21 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
ETC
domingo 23 de julio de 2017, 10:54

Cultura y gastronomía, la combinación que ofrece Perú

La cocina peruana encumbró a Lima como capital gastronómica de América Latina, pero la Ciudad de los Reyes acompaña su soberbia comida con una amplia propuesta cultural, poco conocida por sus visitantes extranjeros, que se encuentran con un maridaje completo para alimentar el cuerpo, pero también el alma.
EFE | Fernando Gimeno

Con esa receta, la capital peruana busca multiplicar su creciente turismo de congresos y reuniones y también quiere dejar de ser un lugar de paso para quienes llegan con la fijación de irse cuanto antes a Cuzco para ver Machu Picchu.

En Lima se puede encontrar una de las mayores concentraciones de restaurantes de alta cocina de la región, como para quedarse varios días saboreando sus creaciones.

Allí está Astrid y Gastón, dentro de la señorial y palaciega Casa Moreyra, "la Meca" del "boom" de la alta cocina peruana, desde cuyos fogones el reputado chef Gastón Acurio lanzó la gastronomía de Perú a los ojos del mundo.

Muy cerca están otros destacados restaurantes como Malabar, de Pedro Miguel Schiaffino; Hanzo, a cargo de Hajime Kasuga; Maras, de Rafael Piqueras; y el 1087 Bistro, del joven chef Palmiro Ocampo, líder de una nueva hornada de cocineros denominada "Generación con causa", concienciados con una cocina sostenible.

"Somos parecidos pero tenemos cosas muy distintas. Para diferenciarnos hay que ser auténticos y buscar nuestra propia esencia", comentó Ocampo a Efe.

Sin pasar por alto Central, de Virgilio Martínez, y Maido, de Mitsuharu Tsumura, clasificados actualmente como quinto y octavo mejores restaurantes del mundo en el ránking de la revista británica Restaurant, existen otros lugares con una propuesta más tradicional en la que reúnen música, comida y mucha historia.

Es el caso de las peñas, locales donde los platos criollos se comen acompañados de la música interpretada por las guitarras y los cajones peruanos.

Más íntimo es el restaurante de la huaca Pucllana, al costado de las ruinas de uno de los cerca de 400 sitios arqueológicos de las numerosas civilizaciones prehispánicas que habitaron estas tierras, y donde los incas solo fueron una de ellas.

Entre los restaurantes y las huacas están las calles, tabernas y parques que inspiraron las historias de los escritores más célebres de la literatura peruana como Mario Vargas Llosa, Julio Ramón Ribeyro o Alfredo Bryce Echenique, cuya riqueza literaria se puede apreciar en todo su esplendor en la Feria Internacional del Libro (FIL).

La FIL, que celebra estos días su vigésimo segunda edición, desde el 21 de julio al 6 de agosto, exhibe unos 190.000 títulos y reúne a más de 70 escritores de dieciocho países, y en su primer día acudió Gastón Acurio, cuyos libros de gastronomía también están presentes.

"Es una gran oportunidad para que Lima muestre al mundo su capacidad de hacer ferias de gran calidad, porque no solo puede ofrecer gastronomía sino muchas cosas más", dijo Acurio.

El presidente de la Cámara Peruana del Libro, Germán Coronado, cuya institución organiza la feria, afirmó a Efe que espera bordear los 500.000 visitantes, similar a la feria gastronómica Mistura, la mayor de su tipo en Latinoamérica, porque el peruano "saca pecho cuando escucha el nombre del poeta César Vallejo", tanto como cuando come un ceviche.

No es la única feria literaria de Lima, pues en noviembre está la Feria del Libro Ricardo Palma, que aunque más pequeña, es la más antigua de Perú, con 37 años.

En coincidencia con la FIL también se hará el Festival de Cine de Lima, del 4 al 12 de agosto, donde se exhibirán más de 300 películas nacionales y extranjeras.

Es solo uno de los numerosos festivales cinematográficos de Lima, pues también hay un festival de cine independiente, otro con películas de Europa del Este y el OutFest, de temática gay.

Muchas de estas actividades se celebran en el centro histórico de Lima, catalogado patrimonio cultural de la humanidad por la Unesco, por su mezcla de construcciones prehispánicas, coloniales y republicanas, entre ellos muchos espacios culturales y museos, como el Museo de Arte de Lima (MALI).