22 de agosto
Martes
Despejado
19°
25°
Miércoles
Despejado
24°
33°
Jueves
Mayormente nublado
24°
35°
Viernes
Despejado
23°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
ETC
viernes 28 de abril de 2017, 16:54

España alerta sobre el peligro de la "ballena azul" tras primer caso

La Guardia Civil y la Policía Nacional españolas alertaron este viernes de los riesgos que conlleva el juego virtual la ballena azul, que podría estar relacionado con la hospitalización de una menor en Barcelona después de que participara en algunas pruebas de ese juego virtual.

EFE

Según han informado fuentes cercanas al caso, los responsables de la escuela en la que estudia la chica alertaron a la policía regional al temer por la situación de la menor, en la que advirtieron comportamientos extraños.

El centro educativo de la joven y la policía catalana hicieron un seguimiento para garantizar su asistencia médica, como finalmente ha ocurrido, con su ingreso hospitalario.

En los últimos días Gobiernos y autoridades de diversos países latinoamericanos -Brasil, Bolivia, Colombia, Chile o Uruguay- han alertado públicamente sobre los riesgos de este macabro juego, que habría originado ya varias muertes entre los adolescentes de estos países.

El juego, similar a uno de rol, consiste en la realización de 50 retos en 50 días y en cada uno de ellos hay un desafío peligroso.

Entre los retos a superar están hacerse cortes y autolesiones -hacerse un agujero en la mano o tatuarse una ballena en el brazo con una lámina- o pasar todo un día sin dormir viendo películas de terror.

La psicóloga española Miriam González -vocal del Consejo Oficial de Psicólogos de Madrid- aseguró a Efe que los padres de jóvenes que han sido víctimas de este juego detectan conductas extrañas en ellos, pero no saben a qué se deben.

La prueba final es el suicidio, normalmente lanzándose al vacío desde un piso alto y que un joven podría intentar realizar aunque no tenga "una conducta de suicidio premeditada, elaborada", ya que puede encontrarse "en una situación de alta vulnerabilidad" o sienten que no tienen otra salida, según la experta.