27 de junio
Martes
Mayormente despejado
20°
28°
Miércoles
Mayormente nublado
17°
27°
Jueves
Nublado
16°
26°
Viernes
Nublado
14°
22°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Nacional
jueves 15 de junio de 2017, 20:05

Confuso operativo: Habla testigo del asesinato

Luego de que guardias de la empresa Protek hayan disparado a quemarropa contra un vehículo, que terminó con la muerte de un joven de 22 años, en Zeballos Cué, en un operativo confuso, el testigo del hecho relató cómo sucedió el acto criminal.
Giovanni Vera es el joven que acompañaba a Mauricio Alejandro Benítez Torres (22), el joven que murió tras recibir un disparo a la altura del cuello en un operativo erróneo concretado por guardias de la empresa de seguridad Protek.

El testigo del hecho contó este jueves que los mismos guardias primero pararon el vehículo para pedirle los documentos del rodado varias cuadras antes del lugar del crimen. En ese momento, Mauricio explicó que no portaba consigo su licencia de conducir y ante el reclamo de los extraños decidió apretar el acelerador para escapar de la situación.

En el proceso de escape chocaron contra una motocicleta que estaba en el camino; es ahí donde Giovanni le pidió a la víctima fatal del hecho que pare el rodado para no agravar la situación. El joven decidió seguir hasta que quedaron en un camino sin salida.

Optaron por retroceder hasta que dos motocicletas interceptaron al rodado y, con arma de fuego en mano, acusaban a los jóvenes de haber robado un auto y de haber matado a la dueña del rodado. Este procedimiento fue hecho por guardias de Protek.

"Una moto se puso frente a nosotros y la otra quedó atrás. Nos dijeron 'Bajáte, bajáte'. Nos decían que éramos ladrones y que matamos a la dueña del auto. En ningún momento nos dijeron que ellos estaban buscando el auto. Pero Mauricio a mí me contó que sacó el auto de su casa sin permiso alguno", relató en contacto con NoticiasPy.

"Nosotros nos fuimos, entramos a una calle sin salida, cuando retomamos la marcha venían dos motos. La que venía atrás nos apuntó y ahí él frenó la marcha. En ese momento escuché el disparo y ahí me bajé. Nos gritaban que éramos mondaha", confesó.

Detalló que, debido a lo rápido que pasó todo, él no se dio cuenta que dispararon contra la integridad de su amigo. "Nos apuntaron y ahí me cubrí ante el miedo, por eso no me di cuenta que le dispararon. No me dio tiempo de mirar. Escuché que los vecinos decían 'Para qué le acertaron' y además comentaban que sangraba mucho", precisó el joven.

Insistió en que los agentes policiales tardaron cinco minutos en llegar al lugar del hecho, seguidos por el padre de la víctima.

DETALLES DE LO QUE OCURRIÓ

Mauricio, quien tenía antecedente por hecho de reducción (año 2017), murió en manos de agentes de seguridad. El mismo recibió un impacto de bala con orificio de salida a la altura del pecho, lo cual provocó su muerte de manera instantánea.

El joven estaba en compañía de Giovanni, a bordo del automóvil de la marca Hyundai, modelo I10, de color blanco, matrícula Nº BTB 062 PY.

Los autores del disparo serían Óscar Tomás Blanco Ozuna (29) y Julián Herinio Ojeda (45), personales de la firma de seguridad Protek, quienes se movilizaban a bordo de motocicletas.

El suceso se registró a las 15.30 en la zona de Puerto Botánico, informaron desde la Comisaría 12.ª Metropolitana.

El abogado de la familia manifestó que el rodado pertenecía a la hermana de la víctima y que su hermano se llevó el vehículo, por lo que ella solicitó a la empresa que activen el GPS para ubicarlo y detener el rodado; sin embargo, los guardias dispararon, terminando con la vida del joven, que, según el mismo testigo, estaba en tratamiento para salir de las drogas.