5 de diciembre
Lunes
Despejado
21°
34°
Martes
Mayormente nublado
22°
32°
Miércoles
Mayormente nublado con tormentas
23°
32°
Jueves
Lluvioso
21°
27°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Editorial
sábado 27 de agosto de 2016, 02:00

Es tiempo de que se concrete el sistema de billetaje electrónico

El Paraguay no es Silicon Valley, pero tampoco está alejado o indiferente al globalizado mundo de la tecnología. Las empresas privadas incorporan día a día los más recientes avances. Paraguay ya no es una isla e internet hace tiempo venció nuestra mediterraneidad. Pero tenemos un grave defecto: en el Paraguay las innovaciones a nivel del Estado y de los servicios tardan mucho en llegar, y vencer los obstáculos para hacerlas realidad es un desafío a la paciencia. El transporte público es uno de los ejemplos más claros y la aplicación del billete electrónico es ejemplar. Se ha tardado dos años en su implementación y el proceso está todavía en sus inicios. El país debe modernizar su sistema de transporte y el Gobierno debe ser más firme al respecto.

Hace unos días Última Hora publicaba la información con este título: "Inician el proceso para aplicar el billetaje". Decía la nota que en breve se publicaría el catastro de los primeros 200 pasajeros –todos ellos estudiantes– que podrán utilizar las tarjetas para pagar el pasaje en tres líneas de transporte público, desde el mes de setiembre.

Después de dos años, se comenzará a aplicar la innovación de manera experimental con 200 personas y solamente en tres líneas de transporte, de las aproximadamente 50 que circulan por Asunción y área metropolitana.

La historia comenzó el 8 de julio de 2014, cuando el presidente Horacio Cartes promulgó la Ley 5230, que obligaba a las empresas de transporte a implementar el billetaje electrónico.

Entonces se había dado un plazo de dos años –a partir de la promulgación– para que las compañías metropolitanas iniciaran la migración al nuevo sistema de cobro: del pago con billetes al pago electrónico.

La legislación establece que el cobro electrónico del pasaje se hará a través de tarjetas magnéticas que deberán ser validadas por equipos electrónicos, similares a los que se usan para los partidos de fútbol. Las empresas deben facilitar los lugares para adquirirlas y recargarlas.

Además de renovar el método de pago, la creación de un sistema "espejo" le permitirá al Gobierno tener un control sobre el movimiento del sistema y las principales variables que fijan el precio del pasaje, como el número de frecuencias, pasajeros por ómnibus y kilometraje recorrido diariamente.

Con esta innovación también se logrará dar seguridad: el chofer ya no se encargará de manejar y cobrar; los pasajeros ya no portarán dinero y además las tarjetas no podrán ser entregadas a personas prófugas o con orden de captura, según había informado el Viceministerio de Transporte.

La modernización del sistema de transporte público no puede esperar más. No es posible que los empresarios del sector sean los únicos que reciban beneficios. Ya llegó la hora de que se respeten los derechos y la dignidad de los trabajadores del transporte y de los usuarios.

Es inaceptable que se tarden dos años para hacer realidad la aplicación de un sistema conocido en la región.

El Gobierno debe mostrar más firmeza a la hora de hacer cumplir los compromisos, sobre todo, aquellos que implican una clara mejoría en la calidad de vida de la ciudadanía.

El billetaje electrónico ya debería estar en funcionamiento en un 100%, si se toma con rigor lo que dice la Ley 5230, que advierte que podrá ser motivo de cancelación si no se aplica en el plazo.

El Paraguay se merece vivir realmente en el siglo XXI y nuestro sistema de transporte debe adecuarse a los tiempos que se viven.