Mundo

Vivió una doble vida por años para encontrar al asesino de su hijo

En el Día de la Madre en Argentina se da a conocer esta dura historia: Una mamá decidió hacerse pasar por una distribuidora de drogas, se arrancó los dientes y deambuló por las calles durante siete años hasta encontrar al asesino de su hijo, quien fue condenado por la Justicia a 15 años de prisión.

Su hijo fue asesinado de un tiro en la espalda. Tras el crimen, las únicas respuestas que recibió de parte de las autoridades era que el autor del hecho se les escapaba. Esta situación la llevó a tener dos vidas, una a lado de su familia y otra en las calles, buscando al asesino.

Entre 2006 y 2013, Nélida Sérpico visitó todos los pasillos del barrio Rivadavia I y la villa 1-11-14, en Buenos Aires, Argentina, en busca del asesino de su hijo de 16 años, ejecutado en diciembre de 2005.

Luego un año de esperar que las autoridades encontraran al culpable, un distribuidor de drogas conocido por su peligrosidad, decidió emprender la búsqueda por cuenta propia, pero a espaldas de su esposo y sus otros hijo.

Se tiñó el pelo, vistió pantalón deportivo y una remera larga, y hasta se arrancó dos dientes para lograr la apariencia de parecer a una adicta a la que los dientes se le cayeron de tanto fumar cocaína.

La madre de película consiguió el identikit de Facundo Caimo, el asesino de su hijo. Armó una rutina: salía del trabajo, llegaba a su casa, se cambiaba la ropa, se manchaba las manos con carbón para simular que estaban quemadas por el consumo de droga y anotaba en su piel los teléfonos de la Policía y la Gendarmería a los que tenía que llamar en caso de encontrar a su objetivo.

Llevaba un celular y un papel con el número del expediente entre la ropa, y el identikit del hombre y solo regresaba a su casa cuando el horario de salida de su esposo terminaba. A pesar que su familia sospechaba que estaba extraña ella, disimulaba que todo estaba bien.

Pasó año tras año, nada la detuvo, perseveró y esperó paciente hasta el día en que encontró al que disparó a su hijo. Recién en el 2013 logró dar con el hombre, al que delató con la Policía. El delincuente fue detenido, pero el testimonio de la madre recién fue conocido durante el juicio.

El 7 de agosto de agosto de 2014, el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 condenó a Facundo Caimo a 15 años de cárcel. La sorprendente historia fue publicada por el medio Clarín, en homenaje al Día de la Madre, que se celebra este domingo en el vecino país.

Dejá tu comentario