22 de agosto
Martes
Despejado
19°
26°
Miércoles
Despejado
23°
33°
Jueves
Parcialmente nublado
23°
35°
Viernes
Despejado
22°
35°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Política
martes 4 de abril de 2017, 02:00

Cartes redobla batalla por enmienda y moviliza a dirigencia para presionar

Una vez más, Mburuvicha Róga fue utilizada como puesto de comando por los cartistas para insistir con la enmienda. Cartes pidió a los dirigentes estar alertas y seguir con el proyecto de rekutu.

En medio de la crisis política y redoblando su apuesta por la reelección, el presidente Horacio Cartes hizo ayer una demostración de fuerzas con dirigentes de base, legisladores y gobernadores de su movimiento de todo el país que coparon Mburuvicha Róga, su residencia oficial.

Pese a que el mandatario convocó forzadamente el domingo a un diálogo a la oposición, a la Iglesia y a los demás poderes del Estado para zanjar la crisis generada por la enmienda, con la actitud de ayer, el gobernante demuestra que no tiene intenciones de ceder ni piensa retirar el polémico proyecto.

La dirigencia colorada esperará el resultado del diálogo convocado para mañana para luego aguardar que Diputados convoque a sesión a fin de dar el siguiente paso de sancionar el proyecto.

Los senadores oficialistas aprobaron el proyecto con sus aliados liberales llanistas y del Frente Guasu en una cuestionada reunión realizada el viernes, decisión que luego desató la furia de la gente que terminó quemando parte del Congreso y una fuerte represión policial, que terminó con la muerte del joven dirigente liberal Rodrigo Quintana.

El llamado a diálogo es una jugada de Cartes interpretada por sus adversarios como un plan para ganar tiempo y buscar descomprimir la movilización ciudadana que está aumentando.

Desde tempranas horas de ayer, los dirigentes colorados fueron llegando hasta la residencia presidencial. La avenida Kubitschek quedó clausurada durante varios minutos ante la cantidad de vehículos –en su mayoría lujosos– de los dirigentes colorados que ingresaban hasta el lugar.

Ni en la época de Nicanor Duarte Frutos, entre el 2003 hasta el 2008, se reunió esa cantidad de colorados en la residencia presidencial.

Muchos de los presentes eran funcionarios públicos y no cumplieron con su labor, ya que fueron a una actividad netamente político-partidaria. Esto a pesar de que Cartes en su discurso suele alardear de que prioriza la gestión gubernamental.

arenga presidencial. Cartes reunió a los caudillos colorados en el quincho presidencial. En primera fila se pudo observar a varios legisladores y gobernadores. En su arenga, el mandatario pidió el respaldo de los dirigentes ante la crispación política generada por su afán de conseguir la aprobación de la enmienda.

Escuchó a varios intendentes y gobernadores que no ahorraron calificativos para alabar la gestión de gobierno.

Hicieron referencia de que la toma del Congreso y los hechos de violencia fueron incitados por dirigentes políticos que buscan trabar la reelección, apuntando directamente contra Efraín Alegre (presidente del PLRA) y contra colorados disidentes liderados por Mario Abdo Benítez. En todo momento, durante la reunión, recalcaron la necesidad de que siga el plan de enmienda y que es el único camino a seguir con miras a las próximas elecciones que se realizarán dentro un año.

Inclusive, algunos referentes colorados comentaron que durante la reunión se habló bastante de la dupla Cartes con el actual presidente del Partido Colorado, diputado Pedro Alliana, como candidato a vicepresidente de la República. Y que el asesor político, Darío Filártiga, asumiría la conducción del Partido Colorado. Indicaron que es el plan diseñado en Honor Colorado para manejar las riendas del partido sin ningún inconveniente.

movilización cartista. Durante la reunión con el presidente, varios dirigentes colorados lanzaron la idea de convocar su propia movilización para contrarrestar la serie de marchas antienmienda que hay en Asunción, Ciudad del Este y otros puntos del país.

Los dirigentes le dijeron a Cartes que naturalmente están apoyando la causa y que están dispuestos a hacer su propia movilización.

En respuesta, el presidente les pidió que queden alertas y atentos y que no busquen incidentar. Por ahora, no decidieron sumarse a la movilización colorada en apoyo a la enmienda. Acordaron estar en vigilia permanente.

Pese al rechazo generalizado, Cartes y sus aliados están impulsando todas las acciones para debilitar a sus adversarios que están bloqueando la enmienda y la reelección.