benjamín Constant 658, casi 15 de Agosto, que había sido local de la Cervecería Nacional y desde donde, en la tarde del 5 de setiembre 1946, el entonces secretario de Redacción del Diario El País, un joven Augusto Roa Bastos, tuvo que huir trepando el techo y saltando a las casas vecinas, cuando una horda del grupo parapolicial de El Guión Rojo, dirigido por J. Natalicio Talavera, atacó el diario, destruyó la imprenta y apaleó a los empleados. Fue el inicio del exilio de quien luego se convertiría en el mayor novelista paraguayo.

Inicios. Última Hora apareció bajo la dirección del veterano periodista Isaac Kostianovsky, el recordado Kostia, con inversiones de varios empresarios inicialmente ligados al entorno del Gobierno, principalmente el general Pablo Rojas. Aquel primer número del diario, con mucho texto y poca ilustración gráfica, estaba dedicada al conflicto armado en el Medio Oriente, con informaciones brindadas por la agencia AFP, un mapa y una caricatura hecha por el dibujante y humorista Fiorello Botti del líder israelí Moshé Dayán. Un detalle ya marcaba el sello característico de ÚH: la incorporación del humor gráfico en portada.

Uno de los protagonistas iniciales de esta etapa fue el legendario reportero gráfico Gracianiano Irala, alias Fotosky, que salía a cubrir noticias en una pequeña motoneta y revelaba sus fotos en blanco y negro en el único baño de la Redacción, como improvisado “cuarto oscuro”.

Offset. Las antiguas máquinas ya no daban para más y los propietarios de Editorial El País decidieron que era el momento de invertir en la compra de modernas rotativas off-set color. Interrumpieron la publicación del diario en febrero de 1976 y renovaron el taller y gran parte de la redacción de Editorial El País. En ese lapso se produjo el fallecimiento del general Pablo Rojas y el destierro de Isaac Kostianovsky, por un entredicho personal con el ministro del Interior, Sabino Montanaro. Ante esta circunstancia, asumió la dirección de Última Hora el hijo del general Rojas, Demetrio Papu Rojas, iniciando una nueva etapa periodística. El vespertino volvió a salir el 13 de diciembre de 1976, con más páginas, impresión de alta calidad y color.

A Demetrio Rojas le tocó sortear los años más difíciles. De una etapa de convivencia inicial con el gobierno de Alfredo Stroessner, quien estuvo en la Redacción para presidir la reinauguración en 1973, Última Hora empezó a desarrollar un periodismo de estilo crítico, dentro de los límites de censura y autocensura que imponía la dictadura.

En junio de 1979, el Gobierno dispuso arbitrariamente la suspensión por 30 días de la circulación de Última Hora. En diciembre de 1982, policías de Investigaciones irrumpieron en la Redacción para llevar detenido “por orden superior” al secretario de Redacción, Félix Humberto Paiva, y luego al jefe de Redacción, Fernando Cazenave, por un titular sobre la crítica situación de la ciudad de Pilar.

La era digital. Última Hora es quizás el diario paraguayo que con mayor constancia y dedicación fue incorporando los cambios que exigía la evolución del periodismo moderno. En noviembre de 1997, el diario presentó su primera edición digital en internet, en 1999 dejó de ser estrictamente un diario vespertino, para pasar a editarse también por la mañana, convirtiéndose durante tres años en el primer y único medio escrito paraguayo con dos ediciones diarias.En 1999 dio a conocer ÚH Pride, el primer diario electrónico en formato de cederrón, en el 2002, pasa a editarse exclusivamente como diario matutino.

Redacción de Última Hora

En junio de 2003 ingresó como accionista mayoritario el empresario Antonio J. Vierci A. En diciembre de 2006 presentó el primer diario multimedia del Paraguay, y un año después presentó su nueva identidad: ULTIMAHORA.COM, con más servicios informativos e interactivos. El 30 de junio de 2013, ULTIMAHORA.COM renovó el diseño de su sitio web, con un enfoque más gráfico, con mejores imágenes y más contenido multimedia, rediseñado para aprovechar los dispositivos móviles, con una plataforma de última generación, para ofrecer un periodismo en tiempo real.

Dejá tu comentario