28 de marzo
Martes
Mayormente despejado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
21°
33°
Jueves
Muy nublado
21°
32°
Viernes
Mayormente nublado
21°
33°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
viernes 30 de diciembre de 2016, 19:20

Las deudas de Cartes con el país

El Gobierno de Horacio Cartes parecía tenerlo todo controlado hasta que algunos referentes del cartismo y luego el propio presidente sacaron a relucir sus ambiciones reeleccionarias, que rompieron la calma y convirtieron al ambiente político en turbulento. Varias promesas no se cumplieron y recién este año se empezaron a notar sus obras.
El panorama político dio un gran giro en su tranquilidad cuando, en diciembre, Cartes crispó su relación con los parlamentarios, luego de haber iniciado su periodo de mandato con mucha aceptación política.

El Congreso le dio la espalda y el mandatario tuvo que vetar el Presupuesto con sus modificaciones, con la intención de seguir con el PGN del 2016, una jugada con la que logró que "el país pise el futuro cargando con el pasado", según dedujo Alfredo Boccia, analista político, en contacto de con ULTIMAHORA.COM.

"En diciembre empezó a contaminar todo el ámbito social y económico, y crispó a la sociedad. Terminamos el año enojados, nerviosos, hablando de temas que no deberían de incumbirnos", comentó Boccia.

EL AÑO TERMINA MAL. A criterio del analista, varios sucesos puntuales más lo ocurrido hace unos días con la aceptación de un presupuesto "viejo", suman a la idea de que el año termina mal. "Con enfrentamientos políticos innecesarios y una inmadurez política a nivel país en donde Cartes es el principal culpable", refirió.

El cuestionamiento principal al mandatario es su obsesión por la reelección, que generó un conflicto con el Parlamento y terminó de la peor manera, con una polémica constitucional política, según Boccia.

ENFRENTAMIENTO. "La población está sin calma. Se debe enfrentar el futuro con presupuesto del pasado; es decir, el 2016 termina con un enfrentamiento muy importante", añadió.

En general, Cartes no hizo las cosas "tan mal". El Paraguay se muestra macroeconómicamente bien hasta que apareció el veto del presupuesto. Sus obras se empiezan a ver recién ahora con la culminación de autopistas, rutas y demás, que era uno de los puntos criticados al inicio de su Gobierno.

SIN REFORMA DE FONDO. "Todos los logros que está teniendo en materia de infraestructura lo muestra como un desesperado que quiere sacar provecho político de ello. El problema está en que sus programas son conservadores. El país necesita reformas de fondo para dejar de tener desigualdad social", narró.

MAL EN SALUD, EDUCACIÓN, SEGURIDAD Y VIVIENDAS. La deuda de Cartes es grande pero, aclara Boccia, no es solo suya sino de diversos gobiernos. Ninguno tomó el "toro por las astas" y las carencias se ven en cuanto a la falta de una reforma tributaria, políticas públicas y acciones sociales.

"Invertir en educación, salud, vivienda y protección a los sectores más pobres, es una de sus principales deudas como mandatario. Da la impresión de ser un presidente rico que gobierna para ricos" y que desconoce que la masa poblacional es pobre, lo cual no lo hace muy popular y eso genera cierto quiebre, resumió.

En materia educativa, las caídas de techos de colegios y escuelas públicas revelaron la mala gestión.

SIN CAPACIDAD DE NEGOCIACIÓN. "Son deudas que nos atrasan por años. Si al menos tenía la habilidad política de saber negociar y dialogar en la cámara, no hubiera tenido una disidencia que le bloquea todo", sentenció el analista.

Precisó que el presidente Cartes fue uno de los pocos que tuvo mejores chances para gobernar al inicio, cuestión que no pasó con ningún presidente, pero decidió enfrentarse a quienes antes lo apoyaban y el saldo se verifica en el veto del presupuesto.

"La política en general es inmadura y poco formada. Es una culpa colectiva compartida. Hay una mala política, y eso tiene sus costos. Para el año 2017, el poder de Cartes se va a ir esfumando si no logra ser candidato y, si lo logra, puede quedarse más tiempo en el poder", detalló.

¿CARTES PARA RATO?

"El 2017 será un año de electoralismo, en donde Cartes ya no va a poder hacer gran cosa como gobernante, más que inaugurar obras programadas. Su poder de decisión va a estar vulnerable, supeditado a lo que pueda ocurrir en el 2018", dijo.

Aclaró que "la madre de las batallas" de los primeros seis meses va a ser Lugo versus Cartes, hasta que se sepa si existe posibilidad de reelección o no. Si la reelección se vuelve una vía factible, Horacio Cartes seguirá en el poder para rato.

"Si es candidato, si logra una reelección, va a ser porque convenció a la Corte Suprema de Justicia en materia de gobernabilidad. Si recurre a la reelección una vez, podría hacerlo varias veces más", reflexionó.