19 de agosto
Sábado
Poco nublado con tormentas
13°
28°
Domingo
Parcialmente nublado
22°
Lunes
Despejado
11°
23°
Martes
Despejado
17°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
lunes 3 de abril de 2017, 23:26

Madre de policía imputado: "Acá pasan muchas cosas"

Juliana Silva Florentín, madre del suboficial de Policía Gustavo Florentín, imputado por homicidio doloso por la muerte del joven universitario Rodrigo Quintana, denunció que existen muchas irregularidades en el caso. Señaló que su hijo no es un asesino. Cuestionó la versión de que este se escapó de la Comandancia.

"Él es inocente, no es un asesino, pido Justicia. Siento mucho la muerte del muchacho, me pongo en el zapato de su familia y sé que hay dolor. Él me dijo que no disparó", dijo la mujer a los medios de prensa.

La madre no encuentra ninguna explicación a la versión de que su hijo se escapó de la Comandancia para trabajar en la cobertura de las manifestaciones.

"Acá pasan muchas cosas pero no estoy hablando, me estoy por volver loca. ¿Cómo mi hijo se va a escapar uniformado? ¿Quién le dio arma y municiones? No hay explicación. Somos pobres y nos tiran esto encima", dijo Juliana Silva Florentín.

La fiscala Raquel Fernández imputó por homicidio doloso en calidad de autor a Gustavo Florentín y pidió su prisión preventiva.

Florentín ingresó junto con otros agentes en la madrugada del sábado a la sede del Directorio del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), ubicada en las calles Yegros y Manuel Domínguez de la capital, y empezó a disparar a mansalva contra las personas que estaban en el local.

Lo hicieron sin una orden judicial, confirmó el fiscal general del Estado, Javier Díaz Verón.

Según el escrito de imputación, Florentín supuestamente disparó con su escopeta 12 milímetros, habiendo impactado los balines de plomo –que contenía en su interior el cartucho– contra Rodrigo Quintana, quien se encontraba en el pasillo de entrada de la sede partidaria.

El joven, al percatarse del atropello de los policías, corrió con las demás personas resguardadas en el sitio; sin embargo, cayó al suelo al ser alcanzado por los perdigones en la línea posterior axilar izquierda y paravertebral del tórax; nueve balines de plomo en total.

APARECEN EN ESTA NOTA