27 feb. 2024

Verri patea definición del Anexo C al 2024 y busca acuerdo de 10 años.

El nuevo director brasileño piensa revisar el Anexo C desde agosto, a pesar del pedido paraguayo para anticipar las negociaciones, y señala que la conversación demorará al menos doce meses.

Entrevista a Enio Verri en CBN Maringá_40769322.jpg

Diálogo. Verri conversó con un medio brasileño, dejando sus impresiones sobre Itaipú.

El flamante director general brasileño de la Itaipú Binacional, Enio Verri, manifestó que para Brasil el acuerdo ideal en el marco de la revisión del Anexo C es de al menos una década. El documento debe empezar a revisarse en agosto próximo, al cumplirse 50 años de la entrada en vigor del Tratado de Itaipú, pero Verri ya adelantó que las conversaciones anticipadas no se concretarán, pues pretende conversar en el segundo semestre, y agregó que el acuerdo demorará al menos un año.

En declaraciones al medio CBN Maringá, Verri indicó que Itaipú representa para Brasil 8,5% de la producción de energía eléctrica, y para la población del sudeste brasileño el 100%. Añadió que “110 millones de brasileños dependen de la energía eléctrica producida por Itaipú”. “Entonces, (Itaipú) tiene un papel estratégico”, resaltó. Indicó que la binacional representa buen precio en la energía, porque no busca el lucro.

Recordó que Paraguay no utilizará toda su energía hasta el 2032 o el 2033, y que lo importante para Brasil es seguir comprando ese excedente a un precio fijo, sin depender de las fluctuaciones del mercado, para abastecer a la población brasileña. “Un buen acuerdo es de diez años, porque en diez años, con la innovación tecnológica, las cosas cambian mucho, y entonces podemos analizar renovar los acuerdos”, confesó.

Verri agregó que Itaipú tiene un papel fundamental para el desarrollo de la industria brasileña y, en especial, para el estado de Paraná. “La entidad tiene la obligación de generar energía a un precio óptimo, pero también de invertir en los municipios limítrofes, y en la región, en la cuestión ambiental”, subrayó.

Indicó que, por ejemplo, Itaipú está invirtiendo 100 millones de reales (unos USD 19.408.070) en el mejoramiento de las rutas de Cascabel. “Tiene un peso político económico muy grande en la lógica del estado de Paraná, porque su capacidad de inversión es muy grande”, manifestó el brasileño.

DEUDA CERO. Además, Verri señaló que el 28 de febrero se pagará la última cuota de la deuda de Itaipú. “Tendremos que empezar una renegociación. ¿Paraguay querrá seguir vendiendo energía excedente a Brasil, o la va a poner en el mercado?”, se preguntó. Señaló que la negociación empezará en el segundo semestre, a partir de agosto, con mucho cuidado, “para que los derechos de los pueblos paraguayo y brasileño sean respetados”, y que se tenga energía a un precio adecuado.

De hecho, Brasil busca bajar la tarifa al mínimo, apoyado en el Anexo C. Es más, ya determinó una tarifa provisoria de USD 12,67 kW/mes, un número que representa una caída de 38,9% en relación con la tarifa 2022, que fue de USD 20,75 kW/mes.

Por su parte, Paraguay pretende una tarifa lo más alta posible, considerando que no utiliza toda su porción de la generación, y que recibe beneficios del pago brasileño por el excedente de energía. Las autoridades paraguayas de Itaipú además afirmaron que la comunicación anticipada hecha por la margen izquierda “obedece a las estimaciones realizadas por su equipo técnico con base en la reducción de la deuda, contemplada en el Anexo C del Tratado, pero no hay una definición aún”.

LA CIFRA

50 años de la entrada en vigor del Tratado de Itaipú se cumplen en agosto, cuando debe empezar a revisarse el Anexo C.

El 28 de febrero se pagará la última cuota de la deuda de Itaipú (...), tendremos que empezar una renegociación. Enio Verri, director brasileño de la IB.

La conversación empieza en el segundo semestre, a partir de agosto. La negociación del Anexo C debería tomar un año, con mucho cuidado.

Más contenido de esta sección
El mandatario decidió crear el fondo nacional de alimentación escolar esperando un apoyo total, pues quién se animaría a rechazar un plato de comida para el 100% de los niños escolarizados en el país durante todo el año.
Un gran alivio produjo en los usuarios la noticia de la rescisión del contrato con la empresa Parxin y que inmediatamente se iniciaría el proceso de término de la concesión del estacionamiento tarifado en la ciudad de Asunción. La suspensión no debe ser un elemento de distracción, que nos lleve a olvidar la vergonzosa improvisación con la que se administra la capital; así como tampoco el hecho de que la administración municipal carece de un plan para resolver el tránsito y para dar alternativas de movilidad para la ciudadanía.
Sin educación no habrá un Paraguay con desarrollo, bienestar e igualdad. Por esto, cuando se reclama y exige transparencia absoluta en la gestión de los recursos para la educación, como es el caso de los fondos que provienen de la compensación por la cesión de energía de Itaipú, se trata de una legítima preocupación. Después de más de una década los resultados de la administración del Fonacide son negativos, así como también resalta en esta línea la falta de confianza de la ciudadanía respecto a la gestión de los millonarios recursos.
En el Paraguay, pareciera que los tribunales de sentencia tienen prohibido absolver a los acusados, por lo menos en algunos casos mediáticos. Y, si acaso algunos jueces tienen la osadía de hacerlo, la misma Corte Suprema los manda al frezzer, sacándolos de los juicios más sonados.
Con la impunidad de siempre, de toda la vida, el senador colorado en situación de retiro, Kalé Galaverna dijo el otro día: “Si los políticos no conseguimos cargos para familiares o amigos, somos considerados inútiles. En mi vida política, he conseguido unos cinco mil a seis mil cargos en el Estado...”. El político había justificado así la cuestión del nepotismo, el tema del momento.
A poco más de dos semanas del inicio de las clases en las instituciones educativas oficiales, nos encontramos frente a un desolador y conocido panorama: el abandono de las escuelas públicas. En un rápido recorrido de UH por algunos establecimientos se comprueban pisos hundidos, techos con goteras, letrinas en vez de baños, sin acceso a energía eléctrica o agua potable. Ese es precisamente el estado de la educación pública en el Paraguay, un país desigual que les niega las mínimas oportunidades a sus niños y jóvenes.