19 de septiembre
Martes
Despejado
21°
33°
Miércoles
Calor
22°
36°
Jueves
Parcialmente nublado
19°
35°
Viernes
Mayormente despejado
19°
31°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
Mundo
jueves 10 de agosto de 2017, 08:13

Banco de Inglaterra seguirá emitiendo billetes con grasa animal

El Banco de Inglaterra seguirá emitiendo billetes producidos con químicos derivados de grasa animal, a pesar de las críticas de los veganos y de varios grupos religiosos, confirmó este jueves la entidad en su página web.

EFE.

El pasado mes de septiembre, cuando comenzaron a circular los billetes de plástico de 5 libras, diversos colectivos criticaron su composición por contener partes de origen animal.

Como consecuencia, el Banco de Inglaterra estudió diferentes alternativas, entre ellas el uso de aceite de palma, y llevó a cabo una consulta pública sobre la producción de los futuros billetes.

La consulta también incluyó reuniones con los grupos afectados, ensayos técnicos, discusiones comerciales y una comisión ambiental independiente.

El banco, después de considerar las preocupaciones del público y la disponibilidad de utilizar alternativas ambientales sostenibles, determinó que la próxima producción de billetes de 5 y de 10 libras, así como los de 20 libras, que se lanzará en 2020, se mantendrá sin cambios.

El principal problema del uso del aceite de palma es su impacto en el medioambiente y, según la entidad bancaria, ahora "no puede comprometerse" a obtener este producto de una manera respetuosa con el entorno natural.

Cuando se anunció el estudio de esta alternativa, grupos de ecologistas del Reino Unido advirtieron de que la producción de aceite de palma destruye los bosques tropicales y desplaza a las personas que viven en ellos.

Otra de las razones que expuso el Banco de Inglaterra para seguir con el mismo modelo de producción fue la relación entre la calidad y el precio, ya que "el coste de cambiar el producto de los billetes sería de 16,5 millones de libras (18,3 millones de euros) en diez años".

La entidad aseguró que la decisión "no se tomó a la ligera", tras haber prestado atención a las preocupaciones planteadas por la población "tanto antes como después de la consulta".