24 de septiembre
Viernes
Parcialmente nublado con chubascos
17°
21°
Sábado
Chubascos
17°
25°
Domingo
Parcialmente nublado
21°
31°
Lunes
Parcialmente nublado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
viernes 6 de enero de 2017, 06:48

Siria: El agua, nuevo malestar en conflicto

Una nueva arma de guerra es la causante de malestares en Siria. Cuatro millones de habitantes se quedan sin agua tras volar el principal conducto que abastece a la ciudad de Damasco, capital Siria.

Luego de seis años de conflicto en Siria, el agua se convierte en nueva arma de guerra. Cuatro millones de personas se quedaron sin una gota en Damasco, segunda ciudad más grande de Siria, después de que los canales del manantial que abastece al 70% de la capital siria fue volado con bombas. La relativa calma que vive la mayoría de los frentes con la tregua en vigor se ve empañada por el desafío diario que supone acceder a unos servicios básicos convertidos en objetivos de guerra, el líquido vital.

Según la Organización de la Naciones Unidas (ONU), cerca de 15 millones de personas sufren escasez de agua en toda Siria y más de 600.000 en Alepo. Lo que llevó a los hogares a invertir un 25% de sus recursos en su abastecimiento, informó el País de España.

Una guerra que nunca acaba

El pasado 23 de diciembre los conductos que transportan el agua desde el río Barada, a 25 kilómetros al noroeste de Damasco y principal fuente de abastecimiento, fueron detonados. Como en todo suceso en la guerra siria, insurrectos y fuerzas leales al régimen mantienen acusaciones cruzadas. La región del valle Barada permanece bajo el control de grupos rebeldes y de yihadistas de Fatá al Sham (antigua filial de Al Qaeda) quienes ya en el mes de julio explosionaron varias tuberías de agua dejando secos los grifos de Damasco.

A su vez, los insurgentes del valle Barada llevan meses cercados por las tropas regulares sirias y las milicias aliadas, como la libanesa Hezbolá. Si bien el agua constituye un elemento nuevo en el conflicto, la hambruna como arma de guerra se normalizó poniendo en riesgo a cerca de un millón de personas en los 56 cercos que los múltiples bandos mantienen en el país.

El líquido vital se convirtió en un arma de guerra y una necesidad en Siria, mañana será en otros países, pues la falta de concienciación en el uso correcto y los conflictos entre países, son los causantes de enfrentamientos que derivan a la escasez, de alguna manera, del liquido vital, el agua.

Damasco, comúnmente conocida en Siria como ash-Sham y apodada como la Ciudad del Jazmín, es la capital y la segunda ciudad más grande de Siria.