17 de agosto
Jueves
Despejado
15°
28°
Viernes
Parcialmente nublado
19°
29°
Sábado
Tormentas
15°
28°
Domingo
Mayormente nublado
21°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
lunes 8 de mayo de 2017, 06:43

Esposa de yihadista turco detenido, defiende su inocencia

La esposa de Ihsan Aslan, un supuesto yihadista turco detenido la semana pasada por las autoridades malasias en Kuala Lumpur, defendió la inocencia de su marido y pidió un juicio justo.
EFE

"Temo que mi marido, Ihsan Aslan, pueda ser deportado a Turquía sin un juicio justo en Malasia", señaló su mujer, Ainnurul Aisyah Yunos Ali Maricar, según un comunicado obtenido por la agencia EPA.

"Deseo subrayar que Ihsan siempre fue leal al Gobierno legítimo de Turquía y nunca estuvo envuelto en ninguna actividad ilegal que amenace la democracia de Turquía o Malasia", agregó Ainnurul, de 35 años.

La esposa del detenido compareció en una conferencia de prensa en la capital malasia junto con sus tres hijos, de entre 2 y 10 años.

Ihsan Aslan fue arrestado el pasado martes junto con Turgay Karaman, director de nacionalidad turca del colegio Time International School, acusados ambos de estar vinculados al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

La policía malasia los arrestó al amparo de una ley de seguridad que permite la detención de sospechosos durante al menos 28 días sin necesidad de presentar cargos y no informó a las familias hasta el viernes.

Algunos medios turcos vinculan a Karaman y Aslan con Fethullah Gülen, el predicador turco acusado de "orquestar" la intentona golpista en Turquía que se produjo la noche del 15 al 16 de julio de 2016.

La organización Human Rights Watch (HRW) instó el pasado viernes a la Policía a presentar las pruebas contra Karaman y Aslan y a permitirles que puedan hablar con sus abogados y familiares.

"Las autoridades malasias deberían explicar por qué detuvieron sin cargos y por razones de seguridad a dos personas que residen desde hace tiempo en Malasia", reclamó el subdirector para Asia de HRW, Phil Robertson, en un comunicado.