25 de febrero
Sábado
Muy nublado
22°
33°
Domingo
Mayormente nublado
24°
33°
Lunes
Mayormente nublado
24°
34°
Martes
Nublado con chubascos
24°
34°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
martes 20 de diciembre de 2016, 15:10

Papá Noel y Reyes: ¿Sí o no?

¿Enseñás a tus hijos que Papá Noel les trae sus regalos? ¿La tradición de esperar a los Reyes forma parte de tu familia? Aquí compartimos la opinión de algunas madres acerca del valor de estas costumbres que siguen presentes en las familias paraguayas.

Por Karen Núñez | @karencitanunez

Se acerca la Navidad y no es difícil percibir con cuánta ilusión los niños esperan sus regalos. Muchos de ellos mantienen viva la fantasía de que será Papá Noel quien les dejará los obsequios y que, unos días después, le tocará el turno a los Reyes Magos. Y así, con mucho entusiasmo, algunos con la ayuda de sus padres o sus abuelos, preparan sus cartitas. Llegado el día, dejan algo de comer para el hombre de los regalos y sus renos, o para los magos del Oriente, que vendrán con sus camellos cargados de presentes, a llenar de alegría el hogar.

¿Es inofensiva esta práctica o el dejar que los niños crean y se ilusionen con estas tradiciones, puede suponer algún tipo de problema para ellos, especialmente a la hora de revelar quiénes están detrás de los regalos? ULTIMAHORA.COM se comunicó con la Lic. Rosarito Franco, sicóloga clínica y mamá de dos niños, para conversar brevemente sobre este tema.

Embed

Franco explicó que no existen estudios científicos al respecto, lo que hace que no haya un criterio definido que indique que tener estas creencias perjudique o beneficie el desarrollo del niño, todas son opiniones.

Recordó que, según un artículo de opinión publicado en la revista Psychology Today, catedráticos españoles y americanos consideran que mantener la idea de la existencia de Papá Noel no es buena, porque "es una mentira, que degrada la confianza del niño en los padres, fomenta la credulidad, no fomenta la imaginación y es equivalente a sobornar a los hijos por buen comportamiento", pero resalta que "estamos inmersos en una sociedad y hay creencias que nos exceden como sociedad primaria (la familia), si bien ambas tienen raíces creyentes o de religiones como la católica o cristiana anglosajona".

Sin embargo, según su opinión, hoy en día algunos padres "están un poco tiranizados por la transparencia y confunden la crianza respetuosa con dar explicaciones para todo y de todo, y lo llevan a entornos donde no es relevante. Tratar de explicar a los niños que Papá Noel no existe, pero que vamos a jugar a hacer 'como si existiera' sí entra en un terreno escabroso y es una forma de complicar a los niños y de no confiar en su inteligencia y que en algún momento van a descubrir que hay cosas que no cuadran". Este proceso, explica, también forma parte de la infancia, "donde en determinado momento el pensamiento mágico desaparece y da lugar a uno más concreto basado en el principio de realidad".

Ella considera que estas tradiciones, bien enfocadas, pueden brindar una enseñanza maravillosa para los niños: "El valor puesto en dar a todos por igual, reunir afectos a una mesa y celebrar la familia". Sin embargo, la entrega de regalos no debería estar condicionada a comportamientos del niño, opina. Asimismo, los obsequios no necesariamente deben ser siempre cosas materiales y en la cartita también se puede pedir algo para el amiguito o el vecino, lo importante es crear momentos significativos, aconseja.

En cuanto a la edad para continuar con esta creencia, la profesional afirma que alrededor de los diez años, ya los niños se atreven a admitir que eran los padres quienes seguían la tradición de los abuelos. "Los niños son niños siempre y en todas las épocas, y llegado el momento descubrirán, como lo hemos hecho todos", concluye.

"Lo que debemos preguntarnos como padres no es tanto si mantener o no la ilusión del niño en cuanto a un viejo barbudo o tres hombres de oriente, sino cuán inmersos estamos nosotros adultos en suplir ausencias o competir, o caer en la sociedad de consumo para dar al niño un obsequio que no responde a la demanda real de amor y presencia", afirma y añade: "He visto familias que gastan sueldos o aguinaldos para comprar la última play, sabiendo que a lo mejor no van a tener para compartir con la familia en la Nochebuena por dicho gasto, que además es un juguete que da pocas opciones para compartir espacios amenos de intercambio familiar".

Mamás comparten sus experiencias

A través del Facebook, algunas mujeres nos compartieron sus opiniones y experiencias con respecto a este tema. La mayoría afirma estar de acuerdo con mantener la ilusión en los niños y este tipo de tradiciones, pero dando preferencia a los Reyes Magos, ya que muchas consideran que el personaje de Santa o Papá Noel es ajeno a nuestra cultura. Algunas incluso afirman que Papá Noel es muy comercial y que roba protagonismo al verdadero celebrado en la Navidad: Jesús.

Vania V. En mi caso Papá Noel nunca fue parte de mi vida, mas bien los Reyes Magos, mis hijos tampoco tienen la idea de Papá Noel. En mi casa en navidad todos los familiares intercambiamos regalos luego de la medianoche.

Cynthia M. Creo que la ilusión e imaginación de los niños es igual aunque pasen los años y los tiempos cambien.
Yo creía en Papá Noel y preparaba mis cartitas. Supe que no era verdad ya de grande y fue una decepción, pero tampoco fue una decepción mortal. Hoy me río de aquello. Pero sí me gustó mucho tener esa fantasía e ilusión en mi vida. No enseñé a mi hijo a creer porque Disney ya se encargó de eso, dejé que crea y después se enteró por un primito, y cuando me preguntó, le dije que efectivamente los padres son los papás noeles. Tampoco fue un trauma para el enterarse, pero sí le gustó soñar con eso.

Letizia A. Era tradición familiar Papá Noel y me enteré a los 10 años recién, jajajaja. Todas mis hijas creían, hasta que la grande de lo viva que es pilló, pero guarda el secreto para que sus hermanas sigan teniendo esa ilusión. Eso sí...saben que la cartita no es para pedir lo que ellas quieren sino para hablar con él nomás y él les trae lo que puede. Creo que es parte de la magia de la Navidad

Letizia O. Yo creía en Papá Noel, pero nunca recibí regalos de Navidad diciendo que eran de él. Mi madrina me daba, pero yo sabía que ella compró. Los reyes magos sí me traían regalos y les hacia su cartita. Creo que en esta parte del continente Papá Noel no es tan importante como los reyes magos; los niños conocen solo por los dibujitos.

Gabriela O. Papá Noel no formó parte de mi vida. Mis padres, en especial mi mamá, no me inculcó eso, ni de los reyes magos. Sabía que eran mis padres los del regalo, pero siempre esperaba, en especial el 6 de enero. Y creo que a mis hijos tampoco quiero decirles, al menos lo de Papá Noel porque para mí no corresponde a nuestra cultura (no tenemos nieve, ni hace frío, no hay renos); pero sí de intercambiar regalos, y darles a ellos esa ilusión del regalo de Navidad y de los reyes magos.

Cynthia T. De mi parte, Papá Noel no es necesario... los reyes magos sí!

Aida G. Mis hijos siempre tienen regalo de Navidad, pero de nosotros. Ellos siempre dijeron que Papá Noel no existe en Paraguay porque no hay nieve, jiji. En reyes magos sí creen todavía.

María A. Mi madre nunca me enseñó sobre Papá Noel. Eso lo aprendí de las películas y publicidad de cierta bebida gaseosa. Ahora, sobre los reyes magos, mi mami nos hacía creer el cuento de que venían los camellos y comían de lo que le poníamos. A la edad de 12 años, mi último reyes magos, mi madre me lleva a una tienda y me hace elegir un juguete. Recuerdo que agarré un juego de cocina... Feliz estaba. Ella me explicó que no existían los reyes magos, pero me mostró que en la Biblia sí habla de ellos, y por qué era esa costumbre. Y me pidió que no le cuente a los más chicos, ya que es bueno tener esa ilusión... Con respecto a mi hijo, cuesta mucho que me crea. Tiene 6 años y la verdad no se entusiasma con la idea de los reyes magos y lo de Papa Noel sabe que es un personaje que existe, pero en otros países hay hombres que se disfrazan y llevan regalos a los hospitales y otros lugares para alegrar la vida de los niños.

Lucia O. Yo hasta los diez creía en Papá Noel y realmente recuerdo con felicidad esos momentos de fantasía e ilusión de escribir cartitas, dejarle galletita y leche. Siempre hacíamos una listita de los posibles regalos y al final: ''o lo que puedas traerme". A mi hija que ya entiende, como dice una mami más arriba, Disney se encargó de la magia de "Papá Noel o Santa Claus" y me encanta ver su carita de ilusión. Este año será mi primer año de hacer cartita con ella y seguirá hasta que ella se dé cuenta, jeje.

Embed

Karen M. En casa no existía Papá Noel, pero los reyes sí. Éramos taaaan inocentes, yo creí hasta los 11 años. Lo mismo pienso hacer con mi hijo.

Ada V. Así mismo, los reyes siempre fue la ilusión en mi infancia. Pasado el día de año nuevo ya hacía mi cartita a los reyes para hacer mi pedido.

Paz Z. La verdad Papá Noel no es nuestra tradición si los reyes. Pero no creo que este mal hacerles creer.

Andrea G. Yo cuando niña también creía era una mezcla de sensaciones y también ahora con mi hijo de 7 años. Es bueno que tengan esa ilusión.

Marta V. Mis padres nunca nos enseñaron sobre Papá Noel, solo reyes magos. Pero mis tíos le hacían regalos a sus hijos en Navidad y decían que era Papá Noel. Yo era curiosa y decía: por qué a ellos les quiere y a mí no. Pero nunca me enojé ni nada. En caso de mis hijos, no les enseño ni Papá Noel ni reyes magos. Ellos solos fueron adquiriendo esa creencia. Es más, sobre Santa Claus o Papá Noel yo le enseño que no es el centro de la Navidad sino más bien la Navidad es el "Cumpleaños de Jesús". Pero cuando me hablan de Papá Noel, tampoco les corto el tema al decirle que es mentira. Mi hijo fue al paseo La Galería a verlo y le invitó a cenar en casa el día de Navidad y yo le dije que Santa Claus también tiene su familia en el Polo Norte y que también tiene que festejar "el cumpleaños de Jesús"; que para eso él va a trabajar en el shoping. No sé si está bien lo que hago, pero lo que quiero es que mis hijos sepan el verdadero significado de la Navidad.

Carolina A. Pasa que, aparte de no ser para nuestra cultura, en Navidad celebramos otra cosa, que es el nacimiento del niño Dios, Jesús. Los Reyes saben bien que somos nosotros quienes les hacemos los regalos.

Julieta B. En mi caso, mis padres me decían que Papá Noel le ayudaba a los Reyes Magos entregando regalos a los niños de otro continente.
Durante mi niñez, preparábamos agua y pasto para los camellos. Hasta que me enteré de quiénes eran realmente los "Reyes Magos".
Es muy lindo crearse esa fantasía, tener esa ilusión... es algo mágico que lo volveré a repetir con mis hijos.

Luz G. A mi hija mi hermano le contó la historia real de Papá Noel que sí existió, pero era un señor llamado Nicolás, que tenía una fábrica de juguetes y cada año le hacía llegar a los más necesitados los juguetes, y después murió y se comercializó. En mi caso, mis niñas no creen porque le contó mi hermano, pero los reyes sí, y este es el último año que cree porque ya tiene 7 y ya debe saber la realidad, desde mi punto de vista, pero no por eso debe romper la ilusión de su hermanita y otros niños.

Cielito O. Le explico a mi hija de 5 años que Papá Noel es algo comercial. La verdad de la Navidad es el nacimiento de Jesús! Puede tener un presente por aprecio porque es un lindo día de fiesta! Entiende súper bien y a su pesebre todos los días le cuenta que el niñito va a estar de cumple!

Melisa C. En mi familia nos enseñaron que en la Navidad se festejaba el nacimiento de Jesús y que Él fue el regalo más grande del mundo, y los regalos eran tradición nomás. Hasta ahora los abuelos, tíos, primos, mis padres, mis hnas y ahora mi esposo e hijo lo seguimos haciendo y todos los niños reciben reciben regalos y los adultos jugamos al amigo invisible. La idea es pasar en familia y, si sos cristiana, recordar al Salvador y sentir el espíritu de servicio y de amor ese día... Ahora es más comercial la Navidad...

Andrea A. A mí sinceramente no me gusta, es más no le aguanto porque roba el verdadero significado de la Navidad! Yo les enseño a mis hijos que es el cumple de Jesús y que por Él y para Él arreglamos todo... y los regalos son para recodar a Jesús.

Liliam C. Yo creía en los tres reyes magos..... Hasta los 15, hasta que le he visto a mi padre poner los regalos en la ventana. A mis hijos ahora en donde su tía formó su pesebre, ahí a ellos les vienen sus regalos. Al amanecer ya salen afuera corriendo para ver qué les trajo los reyes. Mi hijo ya sabe que somos los padres quienes compramos, tiene 6 años, pero igual a él le encantan su sorpresa.

Cejota: En mi cuadra pasaba una camionetita y detrás mismo se sentaba un señor disfrazado de Santa Claus... y quedaba frente a las casas de quienes los padres pagaban previamente y dejaban regalos.
Era muy triste porque en mi casa nunca quedaba (éramos 4 hermanas). Ya sabía que no hay dinero, entonces no hay regalo. No sabía el valor del dinero, pero sí de su importancia para todo. Los esporádicos regalos venían de tías o padrinos, que eran recibidos con la mayor inocencia y felicidad del mundo, más el Día de los Reyes Magos.

Natalia C. En mi casa si se espera a Santa Claus y los reyes. ¡Mi hija re emocionada!

Lilian B. Yo en mi infancia creía en los reyes magos; en Papá Noel no porque él es de donde hace frío. Lo mismo les enseño a mis hijas. La mayor, que este año cumplió 12, el año pasado recién descubrió q no había reyes, porque descubrió los regalos escondidos. Pero no se sintió mal ni nada, le parece divertido que sus hermanitas aún crean y les ponemos agua a los camellos, pasto, todo porque son uno de los mejores recuerdos de mi infancia y quiero que ellas también lo recuerden. Sí les enseño que los reyes traen lo que pueden de regalo, porque hay muchos niños en el mundo, y a todos les tiene que llegar. Hubo años que no era la Barbie lo que les vino, y al principio medio que se decepcionan, pero después de un rato ya están jugando con la Bárbara que les vino...

Mirtha A. Yo particularmente a mi hija sí quiero hacerle creer en los reyes. Pero no así en Papá Noel.

Belén E. Lo mejor de la infancia es la inocencia, de creer en seres que te hacen estar pendientes de regalitos o de bendiciones, por ejemplo de los reyes magos, del hada de los dientes, de todos. Yo creo que sería bueno no quitarles la mejor parte a nuestros bebés y, mientras vayan creciendo, solitos se darán cuenta... y cuando sean grandes opinarían lo mismo que yo. Heme aquí, recuerdo mi infancia en estas épocas y suelto una sonrisota.

Angelina O. Reyes lo máximo, mis padres se ingeniaban en hacernos creer, dejaban huellas de pisadas desde el portón con la visera de la gorra y nos las creíamos de lo grande y estábamos despiertos hasta que el sueño nos gane, pura emoción, pero de papá Noel nada de nada.

Gracie P. Yo solo les enseño a mis hijas que la Navidad se recuerda el nacimiento del niño Jesús, pero es difícil porque donde vamos el marketing está presente.

Angélica A. En casa se cree en ambos. Yo no le enseñó nada, lo ve en los programas y por todas partes. Jajaja, no le decimos es mentira esto porque los reyes es mentira también, si vamos por lo real. Sí el regalo será algo sencillo en Navidad; sí le emociona decorar la casa, hacer el pesebre, su arbolito. Si bien recibe siempre reyes, aún no siente curiosidad de cómo hacen para llegar. Veremos este año qué tal...

Dalma S. En mi casa de pequeña sólo creíamos en los Reyes magos. No recuerdo con qué edad me enteré que no existían. Lo que sí era muy bonito preparar el pasto y el agua en familia. Yo hace 10 años que vivo en España, aquí la Navidad sí se vive con la figura de Papá Noel. Soy madre de una niña de casi 5 años que cree con todas sus fuerzas que Papá Noel la observa todo el año para ver si lo que ella escribe en su carta acerca de portarse bien es cierto. La llevamos todos los años a que se siente en el regazo de Papá Noel y le entregue su cartita, la Nochebuena dejamos galletas y leche al lado del árbol. Luego están los Reyes magos, escribimos la carta y el 4 de enero vamos al Ayuntamiento de nuestra localidad a entregarle la carta al cartero real. El día 5 dejamos plátanos y agua al lado del belén.

APARECEN EN ESTA NOTA