11 de diciembre
Domingo
Mayormente nublado
20°
30°
Lunes
Parcialmente nublado
22°
32°
Martes
Parcialmente nublado
21°
32°
Miércoles
Mayormente despejado
17°
30°
Avatar
Avatar
Bienvenido,
Cerrar Cerrar
Cerrar
Login/Registración
Búsqueda
Cerrar
ETC
martes 4 de octubre de 2016, 02:00

A pesar de limitaciones, la robótica avanza en colegios

No es ciencia ficción, es realidad y ocurre en Paraguay. Unas 21 instituciones educativas privadas, públicas y también empresas han decidido incorporar el futuro en sus enseñanzas, al contar con sus propias academias de robótica. “Hay empresas que optaron por tener su academia para enseñar a los hijos de sus clientes y funcionarios”, revela Guillermo Figueredo, responsable de Reeduca Paraguay, empresa que brinda capacitaciones en el área de robótica para docentes y software educativos. “Nosotros nos enfocamos en la educación de los chicos, ofrecerles esa cercanía para que puedan perder el temor a la Ingeniería y la Matemática. De esta manera pueden empezar a tomar el gusto a la Tecnología”, refiere Figueredo al hablar sobre el trabajo que realizan.

Limitaciones. Hace aproximadamente dos años, Figueredo empezó con la tarea de cimentar el desarrollo de la robótica entre los estudiantes. A pesar de la veintena de instituciones que llevan a la práctica esta disciplina, existen limitaciones que han representando un escollo para la expansión.

“Los directores de instituciones ponen como excusa que la robótica es muy difícil, que en el país todavía no estamos preparados para esto. Ni siquiera se trata de una traba económica, ya que el costo para formar una academia no es alto”, cuenta el responsable de Reeduca.

Por falta de gestión en el Ministerio de Educación, hace dos años se encuentra parado un proyecto para implementar la robótica en más instituciones públicas, revela Figueredo.

Como muestra del avance en este campo, de los 1.150 equipos que participaron en el Mundial de Robótica este año, siete fueron nacionales. Uno de ellos, el de la Universidad Paraguayo-Alemana, se alzó con un trofeo, demostrando que los competidores paraguayos llevan a la práctica una de las enseñanzas de la robótica: trabajo en equipo.