7 de diciembre
Miércoles
Poco nublado con tormentas
23°
31°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Viernes
Lluvioso
21°
26°
Sábado
Mayormente nublado
19°
29°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Arte y Espectáculos
jueves 30 de junio de 2016, 18:03

Un sueño hecho realidad

La cantante paraguaya Ruth Stone lanzará de forma oficial su primer material discográfico el próximo viernes. En una charla con Última Hora, reveló sus motivos para dedicarse a la música y su paso por el concurso que le dio la posibilidad de grabar el disco. Conozca su historia a modo de remembranza.

Por José Biancotti | jbiancotti@uhora.com.py

La historia de Ruth en la música arrancó desde su adolescencia en Paraguarí.

Sus padres la influenciaron en su niñez con canciones de la época dorada de los 80 y 90. A su madre le gustaba Queen, Eric Clapton y Elton John, y su padre le había comprado un casette de los Guns que escuchaban en el auto de principio a fin.

Pero para Ruth, nadie se compararía con Radiohead, el grupo que movió su vida interior. La banda de Thom Yorke le había hecho sentir identificación y también la ayudó a encontrar su lado sensible al que probablemente no estaba acostumbrada porque, hasta ese momento, llevaba una actitud muy explosiva, ruda y prepotente.

Aquellos músicos británicos le mostraron que había un lado sutil en su ser. Let Down, del disco Ok Computer (1997), identificaba perfectamente sus estados depresivos. Y cuando le preguntan con qué banda se identifica mejor, ella siempre dice Radiohead.

A sus 17 años, utilizó una canción de esta banda para cantar en público. En ese entonces practicaba el canto con su hermana en el colegio, mientras su hermano estudiaba la guitarra con el novicio. Que los profesores fueran generalmente de la materia de religión, no evitaba que les enseñaran temas de Nirvana y Pearl Jam.

Incluso, le propusieron cantar algo de Radiohead. Ella solo se sabía un tema de memoria porque siempre lo cantaba en su casa. Así que decidió cantarlo durante un encuentro de Pascua Joven, en medio de un concurso de talentos. Subió al escenario, apoyada por su hermano, e intentó dejar de pensar que sufría de mal de amores.

Su corazón estaba compungido. Pero de todas formas interpretó por primera vez su versión de Creep. Coincidentemente, este fue el tema escogido durante una de sus presentaciones en el Record Contest, el concurso que la ayudó a alcanzar su sueño.

A partir de este momento, el alma de Ruth vio a la música como una posibilidad de encontrarse con ella misma y descargar sus frustraciones. Su cuerpo seguía con los estudios pero su alma solo buscaba oír, sentir y hacer música. Pero no se decidía.

No se decidía en dejar todo por la música. Era cierto que sus impulsos la llevaban a tomar decisiones temerarias como la vez en que decidió escaparse de su casa para ver un show de Dokma en el Ferrocarril. Ella no se imaginaba lo que sucedería en el futuro porque solo pensaba en el presente, que era viajar para ver a Dokma en Asunción.

Antes de los 19 se había hecho una costumbre cantar en su casa con sus amigos. No le daban permiso para salir a mucho sitios porque era la hija mayor y debía ser el ejemplo de corrección. Entonces se las ingeniaba para organizar encuentros donde ella vivía.

En una ocasión, sin embargo, fue a cantar a una fiesta benéfica donde la protagonista era la música paraguaya. Ella, en cambio, decidió cantar temas de los Guns N Roses y Aerosmith. Esto dejó sorprendidos a los asistentes, pero fue una gran experiencia para Ruth. No sería la primera ni la última de sus intromisiones singulares en el escenario.

Ruth ingresó a la universidad de Derecho y su rutina era viajar diariamente desde Paraguarí a Asunción. Su alma buscaba romper aquella rutina con los shows en vivo.

Entonces ideó un plan que consistía en mentir a su madre diciéndole que debía terminar un trabajo de la universidad y dormir en la casa de su compañera.

Pidió a su primo de Paraguarí que viniera a buscarla y él llegó con un amigo suyo. Minutos antes de que partieran al concierto, su amiga le cuestionó la escapada diciéndole que ese grupo nunca le haría caso y que sus padres la regañarían de nuevo.

Pero a Ruth no le importaba. Años después decidió viajar a Asunción para continuar con su carrera universitaria. A partir de entonces, una serie de coincidencias que ocurrieron en su vida le dieron las herramientas para hacer realidad su sueño.

Llegó al tercer año de la carrera y también había ingresado a la de psicología. Todo fue mucho más difícil a partir de este momento porque Ruth entendió que para sostener a una banda necesitaba rigurosidad. Y no fue sino hasta el 2010, cuando se casó, que llegaron los cambios radicales y pudo finalmente dedicarse a la música como quería.

Su esposo la llevaba para cantar en peñas familiares e incluso la animó a cortarse el pelo que siempre lo había tenido hasta la cintura. La ayudó a tomar el valor de ser.

Dejó todo por la música y en 2011 se dedicó a cantar covers de The Cranberries.

Un año después, decidió lanzarse como solista. Empezó recopilando las canciones que le gustaban y terminó seleccionándolos para un posible disco que grabaría en el futuro.

Era el año 2014 cuando le dijo a un amigo que para grabar ese anhelado disco había decidido hacer un préstamo muy grande. Si debía vivir debajo del puente para financiarlo, lo haría. Pero antes de que eso sucediera, un conocido le comentó acerca de un concurso organizado por Random Sounds en conjunto con Covenant y Kamastro.

Ruth respondió con los ánimos bajos porque no creía que podría ganar. Pero esa persona insistió. "Te juro que vas a ganar, yo confío en vos", le dijo, pero ella aún dudaba y respondió que no participaría. Le insistieron hasta que ella se convenció.

Fue la primera en anotarse. Como el concurso incluyó una votación vía Twitter, ella debía conseguir el mayor apoyo posible en esta plataforma. Las personas en su entorno no tenían cuentas sociales y ella les pidió que se crearan una para ayudarla.

Mientras tanto, buscaba ocasiones para interpretar sus temas. En ese momento ella solo buscaba grabar un disco en donde pudiera compartir un pedazo de su vida.

No creyó que ganaría el concurso porque creía que Nicole Arz, su rival, era perfecta para ganarse el premio: tenía trayectoria y cantaba bien, además de tener una imagen que le ayudaba. Pero algo en su interior le decía que debía tener esperanza.

Las competencias se desarrollaban en el local de Kamastro, en Asunción. Ella llegó a la final sin que se lo esperara. Y en la noche de la última competencia, se salió un momento fuera del lugar para respirar porque estaba con los nervios altísimos.

Entró, subió al escenario y pidió a Dios que la ayude y que disperse todas las nubes que tenía en su mente. Sus primos, tías y sus padres vinieron de Paraguarí para verla. Y su marido también la observaba. Trató de olvidar sus malos pensamientos y cantó.

Se fijó que por un momento Javier Zacher y Willy de Salamandra, que eran parte del jurado, dejaron de comer para colocarse frente al escenario. Ambos movieron sus cabezas con gesto de aprobación y Ruth no podía creerlo. Fue una escena inesperada.

Eso la animó y se soltó por completo. Y cuando bajó del escenario, incluso le preguntaron si los temas que había interpretado eran suyos o covers. No podía creerlo. La pasó tan bien que al momento de hablar de esto, no lo recuerda con precisión.

rut stone paraguay 2
Amigos y familiares celebran la victoria de Rut en Kamastro. Foto: Record Music Contest, Facebook.
Amigos y familiares celebran la victoria de Rut en Kamastro. Foto: Record Music Contest, Facebook.

Su sueño finalmente se hacía realidad. El concurso la premió con la grabación de su primer disco y la distribución en las plataformas digitales. El periodo de grabación inició en febrero de 2015 y duró alrededor un año y medio. Ahora necesitaba un videoclip.

No tenía dinero para un video de alta calidad. No obstante, una amiga le propuso trabajar con otro amigo suyo que había estudiado cinematografía en Colombia.

Aquel amigo había asistido al último show de Dokma en el local de Sequence y se había encontrado con la amiga de Ruth. Ella le había preguntado si podría ayudarla y así consiguieron a su guionista. Al paso se sumó otro amigo que tenía una productora.

Ruth no podía creer que las cosas se dieran de esta manera. Se veía como una predestinación a la música. Aceptó una oferta de su amigo productor y se reunió con los integrantes de su banda para grabar el video en un jueves de Semana Santa.

Trabajaron dieciocho horas seguidas y el resultado fue un video en donde se los observa tocando en tomas cerradas con primeros planos al rostro de Ruth.

El video presentaba además a una niña que se ponía a buscar el origen del sonido generado por los músicos. Ella quiere saber si su sueño de ser cantante se hizo realidad. Y al verse a sí misma, cantando en el futuro, sonríe ante la posibilidad.

Embed

Ahora Ruth se prepara para presentar su disco el próximo viernes 8 de julio en el local de Central Bar. Se presentará luego de las 22.30 y las entradas costarán G. 20.000.

El disco se venderá en el local a G. 30.000. Luego estará en De la Crocketa. En el material, sus letras hablan de amores, búsquedas y salidas. Sus frustraciones buscan un final feliz porque a través del arte ella busca imprimir la belleza en su vida.

En el show de lanzamiento tiene pensado realizar un minihomenaje a los grupos paraguayos que la influenciaron como cantautora. Dokma fue sin duda una de esas formaciones. Y actualmente, gracias a su paso por la música y al concurso de bandas, vive su sueño musical cantando junto al violinista de aquella agrupación, Steven Wu.

También tiene como compañeros de banda a otros músicos de trayectoria, entre los que se incluyen Francisco Romero, Carlos Bending, Ariel Morris y Sebastián Negrete.