24 de agosto
Jueves
Despejado
24°
36°
Viernes
Despejado
23°
34°
Sábado
Muy nublado
21°
35°
Domingo
Mayormente nublado
21°
32°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Opinión
sábado 13 de mayo de 2017, 02:00

¡Feliz día, mamá! (Pero te vas presa por amamantar)

Andrés Gutiérrez
Por Andrés Colmán Gutiérrez

Se harán festivales de homenaje, con flores y regalos. Se pronunciarán discursos sobre la mujer paraguaya, la más gloriosa de América, residenta y madre, que supo levantar a una nación de entre las ruinas. Se recitarán poemas, se cantará Che sy mi porã y Para ti, mamá... pero nada borrará el hecho de que una mujer militar sea castigada con prisión por reclamar el derecho de amamantar a su bebé.

En vísperas del Día de la Madre, el caso de la teniente Carmen Quinteros, la mujer con mayor jerarquía y antigüedad en la Armada Paraguaya, niega los avances de modernidad y de derechos conquistados en una institución tradicionalmente conservadora, vertical y machista, como las Fuerzas Armadas, que aunque tiene una foja de heroísmo en las guerras y la defensa de la soberanía territorial, también arrastra el oscuro historial de haber sostenido dictaduras militares y participado en graves crímenes represivos contra su pueblo.

Carmen fue reemplazada en su cargo de intendenta giradora de la Dirección del Servicio de Sanidad de la Armada, en marzo de 2016, cuando se hallaba con permiso de maternidad y reposo médico durante la gestación. Después la trasladaron a una unidad operativa, el Comando de Institutos Navales de Enseñanza, a mayor distancia, donde sus actividades, con prolongadas horas de guardia, le impedían amamantar a su hijo recién nacido, hecho que se volvió más grave cuando los médicos indicaron que el bebé no puede consumir leche de fórmula y depende exclusivamente de la lactancia materna.

Ella inició una batalla jurídica para ser repuesta en su antiguo cargo –donde le recortaron beneficios– y poder amamantar a su bebé, amparándose en la Ley 5508/15, "De promoción, protección de la maternidad y apoyo a la lactancia", pero le dijeron que dicha ley no se aplica al ámbito castrense, como si los militares no fuesen sujetos de la legislación nacional. Ignoraron de propósito una medida de la jueza de la Niñez y la Adolescencia, Rosalba Garay, que garantiza los derechos de la madre.

Acusándola de indisciplina y de calumniar a sus superiores, por denunciar ante la opinión pública la discriminación contra una mujer militar, en su condición de madre, las autoridades de las Fuerzas Armadas abrieron un sumario contra la teniente Carmen y ordenaron su prisión preventiva en una unidad de la Armada, aunque especifican que podrá guardar reclusión junto con su bebé.

De este modo propiciaron una amplia movilización de solidaridad ciudadana, con lemas y acciones como "Una madre que da teta, se respeta" y "Todas somos Carmen".

O tienen un enemigo interno que les jode, o se les ha agotado toda la dosis de inteligencia. Solo así se explica que en el Gobierno, con todo el quilombo de las próximas elecciones, se fabriquen un antirregalo tan simbólico, justo para el Día de la Madre.